Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Jueves, 23 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

La comunión en la Iglesia es más consistente que la división


Tengo una deuda de gratitud muy grande hacia muchísimos de vosotros, no sólo hacia los que sois diocesanos de San Sebastián, sino también hacia los fieles de muchos lugares de España



Monseñor Munilla

18 noviembre 2010

Ha pasado ya un año desde aquel 21 de noviembre de 2009, en el que recibí del Santo Padre el nombramiento como obispo de San Sebastián. La llamada "toma de posesión" tuvo lugar a penas un mes y medio más tarde, el 9 de enero del presente año.

Me habéis pedido un testimonio sobre mi experiencia en este primer año, y no he dudado en hacerlo, porque siento que tengo una deuda de gratitud muy grande hacia muchísimos de vosotros, no sólo hacia los que sois diocesanos de San Sebastián, sino también hacia los fieles de muchos lugares de España. Soy consciente de que se ha orado con mucha intensidad por mí y por la diócesis que se me ha encomendado. Me parece que es de justicia expresarlo públicamente y agradecerlo.
En este sentido, lo primero que quiero destacar es el poder de la oración. Los católicos creemos en la "comunión de los santos"; que es un misterio que nos recuerda al principio de los vasos comunicantes, de forma que resultamos ser corresponsables del destino del destino de los demás, y actores activos en los problemas del mundo y de la Iglesia.

Sí, no lo dudemos, la oración tiene mucho, muchísimo poder. Yo he sido -¡estoy siendo!- testigo de ello. A muchas personas que en numerosas ocasiones se me han acercado para manifestarme su compromiso de oración intercesora, les he respondido: "Sepa usted que su oración no se ha perdido por el camino, sino que "me ha llegado" puntualmente".

Otro gran don de Dios en este año ha sido el ejercicio de la paciencia y de la aceptación de las deficiencias con las que uno se encuentra, incluidas sus propias limitaciones. Recientemente he leído en el diario de Unamuno lo siguiente: "El que quiere todo lo que sucede, consigue que suceda cuanto quiere. ¡Omnipotencia humana por aceptación!". Para poder ayudar a transformar cualquier situación, lo primero que se necesita es abrazarla y amarla. Difícilmente podemos contribuir a la sanación de las heridas y a la comunión de la Iglesia, si antes no hemos asumido las circunstancias como una realidad de la que hay que partir. Lo principal es abrazar por encima de todo la voluntad de Dios, que comienza por un amor personal a cada uno de los que se nos han encomendado.

También me parece importante destacar cuánto me ha ayudado en todo momento la fuerza liberadora de la obediencia. Desde el mismo momento en que recibí el nombramiento del Santo Padre, me percaté de que hay que ser mucho más valiente para mandar que para obedecer. Da mucha paz y mucha tranquilidad el ser consciente de que uno no ha buscado nada por su cuenta, sino que se limita a responder a la llamada de la Iglesia. El principio de la obediencia en el seno de la Iglesia nos hace auténticamente libres: ¡Libres de ambiciones, libres de dudas, libres de temores...! Citando nuevamente el diario íntimo de Unamuno, recuerdo otro de sus pensamientos: "Quiero vivir y morir en el ejército de los humildes, uniendo mis oraciones a las suyas, con la santa libertad del obediente".

Y, finalmente, quiero dar testimonio de que la realidad es muy diferente a lo que la distorsión mediática nos hace llegar. Por lo general, en los medios de comunicación se tiende a destacar el morbo, el escándalo y la división en el seno de la Iglesia... Y ocurre que la vida interna real de la Iglesia es la gran desconocida para quienes solamente la conocen a través de los "mass media". Cualquier polémica suele alcanzar unas proporciones mediáticas desorbitadas, siendo así que la comunión interna de la Iglesia está muy por encima de las dificultades, que tanto gustan de destacarse, casi siempre de forma distorsionada.

Si un obispo quisiera tener la máxima resonancia mediática, no necesitaría otra cosa que convocar una rueda de prensa anunciando su contestación contra el Papa. ¡La sala de prensa se quedaría pequeña, y el trato privilegiado de la mayoría de los medios estaría asegurado!

Pero la "fotografía" que se transmitiría a la sociedad sobre la vida real de la Iglesia sería falsa. Es obvio que la "comunión en la Iglesia" no es noticia; y, sin embargo, es muchísimo más firme y consistente que el disenso y la división. Si es verdad que las olas agitan la nave de Pedro (Mc 4, 35ss), mucho más impresionante es comprobar cómo ni los embates externos, ni nuestros propios pecados han sido capaces de acabar con la travesía bimilenaria de la Iglesia de Cristo.

¡¡Es mucho más lo positivo que lo negativo!! Doy fe de ello por mi experiencia en este primer año como pastor de la Diócesis de San Sebastián. Sólo me resta agradeceros vuestro amor y apoyo a los pastores de la Iglesia. Simplemente, ¡gracias!
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
6 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ADOLFO
17/11/2012
PROBLEMAS SOCIALES.
Estimadísimo monseñor:
Cómo usted me ha enseñedo que hay que ser parco en las alabanzas, no le voy a adular. Lo que hace bien que se quede como está. Me gusta escuchar el catecismo de la Iglesia Católica en Radio María. Se aprende mucho, pero hay cosas en la Iglesia que no funcionan bien y muchos curas y laicos lo sabemos. Uno de los temas más preocupantes es el del aborto. Creo que todos podemos hacer más en este tema y buscar soluciones efectivas, para esta grandísima lacra que asola nuestras sociedades. Está claro que las manifestaciones son insuficientes...
Rama
19/11/2010
Jesús ya cerró el ciclo de la Iglesia Católica.
Monseñor: se dice en el pueblo cristiano que Jesús, el de la Parusía, ya cerró el ciclo de la Iglesia Católica, a la que llama la Iglesia del Tiempo Intermedio, la de la divina presencia en el Santísimo Sacramento. Ahora está Él presente en el mundo en carne, y ha puesto en marcha la Nueva Iglesia Católica, después de que la Iglesia de Pedro el Romano, el último Papa, le devolviera las llaves del Reino de los Cielos. ¿Usted qué opina de esta buena nueva?. Ya Jesús ha profetizado, en el seno de la Nueva Iglesia, que la vieja Iglesia Católica no aceptará nunca su segunda venida, al igual que los judios no aceptaron su primera venida.
nh
19/11/2010
Gracias Monseñor.
Por su labor inmensa e intensa en la viña del Señor.
No podía ser de otro modo que también la ideología atacase a la Santa Madre desde dentro , pero por un lado es mejor que aquellos atacados de ese mal dejen ver claramente su verdadera motivación y por otro, que los creyentes, que no trepantes, lo sean por amor al Señor; ´´muchos los llamados y pocos los elegidos´´.
Toñi
19/11/2010
CREER EN LA IGLESIA.
A mí me hace mucha gracia escuchar eso de las supuestas dificultades de algunos de aceptar a su obispo. ¿Acaso cuando Uriarte o Setién eran obispos de San Sebastián, los fieles que no tenían ´´simpatía´´ hacia ellos se rebelaron como lo han hecho ahora otros? ¡¡Pues no, mire usted, asumieron a sus pastores y colaboraron con ellos!!
Lo que pasa es que la cuestión es creer de verdad en la Iglesia, y no en nuestras propias ideologías.
antton
19/11/2010
Un largo trecho.
El obispo está llamado a ser principio de comunión y símbolo de esta en las diócesis. Creo, Mons. Munilla, que usted no lo es, aunque usted no tiene la culpa. Ya sabía todo el mundo quién era usted. La culpa de que usted sea motivo de falta de comunión y de discordia es, precisamente que sabiendo cómo era usted, alguien se empeñó en castigar a su diócesis con su nombramiento. Usted no es una bendición para su diócesis y lo sabe perfectamente. Usted es un tormento en su diócesis y el pobre pueblo de Dios lo tiene que aceptar con obsequio religioso. Sometimiento y obediencia a la Iglesia, que es una virtud muy católica. Así es. Pero de ahí a quererle y hacerse querer o destacar la inexistente y elocuente falta de comunión en su diócesis...va un trecho
FJBC
19/11/2010
Gracias a usted..
Gracias a usted, Monseñor Munilla, por su testimonio y celo apostólico. Nos ayuda cada día a profundizar en nuestra fe en Cristo. Leerle o escucharle, me supone ponerme en oración y pedir por la diócesis de San Sabastián y sus feligreses. Estoy seguro que con tantas oraciones, la gran tierra guipuzcoana dará los frutos evangélicos que ya dio en su historia.
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS