Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 20 de octubre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

Las landas del islamismo radical en África


¿Se imaginan lo que hubiera ocurrido si en Nigeria los cristianos del sur hubieran dado el ultimátum a los musulmanes para que, abandonando todo por la fuerza, se marcharan al norte bajo la amenaza de las armas?



Justo Lacunza Balda

25 enero 2012

La matanza salvaje de ciudadanos inermes sigue su curso en Nigeria ante la indiferencia institucional de los grandes organismos internacionales: Naciones Unidas, Unión Africana, Unión Europea, Liga del Mundo Musulmán, Organización de la Cooperación Islámica. Ninguno de ellos ha tenido el coraje de condenar las atrocidades cometidas por el movimiento islamista, Boko Haram (Prohibida la educación occidental) y de defender sin medias tintas el derecho a la vida de los ciudadanos nigerianos de fe cristiana. Se ha incrustado el miedo visceral en el sistema circulatorio de la política internacional cuando se trata de tomar partido en defensa de la dignidad, el respeto y la libertad de los cristianos. ¿Se imaginan lo que hubiera ocurrido si en Nigeria los cristianos del sur hubieran dado el ultimátum a los musulmanes para que, abandonando todo por la fuerza, se marcharan al norte bajo la amenaza de las armas? Los grandes de las naciones estarían aún haciendo cola ante los medios de comunicación para rasgarse las vestiduras, enjuagarse el sudor de la frente, condenar tan maligna proclama y defender a capa y espada la dignidad sacrosanta de los musulmanes. Y eso sería justo. Pero uno se pregunta: ¿Por qué tanto silencio putrefacto ante la horrenda persecución de los cristianos en Nigeria? Además, lo grave es que la oleada diabólica, creciente y demencial de Boko Haram también golpea sin piedad a los musulmanes. Ocurre en otras partes del continente africano en los que sigue la limpieza rabiosa y sistemática de ciudadanos cristianos. Con los janjaweed en Sudán, los shabbab en Somalia y al-Qaeda en numerosos países árabes y africanos. Todo ello para imponer, instalar y aplicar los dictámenes de la ley islámica (shari‘a).

Se cuentan por millones los cristianos que son perseguidos, amenazados, encarcelados, maltratados, oprimidos y asesinados. En muchas partes del mundo, en países árabes, africanos y asiáticos. Ahí están los hechos escalofriantes a la luz del día para los que quieren verlos. Sobre todo para los grandes organismos que se autoproclaman defensores de los pueblos, que enarbolan la bandera de los derechos humanos y alzan la voz de las libertades civiles. Pero la indiferencia pétrea y gélida de los organismos internacionales ante el maltrato, la discriminación y la violencia contra los cristianos es un insulto alarmante y una injuria incalificable a la humanidad. La escandalosa “boca-cerrada” ante tan graves y brutales episodios, como los que están ocurriendo en Nigeria, demuestra la necesidad urgente de limpiar la broza de las grandes instituciones mundiales y de sacudir el polvo incrustado en las sedes internacionales que dicen representar la libertad, el derecho y la justicia de los ciudadanos de las naciones. Demasiada hojarasca diplomática en los despachos estilizados y pasillos encerados de los que pretenden solucionar los acuciantes problemas del mundo. Permanecen atrofiados y miran para otro lado cuando se trata de defender los derechos de los ciudadanos cristianos. En Nigeria, y en tantos países, se confiscan las propiedades de los cristianos, se queman sus casas, se les expulsa de sus pueblos, se siegan sus vidas a sangre fría. Cabe preguntarse si les da miedo o vergüenza a los organismos internacionales defender la suerte, la dignidad y la vida de los cristianos. La historia de los últimos años lo ha demostrado y sigue demostrándolo que el islamismo radical ha echado raíces prolíficas y tomado auge de conquista en los países africanos. Sirva de botón de muestra un último episodio. Las autoridades del Malí han instado a los misioneros católicos, que trabajan en Gao y Nyoro del Sahel, a que abandonen sus puestos ante el peligro de ser secuestrados o asesinados. Y no han tenido otro remedio que hacerlo para salvar su propio pellejo y el de los demás. Cristianos, musulmanes y de otras creencias tradicionales. Se multiplican las landas del integrismo islamista en África.

Religión en Libertad necesita de tu ayuda para seguir transmitiendo la ternura de Dios
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
3 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

isagon
26/01/2012
persecucion.
Al iconodulo,para defender lo indefendible se ha ido nada menos q a Felipeiii,eran otros tiempos y habria sus motivos,pero q hoy siglo xxi haya persecucion a la libertad religiosa,es de una mentalidad arcaica,bestia y asesina,solo un tarao escusaria a los musulmanes asesinos.Que Dios les ayude a estos cristianos perserguidos.
Irving de Panamá
25/01/2012
Es una pena lo que sucede en africa....
...pero lastimosamente, las masacres de cristianos no son noticia de interes (vease el caso de lo sucedido con los coptos), y si se trata de negros es peor la indiferencia. Ya me ´´imagino´´ lo que ´´pasaría´´ si fuesen los cristianos los asesinos: bombazos contra iglesias, manifestaciones, quema de muñecos y banderas, etc. Estoy totalmente de acuerdo con usted estimado autor, porque he ´´leído´´ bien.
Iconodulo
25/01/2012
Importante desacuerdo.
Sinceramente, no sería justo condenar a los cristianos nigerianos por querer desembarazarse de sus vecinos musulmanes. Al fin y al cabo, no se puede equiparar a quien ejerce la violencia gratuita con quien la ejerce para defenderse, y obligado por la intolerancia de aquellos contra los que la ejerce. Piense usted bien lo que dice, porque si nos tomamos su artículo (que, por lo demás está bien) al pie de la letra se vería obligado a concluir que la expulsión de los moriscos españoles por Felipe III estuvo mal, cuando lo cierto es que no lo estuvo, y a eso debemos el haber gozado hasta hace bien poco de un país limpio de musulmanes (que, con todos los respetos a su humanidad y condición de hijos de Dios común a la nuestra, profesan una religión que es una hedionda plaga, madre de la peor clase de pestilencias que, hoy por hoy, y merced a su intolerancia en la blasfemia, azotan al conjunto del mundo).
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS