Lunes, 23 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Un preso encendió la luz del Sagrario, varios años apagada: fue la señal para que hoy haya Adoración

ReL

Carmen Rubio, una de las responsables de Confraternidad Carcelaria, en la cárcel de Alcalá-Meco Militar
Carmen Rubio, una de las responsables de Confraternidad Carcelaria, en la cárcel de Alcalá-Meco Militar

Aunque en la cárcel militar de Alcalá-Meco, centro en el que cumplen condena 70 internos de las Fuerzas Armadas, había sagrario en la capilla llevaba años con la luz apagada. Sin embargo, gracias a Confraternidad Carcelaria ya hay también adoración al Santísimo en esta prisión, en la que participan los presos junto a los voluntarios católicos.

Esta iniciativa surgió de casualidad. Según cuentan estos voluntarios a Alfa y Omega, un domingo un preso originario de El Salvador vio la luz del sagrario apagada en la capilla y decidió encenderla aunque llevaba años sin que en su interior estuviera el cuerpo de Cristo.

"Siempre he visto esta luz encendida"

“Yo siempre he visto en mi país esta luz encendida”, dijo este recluso, sin saber del todo bien lo que hacía. Sin embargo, el capellán y los voluntarios vieron en este “error” la oportunidad para impulsar algo importante y así poder tener de verdad encendida esta luz.

voluntarios

De este modo, empezaron a pedir todos los permisos necesarios. Carmen Rubio, una de las responsables de Confraternidad Carcelaria, asegura que “como el Santísimo no puede estar sin que nadie lo visite, nosotros nos comprometimos a ir todos los jueves, y además se lo ofrecimos a todos los internos, porque ellos mejor que nadie conocen la necesidad de ser visitado”.

Desde que hace unas semanas comenzaran con esta iniciativa, afirma Carmen, “han ido pasando cosas muy bonitas: estabas en la capilla y de vez en cuando pasaban dos o tres chicos a rezar, un interno hizo unas vidrieras, otro realizó un vía crucis artesanal…”.

Una adoración todos los jueves

El momento propicio se produjo cuando “hubo unas confirmaciones aquí y vino el obispo castrense, Juan del Río, y le propuse celebrar los jueves una adoración al Santísimo, aquí mismo”. Él dio gustoso su permiso y se realiza mientras los presos trabajan en el programa ‘La Peregrinación del Prisionero’, con el que los presos profundizan y crecen en la fe.

Carmen explica que “en la primera adoración estuvimos acompañando al Santísimo dos horas, mientras algunos chicos entraban de vez en cuando a rezar. Está siendo muy bonito. La adoración dentro de una cárcel es una cosa sublime, y nos permite hacer intercesión por todos los presos, Cristo estuvo en la cárcel y yo creo que se siente a gusto en la cárcel, con estos chicos. En el sagrario está Cristo vivo, pero en la cárcel está además Cristo vivo bajo las especies del preso. Él pasó la ultima noche de su vida en la tierra en la cárcel; y conociendo a la gente de la prisión, estoy segura de que ellos fueron los únicos que le consolaron esas horas. Además, el primer santo es un ladrón y un asesino, canonizado por Jesús en un minuto. Por todo esto yo siempre les digo a los chicos: 'Jesús tiene mucho feeling con vosotros'”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA