Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
La Belleza es superior al tiempo y al espacio. San Agustín

La Belleza es superior al tiempo y al espacio. San Agustín

La divina proporción

18 julio 2014

Después de recibir de sus labios la enseñanza de la siguiente doctrina, conviene a saber: que la verdad no se capta con los ojos del cuerpo, sino con la mente purificada, y que toda alma con su posesión se hace dichosa y perfecta; que a su conocimiento nada se opone tanto como la corrupción de las costumbres y las falsas imágenes corpóreas, que mediante los sentidos externos se imprimen en nosotros, originadas del mundo sensible, y engendran diversas opiniones y errores; que, por lo mismo, ante todo se debe sanar el alma, para contemplar el modelo inmutable de las cosas y la belleza incorruptible, absolutamente igual a sí misma, inextensa en el espacio e invariable en el tiempo, sino siempre la misma e idéntica en todos sus aspectos (esa belleza, cuya existencia los hombres niegan, sin embargo de ser la verdadera y la más excelsa); que las demás cosas están sometidas al nacimiento y muerte, al perpetuo cambio y caducidad, y, con todo, en cuanto son, nos consta que han sido formadas por la verdad del Dios eterno, y, entre todas, sólo le ha sido dado al alma racional e intelectual el privilegio de contemplar su eternidad y de participar y embellecerse con ella y merecer la vida eterna; pero, sin embargo, ella, dejándose llagar por el amor y el dolor de las cosas pasajeras y deleznables y aficionada a las costumbres de la presente vida y a los sentidos del cuerpo, se desvanece en sus quiméricas fantasías, ridiculiza a los que afirman la existencia del mundo invisible, que trasciende la imaginación y es objeto de la inteligencia pura;o (San Agustín. Tratado sobre la Verdadera Religión 3,3). 

La Iglesia es una realidad terrenal que se hace presente en el mundo a de muchas y diferentes formas. Hablar de tiempo y espacio nos hace pensar en planes, lugares, tiempos, estadios, salones, etc. Todo esto está muy bien si no olvidamos que la Belleza siempre está presente donde Dios habita. ¿Habita Dios en nosotros y en nuestras acciones? Rara vez permitimos que sea la Belleza eterna quien nos guíe, mientras nos volvemos locos con una planificación bien establecida. Nuestras tendencias pelagianas nos llevan dar más importancia a los procesos y a los espacios, poca importancia a Dios. 

San Agustín nos señala que hay un engaño en dar privilegios a tiempo y espacio en nuestra vida y en la vida de la Iglesia: “ante todo se debe sanar el alma, para contemplar el modelo inmutable de las cosas y la belleza incorruptible, absolutamente igual a sí misma, inextensa en el espacio e invariable en el tiempo”. 

Los humanos somos seres simbólicos, por lo que buscamos acercarnos a Dios a través de la trascendencia simbólica de todo lo que nos rodea y de la Revelación de Dios. Si Dios es eterno ¿Por qué no crear un tiempo y una medida de tiempo que nos permita acercarnos a esa eternidad? Si Dios es ubicuo ¿Por qué no crear un espacio que nos permita acercarnos la perfección divina? 

Así nacieron los espacios sagrados: templos y el tiempo sagrado: culto. Ambos nos vinculan a Dios y nos permiten tener vivencias que exceden nuestras limitaciones de tiempo y espacio. 

Pero, qué contestar a la pregunta ¿Es superior el tiempo al espacio? Los seres humanos tendemos a categorizar y a establecer relaciones de orden con gran facilidad, ya que de esta forma comprendemos qué sucede dentro y fuera, de nosotros. Por desgracia estas relaciones se utilizan, frecuentemente, para sesgar nuestro entendimiento y engañarnos. El relativismo utiliza estas tácticas con gran destreza. La respuesta a la pregunta antes formulada es: Sólo Dios es superior al tiempo y el espacio. En todo caso, tiempo y espacio están supeditados a la Belleza, que es cómo Dios se manifiesta a través de ambas. 

Pero en pleno siglo XXI, el culto y el templo han dejado de tener importancia en la sociedad y en la Iglesia. Basta ver la desgana con que muchas veces se celebra la Liturgia y la ausencia de belleza que sufrimos en nuestros templos modernos. El tiempo y espacio sagrado han dejado paso a la planificación de actividades y a los espacios culturales. Es curioso el mimo con que se diseñan los planes y los esfuerzos que se dedican a crear exposiciones y organizar conferencias. Al ser humano del siglo XXI le da terror enfrentarse a la trascendencia, por lo que hablar de belleza resulta muy incómodo. 

Frecuentemente caemos en la tentación pelagiana de creer que si no creamos procesos, perdemos la oportunidad de participar en la sociedad que nos rodea. Esto se evidencia en los tremendos esfuerzos que están llevándose a cabo para la Nueva Evangelización y los discretos resultados que se obtienen. Hace algunos siglos, la Iglesia estaba más interesada en crear espacios, ya que los espacios convocaban a las personas que podrían ser evangelizadas. Hoy en día creemos que planificando eventos atraemos a las personas que se dejaran evangelizar o formar. 

Está claro que la generación de procesos, ni la creación de espacios, transforman al ser humano. La conversión es un diálogo que no tiene tiempo ni lugar, en el que hay dos protagonistas: Dios y cada uno de nosotros. La planificación y los espacios pueden propiciar en encuentro, pero nada más. ¿Qué es lo que nos hace dar el paso y abrir el corazón al Señor? La Belleza es una de las palabras que más frecuentemente encontramos en los testimonios de las conversiones. Incluso San Agustín nos dice “Tarde te amé, Oh Belleza siempre antigua, siempre nueva. Tarde te amé” (Las Confesiones, Cap X). 

La Belleza es superior al tiempo, los procesos, cambios sociales y otras miles de cosas que nos distraen de Dios.
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Cafeína
25/07/2014
Cierto..
Me gusta todo el artículo, pero este párrafo es para enmarcar:
´´Basta ver la desgana con que muchas veces se celebra la Liturgia y la ausencia de belleza que sufrimos en nuestros templos modernos. El tiempo y espacio sagrado han dejado paso a la planificación de actividades y a los espacios culturales. Es curioso el mimo con que se diseñan los planes y los esfuerzos que se dedican a crear exposiciones y organizar conferencias. ´´
octóvilo Mateos Matilla
20/07/2014
belleza con minúscula.
Todo esto es cierto, pero a pesar de esta tendencia ´´moderna´´ al ´´mal gusto´´ en el vestir, las formas, los modales y el lenguaje, muchos quieren distinguirse, buscan la forma de diferenciarse, o también creer que ´´lo feo´´ puede tratarse como una obra de arte, y ¡vaya si se preparan los cuerpos hoy en día!, con tatuajes, con ropas brillantes, deformadas a conciencia...
La pena es que este afán de belleza es poco consistente, y de uso y disfrute personal, poco importa si a los demás les agrada, les estimula, no hay beneficio ninguno en esta belleza...
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Néstor Mora Núñez
Soy católico, casado con tres hijos en el mundo. Nací en 1965 en San José (Costa Rica) de padre costarricense y madre española, por lo que me enorgullezco de ser español de América. Estudié en colegio Santa Catalina de Sena en Costa Rica y San Felipe Neri en Cádiz (España). Mi formación universitaria parte de la ingeniería electrónica, pero ha ido evolucionando hacia el campo de los computadores, conocimiento y nuevas tecnologías de la información.

En el plano de servicio a la Iglesia me ocupo del diseño y mantenimiento de diversas webs de asociaciones católicas y la web de mi parroquia.

Néstor Mora Núñez, es autor, editor y responsable del Blog La divina proporción, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2017

Los talentos. ¡Cuidado con la creatividad!

Si nos quedamos sin aceite, la lámpara se apaga

Ellos dicen y no hacen

No temas, pequeño rebaño, resto fiel.
OCTUBRE 2017

Ser imagen de Dios

El vestido de Boda no es un disfraz

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2017 (4 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (15 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (8 artículos)

DICIEMBRE 2016 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (10 artículos)

AGOSTO 2016 (8 artículos)

JULIO 2016 (11 artículos)

JUNIO 2016 (12 artículos)

MAYO 2016 (13 artículos)

ABRIL 2016 (12 artículos)

MARZO 2016 (15 artículos)

FEBRERO 2016 (9 artículos)

ENERO 2016 (13 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (11 artículos)

OCTUBRE 2015 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (13 artículos)

AGOSTO 2015 (13 artículos)

JULIO 2015 (12 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (11 artículos)

ABRIL 2015 (10 artículos)

MARZO 2015 (13 artículos)

FEBRERO 2015 (12 artículos)

ENERO 2015 (13 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (14 artículos)

JULIO 2014 (12 artículos)

JUNIO 2014 (11 artículos)

MAYO 2014 (10 artículos)

ABRIL 2014 (13 artículos)

MARZO 2014 (11 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (9 artículos)

DICIEMBRE 2013 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (12 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (13 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (13 artículos)

JUNIO 2013 (13 artículos)

MAYO 2013 (12 artículos)

ABRIL 2013 (11 artículos)

MARZO 2013 (14 artículos)

FEBRERO 2013 (10 artículos)

ENERO 2013 (12 artículos)

DICIEMBRE 2012 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (12 artículos)

OCTUBRE 2012 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (11 artículos)

AGOSTO 2012 (11 artículos)

JULIO 2012 (12 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (11 artículos)

ABRIL 2012 (12 artículos)

MARZO 2012 (13 artículos)

FEBRERO 2012 (15 artículos)

ENERO 2012 (12 artículos)

DICIEMBRE 2011 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (12 artículos)

OCTUBRE 2011 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (12 artículos)

AGOSTO 2011 (14 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (12 artículos)

MAYO 2011 (13 artículos)

ABRIL 2011 (11 artículos)

MARZO 2011 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS