Lunes, 16 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

El Hno. Camille: «Si estos niños no pueden ir a la escuela, entonces la escuela irá a ellos»

Cuatro ruedas, un motor y unas mesas: los hermanos de Lasalle crean una escuela para niños nómadas

Colegio sobre ruedas: los niños aprenden a leer y a escribir en un aula móvil
Colegio sobre ruedas: los niños aprenden a leer y a escribir en un aula móvil

ReL

En septiembre de 1982, los Hermanos de las Escuelas Cristianas crearon el primer camión escolar para promover la educación de los niños nómadas. Hoy en día hay una treintena de ellos y viajan por toda Francia, explica Jean Charles Putzolu, en un artículo de la agencia Vatican News. El hermano Camille Véger inició estas escuelas, diferentes de las demás. En 1979 leyó una carta enviada por el entonces capellán nacional para los gitanos, el padre André Barthélémy, al Superior de los Padres lasalianos en Francia solicitando voluntarios para "educar a los jóvenes gitanos de los suburbios parisinos, mal preparados para la rápida evolución del mundo de hoy en día".

Esta carta instó al hermano Camille a comprometerse con los nómadas, para ayudar a "los jóvenes gitanos que se mantienen alejados de otros jóvenes que los desprecian o los ignoran, pero que también se sienten tentados por todo lo que la sociedad urbana tiene para ofrecerles".

El hermano Camille respondió a la llamada y se ofreció como voluntario para afrontar un nuevo desafío pedagógico, en respuesta a su preocupación por dar prioridad a los jóvenes marginados y excluidos del acceso al conocimiento. Era el mismo objetivo del Padre Barthélemy que, como él mismo decía a menudo, quería convertir a estos niños en "hombres de pie".

El desafío es obvio para el hermano Camille: "Si estos niños no pueden ir a la escuela, entonces le corresponde a la escuela ir a ellos”. Así que era necesario organizarse.

La primera aula móvil

Un año de preparación e inmersión

Durante todo un año, el hermano Camille emprendió un ciclo de preparación. Aprende el idioma romaní y asistió a cursos de baloncesto, cerámica y pintura. Todas estas actividades le parecieron útiles para acercarse a los jóvenes nómadas.

En el mismo año, viajó por diferentes regiones de Francia para conocer las experiencias pedagógicas llevadas a cabo en las escuelas instaladas en las zonas de acogida comunales.

Y se da cuenta de que los maestros están más bien en sintonía con los padres y los niños, especialmente porque no son los niños los que tienen que llegar a la escuela, sino que es la escuela la que se instala en sus hogares, bajo la supervisión cuidadosa e interesada de las familias.

Compra de furgonetas

Para preparar la apertura de un aula móvil, la compra de un vehículo es esencial como medio para permitir el movimiento continuo de un grupo a otro, ya sea en las afueras de la ciudad, en áreas industriales, ya sea en las cercanías de un vertedero o cementerio o incluso en un campo real.

La financiación de la primera furgoneta corrió a cargo de la Provincia parisina de los Padres que acogieron con agrado esta nueva idea destinada a la escolarización de los más marginados. Fue necesario encontrar un vehículo lo suficientemente grande para acomodar de seis a ocho niños para cada sesión durante el año escolar.

"El primero que utilicé -explica el hermano Camille- era un pequeño camión usado, mal equipado, perteneciente a un par de pensionistas que lo utilizaban como furgoneta”.

Por tener prisa, todo lo que tenía que hacer era vaciarla de su contenido y añadir unas mesas plegables fijadas a las paredes gracias a la colaboración de un experimentado carrocero. También ayudó a montar varias furgonetas, en las que se abrieron ventanas laterales al lado de la pequeña puerta de entrada para dejar ingresar a los niños.

Las primeras "vueltas de la rueda"

Cada miércoles por la tarde, el hermano Camille se dedicó a enseñar a leer a jóvenes gitanos nómadas. Un enfoque sencillo con un juego de diez cartas permitió enseñar muy rápidamente tanto las consonantes como los diez sonidos básicos de la lengua francesa.

Desde las primeras semanas, hubo una afluencia de niños de todas las edades que vinieron a aprender a leer. Por mucho que tuvieran miedo de la escuela tradicional, se apresuraron a subir a este camión para aprender a leer bien y rápidamente.

De alguna manera, la escuela móvil es similar a su entorno. Las familias nómadas consideraron la llegada de la camioneta de la escuela como un regalo del cielo, donde cada niño podía aprender a leer y reconocer las señales de tránsito, los nombres de los medicamentos o cualquier otra cosa que pudiera ser útil en la vida cotidiana.

Comienzo del año escolar 1982

Este experimento fue un éxito. Se emitió un dictamen favorable a la solicitud formal de apertura de un aula móvil y se autorizó la realización de un ensayo durante tres años. La primera aula móvil "oficial" se creó en septiembre de 1982.

El primer campamento de nómadas al que fue el Camión Escuela estaba compuesto por más de 150 caravanas. El párroco pentecostal, que tenía autoridad sobre todo el grupo, se presentó. La escuela móvil fue muy bien recibida. El hermano Camille mantuvo intacto el recuerdo de este primer contacto: "Los niños saltan de alegría gritando: '¡Escuela, escuela! Aprenderemos a leer”.

"También creamos una especie de licencia de lectura", recuerda el hermano Camille. Es un documento que se entrega a todos los niños nómadas que han llegado a las primeras etapas de la lectura.

Lo guardan en sus bolsillos. Cabe señalar que esta tasa mínima de educación satisface a un gran porcentaje de jóvenes gitanos prácticamente toda su vida: "Para nosotros, este resultado representaba poco. Pero para ellos fue mucho", dice el hermano Camille.

Alumnos y Profesores en uno de los vehículos

Profesores controlados

Los inspectores de la academia que venían regularmente a revisar a los maestros en camiones generalmente se sorprendían y a menudo dan calificaciones inesperadas.

"Por lo que a mí respecta", recuerda el hermano Camille, "al final de mi clase, la inspectora me llamó desde mi camión después de noventa minutos de clases ininterrumpidas para decirme lo agradecida que estaba por haberla presentado a un público escolar que no conocía y lo asombrada que estaba por el hambre de conocimientos que mostraban los jóvenes romaníes”.

Al final de su carrera, cuando se jubiló en 2003, el Hno. Camille atrajo mucho el interés del Ministerio de Educación por este nuevo tipo de formación para una población hasta entonces ignorada.

Al principio de cada año escolar, los camiones nuevos

Ante este éxito, los Hermanos de las Escuelas Cristianas debieron organizarse para encontrar cada año una nueva financiación.

Las comunidades lasalianas habían participado en gran medida en las ocho primeras. Dado que la reputación de la iniciativa es ahora reconocida por las autoridades académicas, se solicitó a las comunidades territoriales que contribuyeran financieramente. Así, los Hermanos han recibido diversas ayudas.

A lo largo de diez años, el número de aulas móviles ha aumentado constantemente hasta llegar a 35 camiones escolares en ciudades importantes como París, Lille, Burdeos, Perpiñán, Lyon, Grenoble, Toulouse y Tours. La mayoría de las aulas móviles están conectadas administrativamente a las escuelas de la red lasaliana. Los demás trabajan en colaboración con la Federación de Asociaciones para la Educación de Niños y Jóvenes Gitanos con Dificultades. En Francia, actualmente, las aulas móviles educan a unos tres mil niños nómadas.

Del camión a la escuela

En los últimos años, el número de camiones escolares ha disminuido ligeramente, pero no son malas noticias. A lo largo de los años, se han construido puentes cada vez más estrechos entre las escuelas y las sucursales móviles. Sobre todo, en Toulouse, donde los niños comparten el jardín de infancia entre el aula móvil y la escuela "real".

Un autobús escolar, conducido por un maestro, también permite que los niños mayores vayan a la escuela secundaria. Ya no es la escuela la que va a los niños, sino todo lo contrario.

Una inversión de la tendencia, como fruto de un arbusto frágil que los Hermanos de las Escuelas Cristianas han cultivado con paciencia y esperanza.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA