Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 23 de octubre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Vivir la misa

Las 5 cualidades de la Palabra que hay que seguir para aprender a escuchar con atención

Padre Leandro Bonnín

12 septiembre 2016

Las 5 cualidades de la Palabra que hay que seguir para aprender a escuchar con atención
Es muy importante escuchar la Palabra para relacionarse con los demás
Aprender nuevamente a escuchar y no sólo en Misa

Es necesario reconocerlo: nos cuesta escuchar con atención. Casi podría decirse que con frecuencia hacemos realidad lo de la expresión popular: las palabras nos “entran por un oído y nos salen por el otro”. Es decir, no llegan a la inteligencia ni al corazón. Ni se imprimen en la memoria.

Esto no nos pasa sólo en Misa: cada día centenares de padres se quejan de que sus hijos no los escuchan, y centenares de hijos repiten, a coro, una queja similar. Más aún: es un hecho que en muchos matrimonios el diálogo no es lo fuerte que debiera, y no porque las personas no hablen... no, no hay diálogo porque no escuchan, porque no sabemos escuchar.

En parte tiene que ver con una “banalización de la palabra”: hay tantas palabras en nuestra vida, que casi parecen perder entidad.

En parte, porque los nuevos modos de comunicación —correo electrónico, redes sociales, sms, whatsapp, etc.— nos han acostumbrado a decir las cosas y recibirlas mucho más por estos medios que por la palabra dicha y oída con el corazón.

Con esta breve descripción quiero apuntalar una idea: para poder escuchar la Palabra que se proclama desde el ambón —así se llama el atril en que se leen las lecturas— es enormemente importante reaprender a escuchar a los que nos rodean. Porque también, en ellos, podemos percibir la Palabra. Porque así nos vamos “entrenando” en la escucha.

Pero además de esta dimensión humana esencial, la escucha de la Palabra tiene otras facetas. No se nos proponen un cuento, una narración fabulosa de sucesos del pasado, ni siquiera una teoría religiosa o moral. No se nos leen palabras de grandes literatos, de alquimistas de la lengua, ni mucho menos de “embaucadores profesionales” que buscan convencernos de algo falso para obtener un interés personal.

No. Lo que se lee cada domingo y cada día es La Palabra. Palabra eterna que entra en la historia y que se reviste de palabras humanas, pero que conserva todas las cualidades de Dios.

- Es Palabra Santa y Santificadora, que, al igual que la lluvia que cae del cielo, no vuelve a él sin haber empapado la tierra.

- Es Palabra Perfecta: sus dificultades se desvanecen cuando la leemos en la comunión de la Esposa de Cristo, que la interpreta.

- Es Palabra Inmutable: no cambia, permanece siempre la misma. No es como los postulados de la moda o las ideologías, que duran un tiempo, y luego se metamorfosean para no perder “público”. “El cielo y la tierra pasarán”—dijo Jesús—, “pero mis palabras no pasarán”.

-Es Palabra Omnipotente: el Centurión —cuánto nos ha enseñado este hombre en apenas unos minutos— dijo: “Una palabra tuya bastará para sanar a mi sirviente”.

- Es Palabra Creadora, la misma que hizo surgir los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en él. Puede hacer surgir, también hoy, luz en las tinieblas, vida de la nada.

Esa es la palabra que se proclama: escúchala bien. La lea quien la lea.

Es cierto que no todos los que suben al ambón lo hacen bien. A veces tendrás ganas de rezar como Jesús: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. No obstante, incluso en una lectura defectuosa, la Palabra conserva toda su virtualidad.

Porque hay algo más todavía: cuando en la Liturgia se proclama la Palabra, es Jesús mismo quien habla. ¡Él! Te está hablando. A ti.

Recuerda todo esto, cuando te sientes para las lecturas. Y trata de no distraerte mirando la hora, o si el ventilador está bien orientado.

Di, en tu corazón, como Samuel: “Habla, Señor, porque tu servidor escucha”.
 
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Jose
07/12/2016
Jose.
Cristiano significa discípulo de Cristo, es decir, imitar a Cristo, la manera de hacerlo es copiar Su comportamiento y aplicar en mi vida Sus palabras
Para eso hay que leer los Evangelios, que es donde se conserva Su vida y Sus obras; o mejor, escuchar su proclamación en la eucaristía
Además, una persona que ha estudiado teología, después de haber leído un episodio de Su vida, sacará una lección y propondrá su aplicación a un problema real que nos afecta a todos
De nosotros depende a
JoSé
17/09/2016
salmorejo cordobés también es muy repetitivo.
Es cierto, muchas veces nos hartamos y nos quedamos medio sobados escuchando lo mismo; pero también es verdad que probablemente sea porque no hemos sentido el VERTIGO de la VIDA y nos sentimos injustificadamente ´´SEGUROS´´.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS