Viernes, 19 de julio de 2019

Religión en Libertad

«La Eucaristía no puede reducirse a un mero signo de comunión fraterna», dice el arzobispo de Toledo

ReL

La ciudad de Toledo se engalanó para la impresionante procesión del Corpus Christi
La ciudad de Toledo se engalanó para la impresionante procesión del Corpus Christi

El Arzobispo de Toledo y Primado de España, Monseñor Braulio Rodríguez Plaza, presidió este jueves en la catedral la solemne Misa del Corpus Christi, en rito hispano-mozárabe, en una solemnidad especial en esta ciudad.

Junto al arzobispo han concelebrado los arzobispos, Arthur Roche, Secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y José Rodríguez  Carballo, Secretario de la Congregación para los Institutos de la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apóstolica.  Igualmente, han participado en la concelebración eucarística el obispo de Albacete, Ángel Fernández Collado; también el obispo emérito de Segovia, Ángel Rubio Castro.

braulio-corpus

En su homilía, Braulio Rodríguez insistió en el necesario clima de adoración que requiere el misterio eucarístico: “La Eucaristía, por tanto, no puede reducirse a un mero signo de comunión fraterna, de manera que se piense que, en el corto espacio de media hora, y poco más, de celebración consiste precisamente el misterio eucarístico.”

Por ello, añadía que “hemos enfrentado así en competencia la celebración viva de la comunidad con la adoración del Sacramento cuando ésta es su condición, su espacio vital imprescindible. Nos pasa en parte como a aquel alcalde que me confesaba: ‘Aquí, en este pueblo, hay mucha devoción a la Custodia’. No sabía a quién adoraba, tras la celebración de la Santa Misa”.

Solamente en un clima de adoración, la celebración eucarística puede tener también vitalidad; solamente cuando la casa de Dios y también la comunidad en pleno está continuamente imbuida de la presencia de Dios, que nos espera y demuestra silenciosa disponibilidad para respondernos, puede la invitación a la asamblea encaminarnos a la hospitalidad de Jesucristo y de la Iglesia”, agregaba el arzobispo de Toledo.

Monseñor Rodríguez Plaza exhortó también acerca del sentido profundo de la adoración ecuarística: “En este Sacramento, todos somos receptores. Ninguno de nosotros puede mantenerse en la presencia de Cristo Sacramentado más que en adoración. También la potestad del sacerdote tiene que ser, en definitiva, adoración: debe hacer de la adoración y desembocar en la adoración. Comunión y adoración forman, pues, una unidad que no se puede romper.”

Comunión y contemplación

El prelado también tuvo palabras para exponer la unión inseparable entre comunión y adoración: “Comulgar, en efecto, significa entrar en comunión. Comulgar con Cristo significa tener comunidad con Él. Por este motivo, comunión y contemplación se encuentran mutuamente implicadas: una persona no puede comulgar con otra persona sin conocerla; tienen que estar abierta a ella, escuchándola y verla. El amor de amistad lleva siempre consigo también el momento de respeto, de la veneración. No podemos comulgar sacramentalmente, si no lo hacemos también personalmente.”

El Arzobispo de Toledo trajo a colación palabras del Papa San Juan Pablo II acerca de la adoración eucarística, tomadas de su Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia:  “Juan Pablo II dijo aquello de que la adoración eucarística es una escuela de amor al prójimo.  En la Eucaristía no veneramos simplemente a Dios. En ella nos sale al encuentro la ofrenda sacrificial de la vida de Jesús y, en dicha ofrenda, el amor mismo. Pero el amor solo puede comprenderse amando. Por eso el culto eucarístico es el punto de encuentro entre lo personal y lo sacramental, lo sacramental y lo social, puesto en el que también están andadas la vitalidad apostólica y espiritual de la Iglesia, así como la de nuestro ministerio.”

Don Braulio concluyó su homilía invitando a todos los presentes a vivir intensamente este día eucarístico por antonomasia: “Es día de gozar de la presencia del Señor, de adorar su designio, de recibir su gracia. La Eucaristía es alimento de los peregrinos que se convierte en fuerza incluso para quien está cansado, extenuado y desorientado. Participando de la Eucaristía, vivimos de modo extraordinario la oración que Jesús hizo y hace continuamente por cada uno de nosotros a fin de que el mal, que todos encontramos en la vida, no llegue a vencer y obre en nosotros la fuerza transformadora de la muerte y resurrección de Cristo”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA