Domingo, 09 de agosto de 2020

Religión en Libertad

Doy más de lo que se espera

Gabriela Bossis

1429. 15 de marzo de 1945. Hora Santa.

Yo: Señor, ayer tuve la tentación de omitir mi visita de agradecimiento por la comunión de la mañana.

Me contestó: ¿Y por qué? ¿Te habla amado Yo menos ese día? ¿No te Me habla dado todo entero? ¿Te había negado algo de Mis Riquezas misericordiosas? ¡Si supieras el contento que Me dan esas pequeñas visitas! Por supuesto, cuando Me venís a ver a Mí y no venís por la arquitectura o las bellezas del templo; cuando Me habláis como se habla a un amigo y no con simples oraciones rezadas; cuando os abajáis ante Mi y ante vuestros propios ojos. ¡Lo que sucedería si tú, Mi pequeño Instrumento, pensaras haber merecido Mis Favores!

Yo: Señor, permíteme que me regocije, sobre todo esos Favores pueden ayudar al
advenimiento de Tu Reino. Me imagino que soy como el cubo de agua en las manos de aquel
hombre que indicó a tus Apóstoles el camino hacia el hermoso salón tapizado en que instituíste la Eucaristía.

El. He llenado tu pobre alma hasta desbordarse.

Yo: Que todo esto recaiga sobre los otros, Señor. Que nada se pierda.. . ¡Pensar que se trata de una Palabra Tuya! 

El: Ya verás los efectos de Mi Amor. ¿No sabes que Yo doy siempre más de lo que se espera de Mí? En lo espiritual y en lo material; tú misma lo has comprobado. Vé pues en Mí al Compañero de todos tus instantes. Hace un momento, en el jardín Me decías: 'Señor, ¿estás aquí?' Pues sí, Yo estoy siempre al alcance de una palabrita amorosa, de un anhelo, de una sonrisa. Tú querías saludar Mi Alma y era justo; porque Mi Alma es la que más ha sufrido entre todas las almas de los hombres. Por este motivo es Ella la que tiene en el Cielo la más alta Gloria.

Y, ¿sabes por qué fue Ella la que más ha sufrido? Fue porque Ella es la que Dios hizo más perfecta para amar. ¿Acabarás, hija, por creer en el Amor que te tengo? ¿En todo momento y ocasión? ¿Con la más grande alegría?

Yo: ¡Bien que lo quiero, Señor! Pero, ¿qué es lo que hay en mí que me impide llegar hasta el final de mi certidumbre?

El: Llámame con los nombres más dulces y con mucha frecuencia. Los nombres son como anhelos. Así subirás.

 Gabriela Bossis (1874-1950) fue la menor de cuatro hijos en una familia católica francesa que la educó cristianamente. Se diplomó en enfermería y sirvió como tal en las misiones de Camerún, por lo que fue condecorada. Fue una persona abierta y comunicativa muy entregada a Cristo, pero que no sintió la vocación religiosa. En 1923 escribió su primera comedia, alcanzó celebridad por obras entretenidas y edificantes que se estrenaron en  numerosos países, incluso interpretando ella algún papel. En 1936 comenzó a transcribir sus diálogos con el Señor, una experiencia mística que vivió durante años. Fue dirigida espiritualmente por varios sacerdotes, que dieron luego testimonio de su paz interior. En uno de sus cuadernos escribe las siguientes palabras que escuchó de Cristo: "Tú has estado siempre bajo mi dirección". Todos esos escritos se agruparon en volúmenes agrupados bajo el título Él y yo. Murió después de experimentar durante varios meses dolencias respiratorias y pérdida de visión, que sobrellevó con el mismo espíritu de conformidad con la voluntad de Dios que guió toda su vida.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA