Sábado, 17 de agosto de 2019

Religión en Libertad

El testimonio de la hermana Anne Lécu en una cárcel de máxima seguridad

Médico, religiosa dominica en prisiones... Estudia las lágrimas y dice que ellas nos acercan a Dios

Anne Lécu es doctora en medicina y religiosa dominica, y trabaja en la mayor prisión de Europa occidental
Anne Lécu es doctora en medicina y religiosa dominica, y trabaja en la mayor prisión de Europa occidental

ReL

Anne Lécu es una religiosa dominica y doctora en medicina que trabaja con los presos en Francia. La ha entrevistado Famiglia Cristiana (www.famigliacristiana.it) en Roma, donde está presentando la versión en italiano de su libro "El sentido de las lágrimas". Portaluz traduce al español buena parte de la entrevista. El libro investiga "qué causan las lágrimas, qué nos dicen y cómo sanan nuestras heridas".

Sonríe mucho, viste de forma informal, pero en las prisiones ha explorado la frontera existencial del llanto más profundo.

Rehabilitar las lágrimas

"Escribí un libro sobre las lágrimas para rehabilitarlas", dice Anne y se explica: "En la filosofía encontramos pocas lágrimas, pero en la Biblia y en la tradición espiritual hay muchas. Para mí rehabilitar las lágrimas significa también "honrar" la encarnación. Las lágrimas se forman como un velo ante los ojos de los que lloran y son una forma de antídoto contra la exposición, ahora reclamada en todas partes", dice esta monja francesa.

En un mundo que exige una total transparencia mediática de todos los sentimientos, las lágrimas filtran los ojos y, al mismo tiempo, nos obligan a pensar más profundamente, dice.

"Ellas rebosan y hacen que la gente dude de la agudeza de las cosas. Al final puede haber lágrimas de alegría. Tal vez la fuente de las lágrimas no sea lo que se desborda, que es más grande que nosotros", sugiere la hermana Anne.

En la mayor cárcel de Europa

Anne Lécu es doctora médica con sueldo público en la cárcel de máxima seguridad de Fleury-Mèrogis, a unos 50 km al sur de Paris. Es, de hecho, la mayor cárcel de Europa occidental, con una población de unos 4.500 presos.

anne_lecu_reflexiona

"El mío es un trabajo normal en un lugar donde no lo es. Soy una profesional, una doctora, trabajando en prisión... Por otro lado, frecuentar este universo me ha hecho leer la Biblia de otra manera y sin duda mi manera de vivir la vida religiosa también se ha transformado por la cárcel".

Es una escuela de entrenamiento muy concreta la que ha experimentado detrás de los muros. "Aprendí a través de la prisión que Cristo escogió dejarse llevar por los culpables, para que ya no estuvieran solos con su culpa. Este es el sentido de su presencia en la cruz entre los dos ladrones. Incluso escogió identificarse con el pecado, como Pablo nos dice en la carta a los Corintios (2 Corintios 5:21)".

Cristo lleva en sus hombros la culpa de los condenados

En resumen, argumenta la hermana Anne, "Cristo eligió llevar sobre sus hombros la culpa de los condenados para que no nos pesara más sobre los hombros. Esto es salvación, y creo que lo entendí cuando durante una celebración de la Eucaristía en la cárcel, vi a mujeres llorando delante de la cruz. Lloraban porque sabían con todas las fibras de su ser que el hombre de la cruz era como ellas, un condenado, y que por eso estaba con ellas, seguramente".

Nacida en el seno de una "familia católica practicante", Anne estudió medicina en Tours. "Estos fueron los años en que se propagó el SIDA; me marcó el hecho de que hombres y mujeres, mis compañeros, morían en los pabellones más competentes del hospital, los dedicados a las enfermedades infecciosas. Una experiencia que la lleva a plantearse muchas preguntas sobre la fe.

El encuentro con un grupo de frailes dominicos que habían fundado una asociación llamada "Cristianos y SIDA" - "para cuidar a los enfermos, a sus familiares, sin dar lecciones morales, sino sólo para estar allí con ellos" aclara- suscita un deseo preciso en la joven licenciada de medicina.

"No sabía si alguna vez me consagraría, pero si iba a suceder sería en la vida dominica, donde había percibido una verdadera libertad de expresión, una alegre fraternidad entre los hermanos y hermanas, y una necesidad de investigación intelectual".

Mantener los pies en el suelo

En estos años de estudio, trabajo e investigación, su vida, dice la religiosa, ha estado marcada por muchos encuentros importantes. Además de los hermanos y hermanas de la Orden, "pienso en mis amigos no creyentes, que siempre han sido un polo importante y equilibrado de mi vida, incluida mi vida espiritual. No puedo imaginar una vida sólo en la Iglesia. Incluso hoy en día, mis compañeros de trabajo todavía me dan "aire" y mantienen los pies en el suelo".

Mirando a la Iglesia, las situaciones que más la perturban son precisamente "el abuso de poder, que puede llegar hasta el despliegue de poderosas redes".

Las situaciones que, en cambio, le dan más esperanza agrega: "son las pequeñas obras de todos los cristianos que, con calma y humildad, siguen trabajando para facilitar la vida de los que les rodean. Esta es la Iglesia de Cristo… Me gusta mucho el pasaje de Lucas 7, cuando la mujer pecadora se presenta ante Simón el fariseo y unge con sus lágrimas los pies de Jesús. Me parece que nos da un sentido de lo que es la ética: una fragancia del buen olfato depositada en la vida de los demás".

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA