Martes, 22 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Emoción y alegría en la primera misa con fieles -y muchas precauciones- en la catedral de Málaga

Control de temperaturas a la entrada de la catedral de Málaga, templo que ha retomado las misas públicas el 18 de mayo
Control de temperaturas a la entrada de la catedral de Málaga, templo que ha retomado las misas públicas el 18 de mayo

ReL

Dispensadores de gel, control de temperaturas, asientos señalados... pero por fin se puede comulgar.

Varias provincias españolas han reabierto el culto público este lunes 18 de mayo. Es el caso de Málaga, que lo ejemplifica con una crónica en la web diocesana acerca de lo vivido en su primera misa de "reapertura" tras el confinamiento. Su experiencia se parece a la de muchas otras iglesias grandes de capitales de provincia.

"Desde primera hora de la mañana, algunos fieles se acercaban a la puerta de las cadenas a preguntar por el horario de Misas y de apertura del primer templo malagueño, que exhibe toda la información necesaria en un panel a la entrada", explica la crónica del periodista Antonio Moreno Ruiz.

Juan José, un feligrés habitual de la Catedral, declaró: "Estar sin Eucaristía durante dos meses ha sido duro. Estoy muy contento de recuperar el pulso".

dispensadores_gel_pie

Dispensador de gel que se activa con el pie, a la entrada

"Nos faltaba comulgar"

El primer feligrés que ha accedido al primer templo malagueño después del confinamiento ha sido otro fijo, Juan Fernando Pons, que tiene la costumbre de acudir todos los días andando desde su casa, en la Rosaleda.

«Tenía muchísimas ganas de volver. He estado viendo la Misa por televisión, no he dejado de seguirla, pero ya nos faltaba tomar a Jesucristo, comulgar. En cuanto se ha abierto, aquí estoy. Para mí la Eucaristía es todo. Esta ya es mi carrera para llegar a la tierra prometida. Para mí es lo máximo».

Ángel Palazuelos, por su parte, afirma nada más higienizarse las manos con el gel hidroalcohólico que se distribuye a la entrada, que es una alegría volver. «Soy vecino de Calle San Agustín. Me gusta saludar al Señor en el Sagrario cuando puedo. Algunas iglesias, como Santiago, San Agustín o Stella Maris estaban en ocasiones abiertas. Ahora es una alegría poder regresar a nuestro templo mayor, verlo abierto y volver a entrar. En mi oración le voy a pedir salud y mucha fuerza para todos para salir adelante. Que ayude a tantas personas que están pasándolo mal en esta situación».

malaga_bancos

Se marcan los espacios donde está permitido sentarse, para mantener las distancias

Responsables de orden toman las temperaturas

A la entrada de la Catedral, uno de los asistentes de orden toma la temperatura de los fieles impidiendo la entrada a quienes tengan síntomas de enfermedad.

Una vez dentro, dos grandes monitores ofrecen información actualizada del aforo, medidas de higiene y horarios.

Asimismo, dos dispensadores de gel que se accionan con el pie invitan a los asistentes a la desinfección de manos.

Junto a ellos, dos cepillos electrónicos en los que se puede hacer donativos en metálico o a través de tarjeta y dispositivos contactless. Repartidos por todo el templo, diversos carteles recuerdan a los fieles mantener la distancia de seguridad mientras que los bancos tienen señalados los sitios que sí pueden ser ocupados.

malaga_comunion

La comunión sin filas, manteniendo las distancias

La primera Misa tras el confinamiento ha sido presidida por el canónigo Alejandro Pérez Verdugo, delegado diocesano de Liturgia, y concelebrada por el vicario general, José A. Sánchez. Los fieles se han acercado a comulgar en fila, con la separación recomendada, y la han tomado todos en la mano.

Volver juntos, aunque "de manera un poco extraña"

El padre Pérez Verdugo manifestó ante todos «su alegría al volver a retomar el culto público, la alegría de vivir la fe juntos, aunque sea de esta manera un poco especial y extraña».

Hizo una llamada a la prudencia. «Mientras esta pandemia continúe hay que ser prudentes y atender a las normativas que nos vienen dando desde el Obispado. Todos colaboramos así a cuidarnos y a cuidar a los demás. Continuamos por tanto celebrando nuestra fe, que nunca hemos dejado de celebrar». Y ha finalizado «agradeciendo al Señor el don sacramental real, presencial no virtual de la Eucaristía».

Alegres de volver, aunque algunos han descubierto las misas online

A la salida de Misa, uno de los feligreses, José Antonio, afirmaba emocionado haber sentido «la emoción y el cariño de siempre al volver a comulgar. Los católicos echamos de menos echar un ratito ante el Santísimo».

Amparo, por su parte, compartía la alegría de volver a comulgar. «Fíjate si tendría ganas que he venido a la primera Misa. En cuanto me enteré de que había a las 10, aquí estoy. La echaba mucho de menos. La escucho en la radio pero no es lo mismo».

Lola, a su vez, afirma estar encantada «de que hayamos vuelto a retomar esta vivencia», aunque saca algo positivo de no haber podido venir. «He seguido la Misa online del papa todos los días y me han gustado mucho sus homilías. Tenemos que aprender mucho los cristianos de él. Para mí ha sido un descubrimiento magnífico».

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA