Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
Un inaudito poder

Un inaudito poder

Los Tres Mosqueteros

15 abril 2018

TAGS Evangelización

Aquel agitado día les reservaba todavía a los Once la gran sorpresa final.

Cuando por fin se sentaron a cenar y seguían comentando y discutiendo los acontecimientos, he aquí que de repente sus ojos se desorbitaron y un escalofrío de miedo recorrió sus cuerpos. Incrédulos, no creían lo que veían, a lo más pensaban en un fantasma, porque ¡Jesús estaba allí, en medio de ellos! Sobresaltados, no atinaban a ver la realidad, y espantados debieron retroceder asustados.
 
¿Por qué os turbáis...? Tiene que decirles el Señor. Mirad mis manos y mis pies. Soy yo mismo. (Lc 24, 38).
 
            Se puede uno imaginar al Señor sonriendo y extendiendo sus manos al decirles:
 
Palpadme y ved… (Lc 24, 39).
 
            ¿Se rió divertido al agregar convincente «… un espíritu no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo (Lc 24, 38-39)»?

 

           
             En ese momento, el gran psicólogo que es San Lucas, nos cuenta que los Once, locos de alegría, no acababan de creérselo y solo parecían tener ojos y cerebro para cerciorarse de que lo que veían sus ojos era un hecho real y no una ilusión.
            Y de nuevo, Cristo, el bondadoso Señor, se muestra comprensivo y comprendiéndolos deja de hablarles de su poca fe, y condesciende a darles otra prueba de su realidad física. Les pregunta:
 
¿Tenéis aquí algo de comer? (Lc 24, 41).
 
            Es fácil adivinar, primero la extrañeza y después el precipitarse a ofrecerle un trozo de pez asado. Mientras Cristo los miraba sonriente, los Once, con la boca abierta, contemplaron el inaudito espectáculo de verlo llevarse a la boca el pescado, masticarlo y ¡tragárselo! Aquello era sencillamente maravilloso. Faltaba solo decir: pero si come como nosotros... si le vemos masticar... y beber como una persona humana...
            Es lógico pensar que el Señor, después de la prueba, conversó con ellos hasta el momento en que tomó un aire solemne, ratificado por las palabras ceremoniales de introducción al poder que iba a conferirles:
 
La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío (Jn 20, 21).
 
            Dicho esto procedió a una singular acción como si quisiera darles a entender lo trascendental del acto, sopló sobre ellos y, solemnemente, les dijo:
 
Recibid el Espíritu Santo (Jn 20, 22).
 
            Quizá hizo aquí una ligera pausa para inmediatamente continuar:
 
A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados.
 
¡Inaudito poder, porque solo Dios puede perdonarlos! Y concluyó:
 
... A quienes se los retengáis, les quedan retenidos
(Jn 20, 23).
 
            Estremecedora y pesada facultad que desde entonces, y por primera vez en la historia, poseen unos simples hombres, que al pronunciar las palabras Ego te absolvo ven pasar a través de sus pecadoras personas el hálito divino que transforma, en un puro milagro, el rojo escarlata de los pecados del humilde penitente arrodillado a sus pies, en la más deslumbrante blancura que jamás ha podido contemplarse.
 
"El Evangelio vivido". RP Miguel de Bernabé, páginas 330 a 332
 
Los Tres Mosqueteros
 
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Los Tres Mosqueteros
José Pérez (Athos), Fran Fernández (Porthos) y Jaime C. Gallego (Aramis), somos católicos seglares, discípulos del P. Miguel de Bernabé y miembros de un grupo - el Gardendal - cuyo fin es enseñar el Cristianismo y vivirlo.

Conscientes de la necesidad de evangelizar por todos los medios, decididos a abordar cuestiones relevantes que cualquier cristiano necesita conocer y sólidamente fieles al Magisterio nos proponemos con este blog ayudar a construir la Iglesia que demanda el cristiano del siglo XXI.

Los Tres Mosqueteros, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Los Tres Mosqueteros, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2018

Campeonatos de saltos de fe

Un inaudito poder

... ¿acontecimiento histórico favorito?

La Asociación por antonomasia

La "incredulidad" de la Magdalena
MARZO 2018

La Señal (casi) olvidada

Domingo de Ramos "olvidado"

Dios, los tontos y las tontas

Confidencias a medianoche

El Evangelio vivido

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (8 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (3 artículos)

FEBRERO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (3 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (2 artículos)

MARZO 2014 (1 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (5 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (3 artículos)

FEBRERO 2013 (2 artículos)

ENERO 2013 (4 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (5 artículos)

JUNIO 2012 (7 artículos)

MAYO 2012 (7 artículos)

ABRIL 2012 (6 artículos)

MARZO 2012 (8 artículos)

FEBRERO 2012 (8 artículos)

ENERO 2012 (6 artículos)

DICIEMBRE 2011 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (9 artículos)

OCTUBRE 2011 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (9 artículos)

AGOSTO 2011 (8 artículos)

JULIO 2011 (9 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (9 artículos)

ABRIL 2011 (7 artículos)

MARZO 2011 (8 artículos)

FEBRERO 2011 (8 artículos)

ENERO 2011 (8 artículos)

DICIEMBRE 2010 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (9 artículos)

OCTUBRE 2010 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS