Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 24 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Personajes
«Un poder imparable, una presencia en sus ojos»

Era judío alejado de Dios, soñó con Jesús y el demonio, y una mirada de Benedicto XVI le convirtió

Era judío alejado de Dios, soñó con Jesús y el demonio, y una mirada de Benedicto XVI le convirtió
Roger Dubin cuenta la historia de su itinerario espiritual, hasta que algo extraordinario le sucedió el día de la elección de Benedicto XVI

P.J. Ginés/ReL

19 febrero 2014

A Roger Dubin, criado en una familia judía neoyorquina nada devota, decepcionado del vacío de la Nueva Era y las meditaciones orientales, anticristiano intrigado por Cristo, lo que le convirtió al catolicismo fue ver a Benedicto XVI en el balcón, desde la televisión de un bar, el día de su aceptación como Pontífice.
 
“Soy el primer converso de Benedicto XVI”, dice.

¡Roger se convirtió cuando Benedicto se asomó al balcón! Fue algo en la mirada del Papa alemán, algo místico, algo que no se ve cuando se repasan los vídeos del momento. Algo que le hizo llorar y transformó toda su persona.  
 
Para entender hasta qué punto es insólita un experiencia así, hay que conocer la historia de Roger.
 
Familia judía rusa en Nueva York
“Me crié en una familia de herencia rusa problemática, oscura y a menudo violenta por el temperamento volcánico de mi padre, entre parientes ricos y exitosos cuyo judaísmo se refería sólo a la tradición, la identidad y la pervivencia, no a Dios. Mi hermana pequeña nació autista, mi hermana mayor y yo nos peleábamos y mamá estaba saturada. No era para nada un hogar feliz, y yo escapaba de él leyendo mucho”, escribe Roger en el Catholic World Report.
 
Aunque sus padres eran agnósticos, y su padre incluso hostil a la religión, el pequeño Roger siempre creyó en Dios, “aunque Él no me gustara mucho”.
 
Por cumplir las tradiciones, su madre sin fe solía insistir en celebrar algunas de las principales fiestas judías. Como otros adolescentes judíos, Roger también celebró su Bar Mitzvah, si bien en una versión acelerada, en "un curso de urgencia" con un rabino que le enseñó algunas frases en hebreo fonético y con alguna incursión en el Antiguo Testamento y la Torá.
 
Sin Nuevo Testamento, sólo películas
¿Qué sabía el joven Roger de Jesús y el cristianismo? Nunca leyó el Nuevo Testamento. Sabía de Jesús lo que veía en las películas “de romanos”, y sólo porque eran espectaculares y hablaban algo de Dios, lo cual le parecía de cierto interés.

Sabía, por ejemplo, que los romanos habían crucificado a Jesús y que el Sanedrín había participado con falsos testimonios e interrogatorios injustos.
 
Lo cierto es que como varias generaciones de niños neoyorquinos antes que él, no dejó de participar en la típica pelea a puñetazos de barrio de niños judíos contra niños católicos, en la que los niños católicos solían empezar acusándoles: “vosotros matasteis a Jesús”. Roger pensaba que era una acusación absurda: ¿qué culpa tenía él de algo sucedido 2.000 años antes?
 
Claro que su familia también tenía su propia lista de acusaciones generalizantes. La mayor parte de sus parientes acusaba a los cristianos, y aún más a los católicos, de las persecuciones medievales, los pogromos, la discriminación mundial, e incluso aspectos del Holocausto.
 
Ser judío en mi clan tenía que ver con estar en contra de algo, no a favor de algo… excepto apoyar a Israel; arrejuntarnos, y no salir… excepto para ayudar otros judíos; vivir un torvo fatalismo, no fe en Diosexcepto para quejarnos de Él. Es comprensible, quizá, que de adulto joven no me considerase judío, excepto si había alguien que me pareciera antisemita, para enfrentarme. Lo cierto es que nunca me sentí judío, de una forma centrada en Dios… ¡hasta que me hice católico!”

Jesús: ¿el hippy o el carpintero? 
Odiaba la palabra “Jesús”… aunque no necesariamente al personaje de Jesús.
 
La palabra le hacía pensar en un Jesús feminizado, blando, una especie de hippy inofensivo con flores, que flotaba sin tocar el suelo, que decía tonterías etéreas sobre paz y amor… Lo que había visto en ambientes populares, de oídas… sin acercarse nunca al Nuevo Testamento. Ese Jesús hippy “me ponía enfermo”.
 
Pero, en cambio, el joven Roger sí había dedicado un tiempo a pensar cómo debió ser el verdadero Jesús: tenía que haber sido un tipo fuerte para trabajar en una carpintería, un tipo duro. Se lo imaginaba “con una paloma en una mano y un martillo en la otra, y siempre el más listo del lugar. De lo contrario, ¿qué judío le habría seguido?”
 
Incluso conocía un versículo que citaría si hiciese falta: “no he venido a traer la paz sino la espada”.  “Me gustaba la idea de un Jesús musculoso con una espada, pero parece evidente que no le gustaba a nadie más, al menos desde la época de los Caballeros Templarios”.
 
Su conclusión sobre Jesús es que probablemente no habría forma de conocerlo, pero que “el Dios de Abraham, Isaac y Jacob probablemente sentía lo mismo que yo acerca de cómo se le veía en tiempos modernos”.
 
Dejar la familia, caer en la New Age
Roger abandonó el hogar a los 16 años y entró en la marina mercante, rumbo a África. Cuando volvió, intentó ir a algunos colegios universitarios con poco éxito.
 
A los 22 años adoptó una mezcla de Nueva Era, orientalismo, creencia en el karma y la reencarnación  y el relativismo moral. Era una forma de librarse del Dios bíblico, que le echaba en cara pecados y transgresiones, “que, desgraciadamente, eran legión”.
 
Su primer matrimonio fracasó en 4 años, sin hijos. Asumió una vida sin raíces: músico profesional, escritor, editor… Y en 1981 conoció a Barbara, la que hoy es su mujer.
 
Barbara se había educado como protestante. Aunque se había alejado de toda iglesia, aún le atraía la figura de Jesús. Ahora se dedicaba a ese cóctel de creencias que era la Nueva Era, aunque intentaba introducir los valores de Jesús y sus enseñanzas sobre el Reino y las Bienaventuranzas en ese ambiente.
 
Se casaron, y él –que nunca había pensado en tener hijos- adoptó los hijos que ella traía de una unión anterior. Barbara era artista y relacionaba su espiritualidad Nueva Era con la necesidad de crear, de colaborar con Dios en la creación de belleza eterna. Su visión ética y familiar, a estas alturas, eran prácticamente cristianas.



Roger -con gorra- con su esposa y sus hijos
en Inglaterra


Cuando la esposa reza por el esposo
 
A partir de los años 90 ella se acercó más y más a Cristo. Y una vez –sólo una, detallaría años después- se dirigió directamente a Jesucristo con una petición: oró fervientemente por la conversión de Roger al cristianismo, sospechando que sin la conversión de él, ella nunca podría dar el paso definitivo hacia Cristo sin romper la familia.
 
Roger era ahora un padre de familia, con un trabajo serio con una empresa de consultoría.

Quería a sus hijos adoptivos… pero les gritaba, se enfurecía, como lo había hecho su violento padre antes que él. Había heredado su temperamento. Era consciente de esta tendencia, intentaba combatirla con meditación, con relajación, con toda la batería de recursos del orientalismo new-age… y no avanzaba.
 
“Esas técnicas llamadas ejercicios espirituales estaban todas centradas en el yo, en el ego, y lo último que yo necesitaba era más egoísmo”, recuerda Roger.

El sueño de Jesús y el demonio 
A principios de 2004, Roger era un empresario decepcionado con la espiritualidad orientalizante, furioso por ser furibundo y que despreciaba con fuerza el cristianismo, con la excepción puntual de la persona de Juan Pablo II, de quien admiraba su firmeza contra el comunismo y su colaboración o sintonía con Ronald Reagan y Margaret Thatcher para lograr el colapso del bloque soviético.
 
Y entonces tuvo un sueño, “tan vívido que lo recuerdo hoy como lo vi entonces”, escribe en 2013.


 
Roger, en su foto de perfil empresarial

Roger iba vestido de ejecutivo por una calle vacía de ciudad. En la puerta de un edificio le esperaba Jesucristo, también vestido de ejecutivo. Era muy parecido a como él se lo había imaginado: aspecto duro, muy masculino, sabio. “Parecía saberlo todo sobre mí, pero no me importaba”. Y se dieron la mano.

Jesús le dijo:

- Necesito que hagas algo. Sube al piso de arriba del todo de este edificio y mata a Satán.

-¿Por qué yo?

- ¿Por qué no?
 
“Yo no tenía respuesta a eso, así que fui”, dice Roger.

Entró en el elegante edificio de mármol y cromo y madera pulida, subió en el ascensor al último piso y entró en un despacho inmenso con un enorme escritorio. Allí había un ejecutivo elegantísimo, con una expresión agradable.

“Yo sabía quién era él, y él sabía quién era yo y Quién me enviaba. Se levantó, vino hacia mí, amenazador… excepto por  el miedo en sus ojos. Puse mis manos en sus hombros y dije: ‘En el Nombre de Jesucristo…’ y las palabras en mi mente eran ‘te mato’ pero  lo que salió por mi boca fue ‘te beso’.  Su cara se puso blanca, le besé en la frente y él se derrumbó muerto".

"Al despertar, pensé ‘esto ha sido claramente algún tipo de error cósmico colosal”."
 
Pero ahí estaba… él, judío orientalista enfadado… expulsaba al demonio invocando a Jesús, aunque fuera en sueños y con un gesto confuso… ¿besar al demonio? ¿O rechazar al demonio? ¿Qué hacía realmente en su vida?

El año de la transición 
Menos de un año después, en 2005, murió Juan Pablo II, y su figura llenó noticiarios y televisiones durante muchos días. Era innegable –Roger lo veía- que había marcado una época y era un líder que congregaba multitudes en sus funerales. Muchas personalidades no católicas le alababan. Se planteó si era algo más que un líder anticomunista, si había detrás algo espiritual.
 
Esos días de duelo por el Papa polaco su esposa le dijo: “Necesitas religión, Roger. Has estado demasiado tiempo a la deriva”.
 
Pasaron los días. En Roma se celebraba el Cónclave. Roger estaba en el bar del aeropuerto Sky Harbor de Phoenix. Tomando un capuchino contemplaba el humo blanco, la fumata que anunciaba que había un nuevo Papa. Miró a la gente del bar y los viajeros, que se paraban a ver las pantallas de TV, unos por curiosidad; otros, católicos, sinceramente emocionados.
 
Él había oído hablar del cardenal Ratzinger en estas semanas. Sabía que las acusaciones de la izquierda, que él no apreciaba, eran absurdas: los mismos que criticaban a Juan Pablo II ahora criticaban a su colaborador, sin duda fiel y humilde, dispuesto a cargar con insultos como “el Rottweiller de Dios”. Era evidente que Ratzinger era, simplemente, un “hombre bajo autoridad”, que había cumplido lo que le encomendaban.

"Un poder imparable, una presencia" 
Y entonces, Benedicto XVI salió a la balconada y alzó los brazos sobre la Plaza de San Pedro, y muchos espectadores en el bar aplaudieron y otros se quejaron.
 
La cámara hizo zoom in, los ojos de Benedicto XVI parecieron mirar directamente hacia mí y a través de mí y en ese momento exacto tuvo lugar mi conversión”, escribe Roger en 2013… repitiendo palabras que dijo el día de su bautizo en 2007.
 
Un poder imparable y una presencia llegaron a través de sus ojos y me rebanaron, me dejaron abierto. Estallé en lágrimas, y todo lo que yo jamás pensé que había sido, o no había sido, salió fuera. Era la espada de Cristo y no habría paz hasta que yo le ofreciera la mía”.
 
Un año después se bautizaba y su esposa le acompañaba y entraba también en la Iglesia Católica.

En 2013, cuando Benedicto XVI renunció, Roger Dubin publicó su testimonio en homenaje al hombre que fue vehículo para su conversión. Cuando se repasa la cinta de esa escena histórica de 2005, no se ve ningún zoom… fue algo que vivió sólo Roger e hizo de él el primer converso de Benedicto XVI.
 
Hoy sirve en el equipo de iniciación cristiana de adultos, hace una hora de adoración en la parroquia, la familia va a misa los domingos y reza cada día. Alaba el pontificado de Benedicto XVI  (“revolucionario”) y recuerda su extraño sueño, esa conciencia de tomar decisiones en una lucha contra el mal.
 
(Roger Dubin es también autor de una novela, “The coin of the realm” y dirige una empresa, Dubin Marketing Inc.)


Hay más historias de judíos guiados por sueños hacia la Iglesia Católica:

Mark Neugebauer soñaba con San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Ávila
,

y Roy Schoeman cambió tras soñar con la Virgen María
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
¿Te ha gustado esta historia? Ayúdanos a que llegue a muchas más personas
y a que podamos seguir publicando más. Pincha aquí y haz ahora tu donación.
7 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ANGEL
15/09/2015
No manipularás.
¿EL COMENTARIO EN LETRAS MAYÚCULAS... [El comentario en cuestión es de hace 18 meses y hace ya 18 meses que fue amonestado y se dejó para servir de ejemplo de lo que no hay que hacer. La comentarista no reincidió. Nota de ReL]
Veronica Patricia Torres Chavez
20/02/2014
Espiritu Santo.
Gracias por publicar esta maravillosa historia, francamente me ha hecho llorar, trato de ser una catolica fiel a Dios, dentro de mil miles defectos, pero creo en el Amor infinito de Dios y de Maria Santisima, soy una seguidora de el Papa Emerito, francamente me dolio muchisisimo su renuncia, pero a la vez lo entendi, quiero mucho y admiro a Francisco, es un gran Papa, pero a su vez extrano la ternura y la bondad de Benedicto XVI, los Catolicos somos tan afortunados de tener grandes representantes, pero es el Espiritu Santo quien actua, es por ello que el Espiritu Santo es quien descendio sobre Roger, que afortunado!!!! Dios se le manifesto, tuvo una Teofania personal!!!! gracias por no guardartela Roger y ojala el Espiritu Santo te de la Luz para guiar a muchos bajo el camino de la Verdad, que es Jesus en nuestra Santa Madre, la Iglesia Catolica
Manuel
19/02/2014
Gran historia.
Otra magnífica historia. Dios escoge a todos, a los valientes y a los cobardes, a los fuertes y a los débiles para hacer maravillas, y todos le bendecimos por la medida colmada, rebosante que podemos llegar a recibir incluso aquí. Que Dios nos limpie a todos. Saludos.
Eduardo
19/02/2014
Benedetto.
San Pablo afirmo en su carta a Filemon: ´´engendre a Onesismo en la carcel como ten engendre a ti´´ el milagro de la conversión proviene de Dios uno y trino San Pablo fue instrumente y en el caso que hemos leido el intrumento fue Benedicto XVI
David
19/02/2014
La mirada de Benedicto.
Muy bien aclarado Lisa. Yo tengo que reconocer que en una ocasión, en un Via Crucis, me di cuenta de la mirada de Benedicto XVI. Estaba él tan inmerso en las escenas de la Pasión que ´´pude verle´´ en plena contemplación de esos misterios. Quedé tan sorprendido, que en ocasiones se lo he comentado a mi mujer: jamás he visto una mirada orante así.
Lisa
19/02/2014
MILAGROS EN NOMBRE DE DIOS..
POR SUPUESTO QUE EL UNICO QUE HACE MILAGROS ES DIOS, ES OBVIO. PERO DESDE EL ANTIGUO TESTAMENTO HABIAN HOMBRES ESCOGIDOS QUE HACIAN MILAGROS EN NOMBRE DE DIOS, 1-rEYES 17,17-24. DESPUES, JESUS LES DA PODER A SUS DISCIPULOS PARA HACER MILAGROS EN SU NOMBRE, S. MATEO 10,1: ´´JESUS LLAMO A SUS DOCE DISCIPULOS Y LES DIO PODER PARA EXPULSAR A LOS DEMONIOS´´. EN LAS BODAS DE CANAN, JESUCRISTO PERMITE A SU SANTA MADRE PARA QUE INTERCEDA. EL ES DIOS, Y SABIA QUE NO HABIA VINO, PERO DEJO QUE SU MADRE OBRARA. LOS CATOLICOS DEBEMOS ESTUDIAR LA SANTA BIBLIA, TODA NUESTRA FE, PRINCIPIOS Y REGLAS QUE DEFIENDE NUESTRA IGLESIA SE BASAN UNICAMENTE EN LOS EVANGELIOS, Y NO EN LA VOLUNTAD DE NADIE, SOLO DE DIOS. -- [Lisa, escribirlo todo en mayúsculas dificulta la lectura. Le solicitamos que no lo haga más así. Posteriores mensajes en mayúsculas serán eliminado. Gracias por su comprension. Nota de ReL]
Carmen
19/02/2014
BENEDETTO.
...NO ES DIOS....EL QUE HACE LOS MILAGROS ÚNICAMENTE ES DIOS. CUIDADO CON LOS LOBOS CON PIEL DE CORDERO ;)

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS