Lunes, 21 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Reacciones al «giro gay» del Partido Popular

«Del PSOE, al menos, se salió Mercedes Aroz. ¿Se irá alguien del PP?», plantea Josep Miró

Miró dejó Convergència cuando su partido adoptó el homosexualismo político. Lo mismo hizo Aroz. Miró propone a la Iglesia «no repetir los errores de 1985 con el aborto» y «que los obispos pregunten a los políticos católicos qué piensan hacer».

Pablo J. Ginés/ReL

Josep Miró i Ardèvol, presidente de E-Cristians y miembro del Pontificio Consejo de Laicos pide que los obispos y los cristianos presionen a los políticos católicos para que defiendan el matrimonio de verdad.

Él no lo dice en la entrevista, pero en junio de 2008 él mismo abandonó su militancia en Convergència Democràtica por (como explicó en una carta abierta) "la incompatibilidad entre la afiliación a CDC y el querer vivir de manera coherente con lo que la Iglesia propone".

Él mismo lo explicaba así: "Yo no contribuí a crear CDC para promover el homosexualismo político y la ideología de género".

El ejemplo de Mercedes Aroz
Miró recuerda estos días el caso de la senadora catalana socialista, Mercedes Aroz, cofundadora del Partido de los Socialistas de Cataluña en 1978 y militante socialista durante 33 años. Aroz se convirtió al catolicismo en 2007, tras un proceso que se inicia con el impacto que supone para ella la JMJ del 2000 en Roma, por la esperanza de aquellos jóvenes y la figura de Juan Pablo II, y después de leer mucho a Joseph Ratzinger. "Ahora que soy cristiana, no veo como ser "cristiana por el socialismo". ¿No va primero el cristianismo? ¡Lo que hace falta es ser cristianos por el evangelio!", declaró en el Congreso Católicos y Vida Pública de 2008.
Antes, en 2005, se ausentó del senado para no votar a favor del matrimonio gay... y de hecho el Senado rechazó la redefinición del matrimonio. Aroz incluso publicó un escrito expresando su oposición mientras aún era senadora socialista, con su postura, la misma que la del socialista francés Lionel Jospin: proteger a los niños, defender el matrimonio basado en la ley natural y ofrecer a los homosexuales otros pactos de convivencia.

Ella misma explicó que cobró conciencia de que era imposible ser católica en el PSOE en un momento clave: cuando el partido aprobó el matrimonio gay.

"En 2005 me encuentro el proyecto de ley para equiparar jurídicamente las uniones del mismo sexo con el matrimonio. Tomé entonces conciencia de la contradicción entre el proyecto socialista y el compromiso cristiano, que no es una ideología. Ahí fue el divorcio con el proyecto socialista", aseguró en Católicos y Vida Pública hace exactamente 4 años.

He aquí nuestra entrevista a Josep Miró.

- Señor Miró, tras la sentencia del Tribunal Constitucional, que apoya la redefinición del matrimonio, ¿qué pueden hacer ahora la Iglesia y los católicos para defender el matrimonio?

–A medio plazo, hemos de desarrollar un proyecto cultural alternativo, usando las universidades católicas, las escuelas y los medios de comunicación afines. Y a corto plazo, los obispos deben preguntar a los políticos católicos qué piensan hacer. No basta con que éstos expresen disconformidad: eso no cambia leyes injustas. La senadora Mercedes Aroz, por ejemplo, expresó su defensa de la familia dejando el PSOE.

- ¿Qué quiere decir?

– Lo que digo. Que, al menos, de los socialistas se salió Mercedes Aroz. ¿Se irá alguien del PP ahora que el partido defiende lo mismo que el PSOE, lo mismo que causó la marcha de la senadora Aroz?

– ¿Se puede abolir la ley del matrimonio gay?

– Claro. El Gobierno actual puede cambiar esa ley y cualquier otra cuando quiera. Continuamente los Gobiernos quitan leyes anteriores cuando consideran que son malas. En España todos los gobiernos han quitado muchas leyes que eran perfectamente constitucionales, es algo normal. ¿Por qué esta no?

– ¿Hay peligro de que se lleve a los tribunales a colegios católicos, parroquias, etc... por no tratar como matrimonio a las uniones del mismo sexo? ¿La sentencia puede dañar a la libertad de expresión, culto o educación de los católicos?

–Si la sentencia habla de «derechos humanos», algo que aún no sabemos, sí puede usarse para recortar estas libertades. La sentencia apuntaría a la línea de flotación de la Iglesia en toda Europa, precisamente cuando en Francia se debate el tema.

–¿Qué es lo peor que puede pasar en la Iglesia ahora?

Lo peor sería que, como en 1985 con el aborto, se dé todo por perdido y se olvide el tema. Que lo que ahora es aún una minoría se haga hegemónica. Con perseverancia y estrategia podemos cambiar todo. En 1985, con el aborto, la Iglesia, la mayor parte de la jerarquía y los católicos, desertaron del espacio público. Antes de aprobarse la ley, hubo grandes campañas y manifestaciones. Después, casi todos lo dieron por perdido y se olvidaron. El aborto, que según el CIS sólo lo aceptaba una minoría muy pequeña, pasó enseguida a ser hegemónico porque no se presentó batalla. ¡No repitamos el error de 1985 con el aborto! Hemos de insistir, con perseverancia y estrategia. Hay dos cosas concretas que entonces no se hicieron y hoy debemos hacer: la presión a los políticos católicos y poner en marcha un proyecto cultural fuerte, alternativo.

– ¿En qué situación está el católico que hoy quiera votar a un partido que defienda el matrimonio en España?

– Yo solo conozco a un partido con representación parlamentaria que lo tenga claramente en su programa: Unió Democràtica. Otra cosa es que sea pequeño y esté arrinconado. Y quizá también, aunque no lo conozco tan de cerca, Unión del Pueblo Navarro.

– En Estados Unidos, con respecto a los referendos sobre uniones gays, los grupos pro-familia decían que lo importante no era cuánto recaudaban los lobbies gays, sino lo que conseguían reunir las plataformas pro-familia para hacer oir su voz con anuncios. Por ejemplo, en el Estado de Washington, el lobby gay consiguió 12 millones de dólares, y los pro-familia sólo 2 millones. ¿Lo que importa en España es también la cantidad de dinero que reúna la postura pro-familia para hacer oír sus argumentos?

- No, porque no estamos ante una acción puntual como un referendum. En España no es un tema de dinero, sino de querer orientar los recursos de los que ya disponemos de forma estratégica. Ya tenemos cientos de escuelas, universidades, parroquias, algunos medios de comunicación... hay que orientarlas estratégicamente hacia estos temas, hacia el proyecto cultural católico.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA