Lunes, 10 de agosto de 2020

Religión en Libertad

Sé siempre Mi pequeña

Gabriela Bossis

1447. 21 de junio. Hora Santa.

¿No te das cuenta de que aún estás bajo la influencia de la Tierra, en la sujeción de todo lo que pasa? ¿Cuándo acabarás por poner tu frente en el eterno Pensamiento? Recuerda que tu Padre Creador se encuentra en el Cielo, que tu Salvador te espera en el Cielo y que el Espíritu que te gobierna está en el Cielo; y que allí está también tu Santa Madre. Ella conoce la morada que tú vas a ocupar según los bienes que has recibido. Entonces, levanta la cabeza, Mi pequeña hija. Camina como quién ya se ha desprendido de todo y es llamada por una Fuerza impetuosa que la arrebata.

¡Qué importan los pequeños cuidados y variaciones sobre la faz de la Tierra! Eso no vale un solo suspiro de tu corazón. Establécete en Mí, que Soy tu Casa, una sola idea, un solo trabajo: Mi Reino y Mi Gloria; el triunfo de Mi Causa.

Ya sabes que los Míos son Yo mismo. Trabaja en la promoción de todo lo que es Mío y Yo te sostendré. Ya te has dado cuenta de que la Tierra es pequeña y de que la vida es corta. Habita en Mi Infinito por tu pensamiento habitual, por tus deseos. Debes estar en los Brazos de tu Esposo; ¿quién podría arrancarte de El? Ha hecho tanto por ti... ¡Y qué no hace El por ti cada día! ¡Si pudieras ver la Misa de cada una de las mañanas! Piensa, al menos, que Yo te miro, pequeña hija Mía, y que te ofrezco conmigo al Padre que está en los Cielos.

1448. 28 de junio. Hora Santa.

El amor no tiene reposo mientras no encuentra al Amado. Y, qué es lo que impide encontrarlo? Las negligenc¡as, las faltas veniales cometidas sin escrúpulo.
¿Te habrías atrevido a arañar Mi Brazo mientras Me clavaban la Mano, o a rasguñar Mi Frente
mientras Me ponían la corona?

Evita las faltas pequeñas; pídeme la Gracia de verlas bien en su verdadera realidad, como un vidrio al sol; entonces serás vigilante y no te atreverás a causarme ninguna pena. Y cuando caigas en la cuenta de que has hecho algo malo, Me pedirás luego perdón.

Yo lo vi todo y estoy dispuesto a olvidar, porque escucho las palabras de tu humildad desolada. Es grande la potencia de la contrición; pues el sacrificio que Me agrada es el de un alma rota de dolor. Nunca la rechazo. Sé siempre Mi pequeña.

  

 Gabriela Bossis (1874-1950) fue la menor de cuatro hijos en una familia católica francesa que la educó cristianamente. Se diplomó en enfermería y sirvió como tal en las misiones de Camerún, por lo que fue condecorada. Fue una persona abierta y comunicativa muy entregada a Cristo, pero que no sintió la vocación religiosa. En 1923 escribió su primera comedia, alcanzó celebridad por obras entretenidas y edificantes que se estrenaron en  numerosos países, incluso interpretando ella algún papel. En 1936 comenzó a transcribir sus diálogos con el Señor, una experiencia mística que vivió durante años. Fue dirigida espiritualmente por varios sacerdotes, que dieron luego testimonio de su paz interior. En uno de sus cuadernos escribe las siguientes palabras que escuchó de Cristo: "Tú has estado siempre bajo mi dirección". Todos esos escritos se agruparon en volúmenes agrupados bajo el título Él y yo. Murió después de experimentar durante varios meses dolencias respiratorias y pérdida de visión, que sobrellevó con el mismo espíritu de conformidad con la voluntad de Dios que guió toda su vida.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA