Sábado, 19 de octubre de 2019

Religión en Libertad

Sor Isabel, con 97 años, aún trabaja cada día en la sala de costura: recuerda sus fiestas juveniles

ReL

Sor Isabel tiene 97 años y sigue trabajando en la sala de costura del convento de las concepcionistas de Viveiros
Sor Isabel tiene 97 años y sigue trabajando en la sala de costura del convento de las concepcionistas de Viveiros

Las concepcionistas de Viveiro (Lugo) llevan más de 4 siglos en su convento. Es la Orden de la Inmaculada Concepción fundada en el siglo XV por Santa Beatriz de Silva, con la ayuda de la reina Isabel la Católica. El monasterio de Viveiro es un Bien de Interés Cultural, dentro del catálogo de monumentos del patrimonio histórico de España.

Allí está, con 97 años de edad, sor Isabel, la más veterana del convento. A su edad, tiene un dinamismo envidiable: cada día trabaja en la sala de costura. ¿Cuántas personas de 97 años siguen trabajando día tras día? Sor Isabel recuerda con una mezcla de orgullo y de humildad que sus manos han bordado buena parte de los estandartes de las cofradías de la Semana Santa de Viveiro.

Ha explicado a Pepa Losada y Lucía Rey, en La Voz de Galicia, cómo fue su vocación religiosa y como vive hoy esta vocación, después de tantos años.

Su nombre civil era María Josefa González Teijeiro y su familia le llamaba Maruja. «Con 14 años ya quería ser monja», dice, aunque tardó bastantes años en lograr entrar en el convento de las concepcionistas, el que siempre quiso.

«Éramos siete hermanos y yo era la responsable de todos. Trabajé de modista, me divertía mucho en las fiestas y tuve pretendientes, pero mi sueño era ser monja y me consagré con 36 años», relata.

Después de seis décadas en la Concepción, quiere insistir en que su vida es muy activa. «Aunque alguna gente piensa que las monjas no hacemos nada, no es cierto: sea durmiendo sea despiertas no paramos», sonríe junto a las máquinas de coser en la sala de costura donde todavía trabaja a diario con sor Francisca, sor Lina y otras religiosas del convento. Hay 12 religiosas en la casa, son como una familia.

Sor Isabel cree que al otro lado de los gruesos muros del convento «se vive aceleradamente, con prisa y se piensa poco».

¿Qué hace falta para ser religiosa de clausura? «Se necesita vocación, sentir la llamada de Dios, pero también saber adaptarse a la vida en comunidad», destaca sor Teresa, la abadesa.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA