Jueves, 23 de mayo de 2019

Religión en Libertad

El metropolita Kocsis trata con los Patriarcas de Oriente: piden ayuda en origen, no emigrar

El arzobispo de los húngaros bizantinos: «Nuestro gobierno ha elegido el cristianismo como brújula»

El metropolita Kocsis es el pastor de los 300.000 católicos húngaros de rito oriental o bizantino
El metropolita Kocsis es el pastor de los 300.000 católicos húngaros de rito oriental o bizantino

ReL

TAGS:
Nico Spultoni entrevista a Peter Fülöp Kocsis, el máximo pastor de los católicos húngaros de rito bizantino, que son unos 300.000, concentrados en dos diócesis al norte del país. Es uno de los padres sinodales en el Sínodo sobre los jóvenes. Su visión desde Europa Oriental aporta perspectiva. Lo traducimos del italiano de InTerris.it por su gran interés.

***

Un padre sinodal: "Qué es lo que debilita a la Iglesia en Europa"

El metropolitano greco-católico húngaro habla clara y exhaustivamente sobre los migrantes, la persecución de los cristianos y la guerra en Siria
 
Prescindiendo del tema en discusión y del modo cómo es abordado, no hay duda de que el Sínodo de los Obispos constituye uno de esos momentos en los que la Iglesia deja patente su universalidad. La presencia de los representantes del episcopado católico de todo el mundo tiene el mérito de transmitir a la Asamblea una multiplicidad de puntos de vista que dan voz a la peculiaridad de cada país individualmente, enriqueciendo aún más el patrimonio más valioso del que dispone la Iglesia: su unidad.
 
Un ejemplo: la participación en los trabajos sinodales de monseñor Fülöp Kocsis, metropolitano de la Iglesia greco-católica húngara, permite que el Papa y todos los otros padres sinodales conozcan las exigencias y las esperanzas de los fieles de rito bizantino del territorio magiar. Una contribución, por lo tanto, que tiene un doble interés: por un lado, su procedencia de un país del que hoy en día se habla mucho pero que se conoce poco; y por el otro, su pertenencia y conocimiento de las realidades de rito oriental. In Terris ha recogido las impresiones y las opiniones de monseñor Kocsis en una amplia entrevista en la que nos ha hablado del Sínodo, pero también de la política de Orban sobre los migrantes, la situación de los cristianos en Siria y la marginación de la fe en Europa. Emerge el retrato de un obispo valiente, con olor de oveja, presente también en los escenarios más peligrosos y que no teme ir contracorriente si hay que dar testimonio de la verdad.
 
kocsis-1
 
Kocsis, con traje monacal; los obispos de rito bizantino suelen elegirse entre miembros
del monacato, ya que muchos sacerdotes diocesanos son hombres casados
 

- Excelencia, ¿qué juicio da del Instrumentum laboris, el documento sobre el que se articula el trabajo de los padres sinodales? 

- Es un texto muy elaborado en el que no se ha dejado nada al azar. Estoy muy interesado en comprender cómo conseguiremos llevar adelante este trabajo. Reflexionar sobre el tema del discernimiento será un gran bien para nuestro apostolado y permitirá renovar nuestro trabajo pastoral. Creo, además, que hay muchos otros elementos que pueden aún plantearse y concluirse en la Asamblea. Sin embargo, es necesario aclarar que no hay ninguna gran novedad, no estamos ante un texto revolucionario.
 

- ¿De qué manera la voz de las iglesias orientales podrá distinguirse en este Sínodo?

- Nuestra "especialidad" es la liturgia y este aspecto, tal vez, no estaba presente en el texto. Me había prometido plantearlo yo mismo, pero no ha sido necesario, porque en estos días muchos padres sinodales han subrayado la atracción que sienten los jóvenes por la liturgia. Me alegra que se haya abordado este tema, particularmente querido por las iglesias orientales. En el Sínodo también he planteado el problema de las vocaciones de los jóvenes emigrantes procedentes de los países de Oriente Medio, que he visitado en distintas ocasiones. Hablamos poco de ellos: ¿cómo se desarrollará y florecerá su vida? Vocación significa que todos deben encontrar un lugar en mundo, una tarea que llevar a cabo. Pero a los emigrantes este objetivo les cuesta más. En Oriente, además, existen más iglesias y más ritos. Los jóvenes emigrantes a menudo llegan a países donde su iglesia no existe y donde no pueden practicar su rito. ¿Cómo pueden encontrarse a sí mismos separándose de sus raíces eclesiales y culturales?
 
kocsis_liturgia
 
Kocsis es metropolita -equivalente a arzobispo- sobre las dos eparquías (diócesis) de rito bizantino en Hungría
 

- Durante el primer día del Sínodo hubo un momento de conmoción por la condición de los emigrantes. Recientemente, su país ha sido reprobado por la Unión Europa por este tema. ¿Cuál es su opinión al respecto?

- Me alegra responder a esta pregunta. Hungría, en proporción al peso político y económico que tiene en Europa, es el país que más hace en favor de los cristianos perseguidos, ayudando a los países que están perdiendo a su pueblo. La línea de nuestro presidente, apoyada por la gran mayoría de los húngaros, es clara: las poblaciones que sufren deben ser ayudadas en sus países de origen, no en Europa. Hacerlo aquí equivale únicamente a un tipo de apoyo superficial. De hecho, acoger a estas personas atrayéndolas hacia Europa es negativo para ellas y para sus países de origen.
 
» Mi opinión, como la de la mayoría de los húngaros, es que hay que ayudarles en su país. Esta es la razón por la que Hungría no favorece la acogida de emigrantes, sino que prefiere hacer todo lo posible para que puedan ser ayudados en su casa, y para que quien ya ha emigrado pueda volver a ella. No es sólo el punto de vista del gobierno de Budapest; piensan lo mismo los superiores de las diversas iglesias con los que he hablado en Líbano y Siria. Su interés es que todos estos jóvenes vuelvan a sus países para reconstruirlos, y que no se queden en Europa.
 

- ¿Qué piden los jóvenes cristianos de Siria? ¿Se sienten abandonados?

- Me han conmovido los encuentros que he tenido con jóvenes sirios y libaneses, porque les he visto emocionarse cuando han sabido que en Europa hay obispos que se interesan por su situación. Es muy importante establecer una relación personal, y no limitarse a ofrecer una ayuda impersonal. Estos jóvenes lamentaban la difusión de fake news en los medios de comunicación occidentales sobre la situación real en su tierra, y los intereses de las poblaciones que habitan en ellas. Una tendencia que causa una comprensión errónea de lo que está sucediendo en esos países. Los jóvenes prófugos sirios con los que he hablado en el Líbano también me han pedido que diga, cuando ya estuviera de vuelta en Europa, que su deseo es volver a casa, no emigrar. Les he prometido que habría hablado de ello, y lo he hecho también en el Sínodo, ante el Papa y los otros padres sinodales.
 
» El deber de un cristiano no es tanto acoger a quienes están necesitados como el de sanar el fenómeno desde la raíz, no dejando que salgan e intentando resolver de una vez por todas la situación. Además, todos los sirios están convencidos de que esta no es "su" guerra, sino que es una guerra deseada por los gobiernos de algunas potencias movidos por sus intereses. Son ellos los verdaderos responsables de una situación dramática que viola la dignidad humana de millones de personas. Cuando he estado allí, los jóvenes sirios y sus obispos me han pedido que cuente en Europa la verdad sobre lo que está sucediendo.
 
» Por ejemplo, el pasado mes de abril se difundió la noticia de un ataque químico perpetrado por Assad. Trump inmediatamente dijo que era necesario reaccionar, sin esperar a que se verificara la veracidad de la noticia, y ordenó un bombardeo en colaboración con Francia y Gran Bretaña. Al cabo de unos meses se supo que el de Assad no había sido un ataque químico. Este tipo de comportamiento es indigno, una injusticia de la que los jóvenes sirios me han pedido que hable ya de vuelta en Hungría; les prometí hablar de ello en todas partes.
 
kocsis_prelados
 

- Orban ha declarado que hay un plan contra la Europa cristiana. ¿Está usted de acuerdo?

- Podemos decir que en Europa hay en marcha una persecución de la cristiandad. Conozco a muchas personas -¡muchas familias!- de nuestro continente que tienen miedo de testimoniar públicamente su fe. La afirmación de una determinada idea de liberalismo o ideología de género es un ataque directo al cristianismo y debilita a la Iglesia en Europa. En el Sínodo se ha hablado muy claramente sobre el género: todos los que han abordado el tema hasta hoy han invitado a seguir prestando gran atención al tema, y han exhortado a no identificar una persona en base a su actitud sexual.
 

- Hungría, que ha sobrevivido a años de persecuciones anticristianas en el periodo del régimen comunista, ¿representa un modelo de renacimiento de la fe, sobre todo para las nuevas generaciones?

- Me gustaría decirlo, pero no puedo. También en Hungría hay problemas. Los países más ricos atraen con dinero a nuestro pueblo, a pesar de los esfuerzos del gobierno y de nuestra iglesia, dirigidos a que nadie salga del país y a hacer volver a los que están fuera de él. Somos más pobres que otros países occidentales y, por lo tanto, también nosotros sufrimos el fenómeno migratorio. Es verdad, sin embargo, que nuestro gobierno ha elegido el cristianismo como su "brújula" y ayuda de manera concreta a la Iglesia confiándole numerosas funciones sociales y educativas. Esto nos permite continuar nuestro trabajo pastoral. En resumen, si bien no podemos decir que Hungría es un modelo ideal, la dirección "emprendida" por nuestro gobierno para salvar la cultura cristiana es un ejemplo que los otros países deberían seguir.
 
kocsis_sentado
 

- Uno de los aspectos más oscuros de la migración es el vinculado al tráfico de chicas.

- Conozco bien este fenómeno. La iglesia greco-católica húngara, de hecho, contribuye a las actividades de asociaciones que ayudan a estas jóvenes a reinsertarse en la sociedad y en el mundo del trabajo. Es un fenómeno triste que, aunque no es específico de nuestra época porque ya en el pasado estaba difundido, también afecta mucho a nuestro país: cada día, muchas jóvenes húngaras son atraídas por la promesa de grandes ganancias y dejan su tierra para prostituirse, sobre todo en Holanda y Alemania.
 

- ¿Pueden los jóvenes mirar con esperanza y optimismo el trabajo de los padres sinodales?

- Los jóvenes, y no sólo ellos, siempre pueden mirar con esperanza a la Iglesia, al ser esta el cuerpo místico de Cristo. Nosotros, los padres sinodales, no hacemos más que introducir, o volver a introducir, a las personas en este cuerpo místico que podríamos también llamar "la familia de Dios". La cuestión no es si la Iglesia sea capaz o no de dar las respuestas justas y adecuadas. No estamos en busca de respuestas, sino de Cristo mismo. Él es nuestra esperanza, tanto de los jóvenes como de los padres sinodales.
 
(Traducción del italiano por Elena Faccia Serrano)
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA