Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
Los milagros en vida no valen para la canonización

Los milagros que no valen para la canonización

Juan García Inza

29 abril 2011

 Por qué los milagros en vida de Juan Pablo II no servirán para su canonización

En un esclarecedor artículo Diana R. García B. aclara que los milagros en vida de Juan Pablo II, que fueron muchos, no valen para la canonización. Es a partir de la Beatificación cuando se abre un proceso nuevo, que requiere nuevas pruebas. Los milagros son los testimonios del mismo Dios a favor de un siervo muerto en olor de santidad.

 

Miles de milagros han sido informados al Vaticano 

Que Juan Pablo II vivió en la Tierra una vida de santidad, no nos cabe duda alguna. La vida del Papa se ha desarrollado ante los ojos de todos: «todo el mundo ha visto cómo ha muerto, todos somos testigos de sus virtudes heroicas», ha expresado el secretario de la Congregación para las Causas de los Santos, monseñor Edward Nowak. En palabras del cardenal portugués José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para la Causas de los Santos, «con Karol Wojtyla la santidad se ha hecho universal» .

Durante la Misa exequial de Juan Pablo II decenas de peregrinos exhibieron grandes mantas en las que se leía: «Santo súbito», que significa «santo ya» o «santo de inmediato». Al terminar la homilía del cardenal Ratzinger, miles de fieles de todas las naciones comenzaron a corear durante largos minutos: «Santo, santo, santo». Este acontecimiento tiene gran relevancia, pues si bien la Iglesia no es una democracia —es el Señor es el que decide, no nosotros—, bien podría decirse que una canonización es el proceso «más democrático» que Dios se ha inventado.

Santo es todo aquel que ha llegado al Cielo, pero no a todos los santos se les conoce ni se les llega a iniciar un proceso para determinar sus virtudes heroicas. Para iniciar una canonización —en sentido literal canonizar significa incluir un nombre en el canon o lista de los santos— es indispensable que sean los fieles, y no las autoridades eclesiásticas, los que sean movidos por Dios para considerar que una persona fallecida es santa, y que respalden dicha reputación de santidad demostrándole veneración mediante oraciones, uso de reliquias, solicitud de favores divinos por su intercesión, etc.

Sin embargo, la simple aclamación popular no es suficiente para declarar santo a alguien. Hoy se necesita que hayan transcurrido cinco años de la muerte de la persona antes de que sus virtudes o martirio puedan discutirse de manera oficial en la Iglesia. Tal vez parezca mucho tiempo; pero hasta 1917 el derecho canónico exigía que pasaran por lo menos cincuenta años. Lo que se pretendía entonces y lo que se pretende ahora es asegurar que la reputación de santidad de que goza un candidato es duradera y no llamarada de petate.

Refiriéndose a la percepción general que se tiene sobre Juan Pablo II, el director de la publicación Palabra, José Miguel Pero-Sanz, dice: «Cuando la Iglesia, desde la cabeza hasta el último fiel sostiene que alguien es santo, eso es asistido por el Espíritu Santo». Pero no todos piensan igual. Juan María Laboa, jesuita y profesor emérito de la Universidad Pontificia Comillas, teme que las peticiones de los fieles para canonizar al recién fallecido pontífice hayan sido fruto del «ambiente sentimental y entusiasta» del momento. Sin embargo, hay que considerar que este presbítero tiene una visión muy peculiar del asunto al considerar que ser santo o beato «no tiene tanta importancia». Y tiene razón en cuanto a que los santos no tienen ninguna necesidad de ser venerados; como dijera san Pablo, ellos han corrido ya la carrera y ganado la corona. Pero los que sí tenemos necesidad de los santos como intercesores y, sobre todo, como modelos de vida cristiana, somos los que aún peregrinamos en el mundo.

Por eso para Juan Pablo II declarar santo o beato a un cristiano no era una bagatela; esto se lee en el número 37 de la Tertio millennio adveniente: «En estos años se han multiplicado las canonizaciones y beatificaciones. Ellas manifiestan la vitalidad de las Iglesias locales, mucho más numerosas hoy que en los primeros siglos y en el primer milenio»; son «demostración de la omnipotente presencia del Redentor mediante frutos de fe, esperanza y caridad en hombres y mujeres de tantas lenguas y razas, que han seguido a Cristo en las distintas formas de la vocación cristiana».

Para que alguien sea declarado beato se requiere la realización de un milagro mediante su intercesión, y otro más antes de ser declarado santo. Un milagro, subraya el cardenal José Saraiva Martins, «es el sello con el que Dios garantiza que una persona está con Dios y que Dios está con esa persona, en comunión». Monseñor Di Ruberto, subsecretario de la Congregación para las Causas de los Santos, agrega que «es de importancia capital conservar la necesidad de los milagros en las causas de canonización porque constituyen una confirmación divina de la santidad de la persona invocada, al margen de posibles errores humanos», y es que «nosotros podemos equivocarnos, engañarnos; los milagros, en cambio, sólo Dios puede realizarlos, y Dios no engaña».

La lista de milagros atribuidos a Juan Pablo II es muy extensa. No cientos sino miles de ellos fueron informados a la Santa Sede inmediatamente después de que falleciera el Papa, y las nunciaturas apostólicas —la de México, por ejemplo— tienen en sus libros de visitas una buena cantidad de testimonios. Sin embargo, se trata básicamente de curaciones sobrenaturales ocurridas en vida del pontífice. Al respecto advierte Darío Chimeno, director de la revista Mundo Cristiano: «Los milagros en vida no sirven para nada», sólo para ratificar su fama de santidad. Y es que una canonización es un ejercicio estrictamente póstumo. La buena noticia es que la cuantificación de los milagros tras la muerte de Juan Pablo II comenzaron la misma noche de su fallecimiento; ahora sólo falta estudiarlos.

Además, con la dispensa de Benedicto XVI, ya no será necesario esperar hasta el 2010 para comenzar el proceso de Juan Pablo II. Monseñor Nowak se siente optimista, y no descarta la posibilidad de que en unos seis meses, durante el Sínodo de los Obispos de octubre, Juan Pablo II puede ser proclamado santo.


Algunos milagros papales «inservibles» 

* El cardenal Francesco Marchisano, días después de la muerte de Juan Pablo II, testimonió: «Yo había sido operado de las carótidas y, por un error de los médicos, la cuerda vocal derecha había quedado paralizada, obligándome a hablar casi imperceptiblemente. El Papa me acarició el lugar de la garganta donde había sido operado, diciéndome que había rezado por mí. Después de algún tiempo volví a hablar regularmente».

* El secretario personal de Juan Pablo II, Estanislao Dziwisz, contó hace tres años que en 1998 un conocido suyo le pidió que permitiera a un amigo estadounidense muy rico y enfermo de cáncer asistir a la Misa del Papa en Castelgandolfo. El hombre se acercó a comulgar durante la Eucaristía. Dziwisz sólo después supo que el hombre ni siquiera era cristiano, sino judío. «Me llamaron algunas semanas más tarde para decirme que el tumor cerebral había desaparecido en unas horas», aseguró don Estanislao.

* En Colombia, la religiosa Ofelia Trespalacios, de 90 años, afirmó que hace 20 se curó de una enfermedad dolorosa e incurable en el oído que le afectaba el equilibrio. Se encontró con el pontífice en el Vaticano en 1985, en una audiencia que le ofreció a las religiosas de su comunidad. «Le dije: ´Santísimo Padre, quiero una bendición para que se me quite la enfermedad´. Me dijo que rezara, me dio la bendición y luego me tapó la cara con su mano. Desde entonces no volví a sufrir nada».

* En Irlanda, en setiembre de 1979, Bernhard y Mary Mulligan tuvieron una hija a la que un doctor había desahuciado. «Los riñones de su hija no funcionan. Ella morirá». La madre llevó a su hija hasta donde iba a pasar el Papa, quien sostuvo a la niña en alto. Al poco tiempo la pequeña sanó.

* Desde que nació y hasta los dos años de edad, la hoy adolescente Angélica María Bedoya padecía hidrocefalia y se encontraba en estado muy grave. Durante la visita del Papa a Paraguay, el entonces obispo de la diócesis de Caacupé, monseñor Demetrio Aquino (ya fallecido), la llevó ante el pontífice en la sacristía, antes de la Misa, y el Papa «tocó la cabeza de la niña y cerró los ojos para rezar por ella». La niña se curó.

* En 1980 Juan Pablo II saludaba a los niños, como era su costumbre. Stefanía Mosca tenía 10 años y sufría de autismo, por lo cual no hablaba y solía negarse a recibir alimentos. El Papa le dio un beso a la pequeña, que rápidamente se curó.

* Un terremoto ocurrido en 1980 provocó un accidente que dejó parapléjico, en silla de ruedas, a Emilio Ceconni. En 1984 el Papa posó las manos sobre la cabeza del joven que, pocos días más tarde, recuperó la movilidad total de sus piernas.

* Ese mismo año el Papa visitó Puerto Rico. Allí estaba Lucía, que a los 17 años sufría de ceguera. El Papa posó sus manos, y cuando la joven regresó a su casa, recobró la vista.

Fuente:
www.mariologia.org/vidasejemplaresmarianasjuanpabloii155.htm

Consulta:
www.youtube.com/watch

 

Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan García Inza
Juan García Inza quiere «colaborar en la formación doctrinal y espiritual del lector que, desde el humanismo cristiano, quiere contribuir a la aportación de un alma para nuestro mundo». Y así se titula su blog «Un alma para el mundo». Fue ordenado sacerdote en 1965 y ha publicado una quincena de títulos. Es doctor en Derecho canónico y ha ejercido como consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y de la Renovación Carismática. Es asesor espiritual de la Asociación María Reina de la Paz de Medjugorje.

Juan García Inza, es autor, editor y responsable del Blog Un alma para el mundo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
FEBRERO 2018

En peregrinación hacia La Casa

Una Cuaresma para disfrutar de Dios

Los 7 enemigos del hogar
ENERO 2018

¿Hacia donde va la familia?

Un ideal para vivir

El arte de la fragilidad

El tiempo es de Dios

El cuarto Rey Mago

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2017 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (7 artículos)

OCTUBRE 2017 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (5 artículos)

AGOSTO 2017 (9 artículos)

JULIO 2017 (6 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (5 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (7 artículos)

DICIEMBRE 2016 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (7 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (6 artículos)

AGOSTO 2016 (7 artículos)

JULIO 2016 (6 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (7 artículos)

FEBRERO 2016 (7 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (9 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (12 artículos)

MAYO 2015 (16 artículos)

ABRIL 2015 (14 artículos)

MARZO 2015 (12 artículos)

FEBRERO 2015 (13 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (14 artículos)

AGOSTO 2014 (16 artículos)

JULIO 2014 (11 artículos)

JUNIO 2014 (16 artículos)

MAYO 2014 (24 artículos)

ABRIL 2014 (25 artículos)

MARZO 2014 (24 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (13 artículos)

DICIEMBRE 2013 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (13 artículos)

OCTUBRE 2013 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (10 artículos)

AGOSTO 2013 (14 artículos)

JULIO 2013 (15 artículos)

JUNIO 2013 (14 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (20 artículos)

FEBRERO 2013 (17 artículos)

ENERO 2013 (17 artículos)

DICIEMBRE 2012 (22 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (20 artículos)

OCTUBRE 2012 (19 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (17 artículos)

AGOSTO 2012 (20 artículos)

JULIO 2012 (13 artículos)

JUNIO 2012 (17 artículos)

MAYO 2012 (21 artículos)

ABRIL 2012 (24 artículos)

MARZO 2012 (24 artículos)

FEBRERO 2012 (18 artículos)

ENERO 2012 (17 artículos)

DICIEMBRE 2011 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (14 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (14 artículos)

AGOSTO 2011 (16 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (18 artículos)

MAYO 2011 (24 artículos)

ABRIL 2011 (22 artículos)

MARZO 2011 (15 artículos)

FEBRERO 2011 (17 artículos)

ENERO 2011 (19 artículos)

DICIEMBRE 2010 (20 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (20 artículos)

OCTUBRE 2010 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (13 artículos)

AGOSTO 2010 (11 artículos)

JULIO 2010 (14 artículos)

JUNIO 2010 (17 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (20 artículos)

MARZO 2010 (19 artículos)

FEBRERO 2010 (15 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (21 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (17 artículos)

OCTUBRE 2009 (21 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (21 artículos)

JUNIO 2009 (17 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS