Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Sábado, 26 de mayo de 2018

  Donar HEMEROTECA CONTACTO SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Cultura

Hermann Tertsch avisa: se extiende un nuevo totalitarismo, quiere tu alma y usa la prensa para ello

ReL

19 abril 2018

Hermann Tertsch avisa: se extiende un nuevo totalitarismo, quiere tu alma y usa la prensa para ello
Hermann Tertsch es un experto en totalitarismos y ve venir la nueva hornada
Va a darse una guerra brutal por las mentes y las almas y los medios de comunicación serán el campo de batalla, avisa el periodista Hermann Tertsch.

En una sociedad de raíz cristiana pueden darse injusticias pero será "libre, generosa, compasiva y capaz de enmienda y perdón como ninguna otra jamás habida".

En cambio, una sociedad nacida de la Ilustración, la Revolución Francesa, el comunismo y el Mayo del 68, no puede, a medio plazo, permitir ni la libertad ni la compasión: será dogmática en extremo, asegurará ser científica y con convicción absoluta usará la guillotina para acabar con los disidentes.

"Ahora, el veneno del neomarxismo en nueva mutación de la corrección política y voluntad totalitaria pretende convertir su hegemonía en dominio total en Occidente. Se escucha ya ese «A la lucha final». El milagro está en que, pese a todo, no está decidida esta guerra. Y la voluntad totalitaria puede ser derrotada".

Esta es la tesis de un contundente artículo del veterano periodista Hermann Tertsch, buen estudioso de los totalitarismos. Español, hijo de diplomático austriaco, en su juventud fue miembro del Partido Comunista de Euskadi. Empezó a cubrir periodísticamente las dictaduras comunistas de Europa Oriental en 1982, primero en agencia Efe, y desde 1985 en El País, como corresponsal en Alemania, Polonia y enviado especial en la Guerra de Yugoslavia, donde vio los horrores del fanatismo identitario. Fue subdirector de El País y responsable de opinión de 1993 a 1996. Dejó este periódico afín al Partido Socialista en 2007. 

Recientemente ha avisado de la deriva totalitaria e irracional de la ideología de género, que multa y denuncia a quien ose cuestionarla. Ha llamado la atención contra las abusivas leyes LGTB de distintas regiones españolas, que no buscan defender a personas que sufren abusos (algo para lo que ya hay otras leyes), sino imponer una ideología irracional. 

Ahora, avisa de que, poco a poco, la sociedad se prepara para resistir la nueva oleada de totalitarismo, similar al descrito en las obras de George Orwell, "1984" y "Rebelión en la granja". Publicamos por su interés este artículo de opinión aparecido en ABC este miércoles.



En vísperas de épica batalla
por Hermann Tertsch

Los indicios del conflicto se multiplican. La mayoría de los políticos de la pequeña Europa aún no son conscientes de la enormidad del desafío. Será una gran batalla a librarse con ideas. Al menos de momento. A conquistar están cabezas y corazones.

Los campos de batalla son todos los medios de comunicación e instrumentos de formación de opinión y voluntades que ofrece la tecnología. 

Más que batalla será una guerra de aniquilación, porque una parte al menos se juega la existencia. Es la que cree en el ser humano creado a imagen y semejanza de Dios. Y no cree en el ser humano como fabricante de verdad absoluta y perfección.

Sus ideas han hecho posible esta sociedad imperfecta e injusta pero libre, generosa, compasiva y capaz de enmienda y perdón como ninguna otra jamás habida. Es como es porque es cristiana. 

Los que están enfrente, son los que creen que el hombre es indefinidamente moldeable, lo que hace posible transformarlo a él y a la sociedad a un estado de armonía y plenitud. No dudan, creen en la justicia y la igualdad y por esos bienes supremos están dispuestos a sacrificarlo todo y a todos.

Son un frente mutante que hoy lidera la socialdemocracia en esta épica campaña. 

Ellos son los herederos y adoradores de la Ilustración, el marxismo y el sesentaiochismo. Los tres tienen mucha mejor reputación de la que merecen. 

A la Ilustración le adjudican últimamente todas las grandes conquistas de la humanidad. Como si el mundo hubiera empezado con ese ataque de arrogancia del siglo XVIII en el que se pretenden deducir verdades absolutas de ciencia rudimentaria. Toda ciencia es rudimentaria ante la siguiente puerta. Afirman que toda ciencia viene de entonces e ignoran la Antigüedad y el prodigioso Renacimiento. 

Dicen que las leyes y la democracia vienen también de la Ilustración, cuando la gran democracia, la americana, la fundan sin excepción hombres religiosos y conservadores, con el fin supremo de proteger al hombre del abuso de poder del estado.

Del poder que se cree con verdades absolutas y científicas. Como sucede a los gobiernos siempre que actúan para verdades abstractas y no para realidades concretas de los hombres. Ahí empieza el desastre. 

La Ilustración no llamaba a la duda ni al escepticismo. Ni a la razón. Su primer gran producto práctico es pura irracionalidad: la Revolución francesa. La orgía de la muerte que sugería lo que iba a llegar por la misma senda en el siglo XX. 

Hoy, comunistas en España citan mucho la Revolución Francesa. Pero solo recuerdan la guillotina. Después llegó Napoleón que salió al mundo a quemar todo y hacerlo nuevo con su verdad de la modernidad. Más tarde el marxismo, hijo ilustrado para imponer «verdades científicas» en la conducta del hombre y la organización del estado. Acabó peor que la Revolución Francesa.

Con un siglo de miseria, hambre, dolor y más de 110 millones de asesinados por las ideologías redentoras del comunismo y el nazismo. Que se decían científicas, hijas de la Ilustración. 

El Mayo de 1968 trajo más de lo mismo: arrogancia y desprecio a todo lo ajeno. Se estrelló en el asalto a los cielos de la felicidad total. La vieja razón, la racionalidad y el sentido común, neutralizaron el delirio.

Pero la terrible herencia del 68 no dejó de avanzar y hacer daño en educación, instituciones, cultura, moral, hábitos y memoria. 

Ahora, el veneno del neomarxismo en nueva mutación de la corrección política y voluntad totalitaria pretende convertir su hegemonía en dominio total en Occidente. Se escucha ya ese «A la lucha final». 

El milagro está en que, pese a todo, no está decidida esta guerra. Y la voluntad totalitaria puede ser derrotada.
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
2 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Rafael de Córdoba
19/04/2018
Necesidad de la esperanza.
La advertencia es muy clara y los signos se multiplican.
Gracias Sr. Tertsch.
Porque son muchos los que parecen decididos a no ver.
Y a no hablar. ¡Cuanta predicación insulsa tenemos que escuchar un día y otro!
Con una una visión puramente humana no es difícil concluir que la batalla tal vez esté ya perdida.
Tal vez sea el momento de pedir fortaleza para no perder la esperanza.
Y no dejar de saber que no estamos solos.
¿Qué puedo hacer?
Marqués
19/04/2018
Cuando veais estas cosas.
Grande señor German, nadie como quien viene del comunismo para conocer sus siniestras cloacas. Y no dudo que aún hay muchas cosas que sabe y no puede contar. Todo esto estaba escrito, pero también nos dijo el propio Jesús que cuando viésemos estas cosas, alzásemos nuestras cabezas, pues nuestra liberación estaría ya cerca.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS