Domingo, 22 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Huellas de ayer y hoy de las 14 mártires recién beatificadas en Madrid

Los familiares de las mártires concepcionistas: «Son signo de reconciliación para quienes aún odian»

Beatificación de las concepcionistas mártires en la catedral de la Almudena de Madrid - las palmas simbolizan el martirio
Beatificación de las concepcionistas mártires en la catedral de la Almudena de Madrid - las palmas simbolizan el martirio

Laura Daniele / ABC

A sus 94 años, el padre capuchino Rainerio de Nava ya no contaba con poder ver a su hermana elevada a los altares. Sor María Beatriz de Santa Teresa fue una de las 14 religiosas concepcionistas asesinadas durante la Guerra Civil que fueron beatificadas la semana pasada en la catedral de la Almudena. 

«Ha sido una gracia de Dios, un regalo muy grande. Nunca pensé que iba a poder vivirlo», asegura el sacerdote, que ha recibido a ABC en el convento de la Parroquia de San Antonio en el madrileño barrio de Cuatro Caminos.

rainerio-navas-martires

Rainerio de Nava, de 94 años, sacerdote capuchino, es hermano de una de las beatas mártires concepcionistas 

Este fraile fue el principal responsable de la etapa diocesana del proceso de beatificación de estas religiosas, que luego continuó el capuchino Alfonso Ramírez Peralbo en el Vaticano y que culminó en enero de 2019 con el decreto de martirio firmado por el Papa Francisco.

Fueron muchos años de trabajo, recopilando información y testimonios para poder demostrar que estas hermanas concepcionistas franciscanas prefirieron morir a traicionar su fe durante la persecución religiosa de los años 30 del siglo XX.

"Sofocón emocional"

«La ceremonia de beatificación ha sido una especie de sofocón emocional. Desde entonces tengo un estado de ánimo optimista tanto en mi vida personal como religiosa. Algo se me ha quedado prendido en el corazón y siento una disposición personal distinta»,asegura el fraile, que no esconde su profunda tristeza por la tergiversación que algunos medios de comunicación han hecho de la beatificación. 

«Estas mujeres fueron asesinadas por los milicianos por odio a la fe, no desaparecieron así sin más, como han dicho algunos periodistas», subrayó.

Las 14 religiosas pertenecían a la Orden de la Inmaculada Concepción. Diez de ellas formaban parte de la comunidad del monasterio madrileño de San José; dos a la comunidad de Escalona (Toledo) y las otras dos a la de El Pardo (Madrid).

concepcionistas_san_jose_1936

Las concepcionistas del convento de San José, en Madrid, en 1936:
10 fueron martirizadas ese mismo año y ahora beatificadas

La hermana del padre Rainerio estaba en el convento de San José. Era la mayor de siete hermanos. Él era el más pequeño. Sus padres eran labradores oriundos de Navas de los Caballeros (León), un pueblo situado en la depresión del río Valdeyorma.

«Cuando se despidió de la familia para irse al convento con 16 años, yo estaba en el seno de mi madre», recuerda el fraile, que está a punto de cumplir 75 años en su ministerio sacerdotal. «Mis padres me contaron que era una niña extraordinariaY siempre se distinguió por ser una persona consecuente. Con 10 o 12 años cogía el arado, que era muy pesado, y labraba el campo», asegura.

La noticia de su muerte le llegó por carta cuando el padre Rainerio tenía 12 años y estudiaba en un colegio en Bilbao. Su hermana entonces tenía 28. «Fue muy doloroso», recuerda el capuchino.

Con el paso del tiempo, el fraile consiguió saber a través de distintos testimonios cómo habían sido los últimos meses de estas religiosas antes de ser fusiladas. «En el caso de la comunidad del convento de San José las denunció la portera de un edificio vecino. Cuando llegaron los milicianos tiraron a una hermana que iba en silla de ruedas por las escaleras. Llevaban meses sin comida ni nada. Los revolucionarios hicieron a las religiosas de entonces muchas cosas crueles que prefiero no recordar», asegura.

"Probablemente están en una fosa común en Paracuellos"

El relato de algunos testigos y numerosos documentos permitieron confirmar posteriormente que estas religiosas –que se habían visto obligadas a abandonar su convento para refugiarse en un piso de la madrileña calle Francisco Silvela– fueron fusiladas entre el 6 y el 8 de noviembre de 1936. «Sus cuerpos probablemente se encuentren enterrados en una fosa común en Paracuellos del Jarama», asegura el padre Rainerio.

Junto a ellas, también encontró la muerte la abadesa, María del Carmen Lacaba Andía. «En lugar de huir, como pudo hacerlo, se negó a abandonar a sus hermanas enfermas. Sus últimas palabras antes de morir fueron: ‘Viva Cristo Rey’», asegura el capuchino.

Las dos mártires de El Pardo, las únicas localizadas

Algo parecido ocurrió con las dos monjas de El Pardo. Tras echarlas de su convento fueron llevadas hasta un descampado en el barrio madrileño de Vicálvaro, donde las fusilaron el 22 de agosto de 1936. Son los únicos dos cuerpos localizados e identificados. Se encuentran en la capilla del protomonasterio de las concepcionistas franciscanas de Toledo, la casa madre.

Se trata de la beata Inés de San José y de su hermana carnal, la beata María del Carmen de la Purísima Concepción. «El sepulturero que las enterró era un hombre bueno. Después de limpiarles el rostro les tomó una fotografía y puso una señal en sus tumbas. Gracias a eso pudieron ser reconocidas posteriormente», explica sor Ana María, religiosa concepcionista, quien recuerda que todas estas monjas sabían que iban a morir y aceptaban el martirio.«Rezaban al Señor para que los republicanos se convirtieran», subraya.

Todas murieron de una forma cruel, pero sin guardar «ningún tipo de odio en el corazón y sin renegar de su fe», recordó el postulador de su causa, el fraile capuchino Alfonso Ramírez Peralbo. Los malos tratos y los insultos que tuvieron que soportar estas religiosas sin que llegaran a renegar de su fe solo se explica –según detalla este fraile– por su «intensa vida de oración y su profunda vida interior».

concepcionistas_rezan

Reconciliar a los que todavía odian

Prefirieron morir a traicionar su fe, pero antes de que les arrebataran la vida también supieron perdonar. Por ello, los mártires son «un signo de reconciliación para los que todavía odian». Así lo vive Inmaculada Cano Fuentes. Su padre era primo hermano de la beata María del Santísimo Sacramento, una de las catorce concepcionistas que fueron beatificadas la semana pasada en la catedral de La Almudena. Sor María ingresó en el convento de San José (Madrid) cuando tenía 18 años y fue fusilada en 1936 a los 49, después de tres décadas dedicadas a la vida consagrada.

Inmaculada, junto a otros muchos familiares, participó en la ceremonia beatificación celebrada en La Almudena. Allí también estban más de un centenar de religiosas concepcionistas de todo el mundo.

«La viví con mucha espiritualidad y con mucha verdad en estos días donde reina tanta falsedad. Creo que la beatificación de estas religiosas es un motivo de alegría y espero que sirva para que la gente reflexione sobre la vida de estas mujeres que llevaron su fe hasta el extremo», asegura.

Como en muchas familias españolas divididas por la Guerra Civil, en la de Inmaculada no se hablaba del tema. «Nuestros padres no nos contaban nada porque en la misma familia había de un bando y del otro», recuerda.

beatificacion_reliquia_concepcionistas

1.915 mártires ya en los altares... y vienen más

Con la beatificación de estas catorce religiosas concepcionistas, el número de mártires españoles de la persecución religiosa de los años 30 del siglo XX alcanza los 1.915. Pero esta cifra faraónica aún es provisional, ya que todavía quedan muchas causas pendientes en las diócesis y el Vaticano.

La mayoría de los mártires beatos españoles (1.319) son religiosos, seguido de sacerdotes 284, religiosas (183), laicos (106), seminaristas (14) y diáconos (1). «Fueron un ejemplo de generosidad y perdón. En las peores circunstancias supieron perdonar. Murieron por su fe no por causas políticas. Su sacrificio no fue en balde», asegura el postulador de la causa concepcionista, el capuchino Alfonso Ramírez.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA