Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Epifanía del Señor ante los Magos

Victor in vínculis

5 enero 2018

Adoración de los Reyes Magos, retablo mayor de la Seo o Catedral del Salvador de Zaragoza

Cuenta una preciosa leyenda alemana que los Reyes Magos eran cuatro. Antes de partir los cuatro, rumbo a Occidente, quedaron citados para una hora fija en el palacio de Baltasar, allá en Oriente. Desde allí planearían ese viaje tan importante…

Artabán, que así se llamaba el cuarto rey Mago, se retrasó. Los otros tres esperaron un día y una noche. Como se les hacía tarde y las caravanas que atravesaban el desierto tenían que partir, le dejaron una carta y se pusieron en camino.

El cuarto rey Mago había salido puntualmente de su palacio, llevando tres dones para el nacido rey de Israel: un diamante, una esmeralda y un rubí. Salió con el sol de su casa.

Pronto abandonó todo poblado y se internó en la montaña habitada por bandoleros. Había que cruzarla muy deprisa, pues los bandidos solían dar su golpe de noche y descansaban de madrugada. Artabán iba pensando en esto, cuando de pronto oyó los gritos desesperados de un hombre. ¿Sería una trampa? No obstante, su corazón se conmovió; y comprobó cómo en el suelo yacía un hombre en su propia sangre. Acercándose le preguntó: ¿Qué te ha pasado, amigo? El desconocido apenas podía hablar. Seguramente había agotado todas sus energías en gritar pidiendo socorro. Únicamente se quejaba, se quejaba prolongadamente…

El rey Mago cargó con él, le puso en el camello y le llevó hasta la primera posada. Luego se quedó a su lado. Lo curó, lo acostó y se sentó junto a él. Cuando se despertó le explicó que le habían robado todo lo que llevaba y apaleándole le habían dejado en aquel estado. Artabán le entregó a aquel hombre el diamante para que pagase todo y se quedó con él toda la noche. En cuanto se despertó se puso en camino hacia el palacio de Baltasar, lugar de cita con sus compañeros.

Cuando llegó le entregaron el siguiente mensaje: Te hemos esperado dos noches y dos días. No podemos esperar más. Tú sigue siempre hacia Occidente, hacia Palestina, por el camino de las caravanas. Quizá nos alcances.

Artabán no perdió el tiempo en preguntas y comenzó aquella larga caminata que le llevaba hacia una gran esperanza. Al llegar la noche, el buen rey buscó un lugar para pasar la noche. Allí encontró gentes que marchaban desde Arabia hacia Egipto portando perfumes y aromas balsámicos. A la mañana siguiente se unió a la caravana.

Caminó en compañía de aquellos hombres que hablaban de la esperanza que tenían de que Alguien llegaría para liberarlos de las situaciones que estaban viviendo… Artabán les dijo que aquellos tiempos estaban llegando. Las estrellas le habían dicho a él que en la parte más occidental de Asia, en Palestina, había nacido Ese que traería la paz, la alegría y el bienestar a los hombres.

Si su palabra no hubiera sido tan encendida y convincente, aquellos árabes se hubieran reído de él. Pero aquel mago parecía sabio y bueno. Se miraron unos a otros. ¿Sería verdad lo que anunciaba aquel hombre? En una encrucijada de caminos tuvieron que separarse. Ellos iban a Egipto. Él, a Palestina.

Cuando el buen rey emprendió la marcha solo, unos lloros de niño surgieron de entre unas palmeras. Un pequeño lloraba junto al cadáver de su madre.
-Niño, ¿por qué lloras?
-Porque ha muerto mi madre.
-¿Vivís solos?
-Sí.
-¿No tienes a nadie más?
-No.
-Toma esta joya. Es una esmeralda. Vale mucho. Véndela y tendrás para vivir mucho tiempo. Si quieres puedes venir conmigo, pero yo no puedo esperar más. Tengo mucha prisa, debo marcharme.

Artabán miró su bolsa. Solo le quedaba el rubí. Los otros dones que llevaba al Rey de los Judíos los había dado. Pero estaba contento. Él era generoso y siempre socorría a los pobres. Siguió caminando deprisa. Ni siquiera se detuvo en el oasis que formaba una fuente y donde una familia, que sin duda marchaba hacia Egipto, estaba abrevando al asnillo. La mujer era joven y llevaba un niño. El hombre se le quedó mirando con curiosidad. Como si quisiera algo de él.

Al llegar a Belén encontró la ciudad desolada. Los soldados de Herodes habían matado a todos los niños menores de dos años. Cuando preguntaba por el Rey de los Judíos, algunos parecían mirarle con odio. Al fin un hombre le dijo: Esa familia que buscas ha huido a Egipto. No hace mucho. Con el tiempo suficiente para que Herodes no matase al Niño. Y unos reyes que vinieron de Oriente, como tú, retornaron a su país por otro camino...

Artabán no escuchó mucho más. Subió a su camello y puso rumbo a Egipto. Llegó a ese nuevo país con la confianza de encontrar aquella familia que presentía era la que encontró en el oasis del camino… Artabán preguntó en todas las colonias judías de Egipto. Preguntaba por una familia de israelitas cuyos progenitores eran los padres del Mesías. Los judíos de la diáspora le miraban con un brillo alucinante en los ojos, mitad incredulidad y mitad esperanza. ¿Era posible que ya hubiera nacido? Pero nadie sabía dar razón de Él. Al fin se rindió a lo inevitable y optó por volver otra vez a su tierra.

Allí sus compañeros le contaron todo lo que habían visto. Efectivamente, le contaron cómo una estrella del cielo les había señalado el camino y se había posado sobre la mansión del recién nacido, a quien ofrecieron oro, incienso y mirra. Artabán acarició el rubí que aún le quedaba y que no pudo ofrecer al Rey de los Judíos. Pero no perdió la esperanza de que algún día pudiera ponerlo a sus pies.

Pasaron muchos años. Casi treinta. De pronto empezó a extenderse por su país una noticia que traían los mercaderes de las caravanas que volvían del Mar Mediterráneo. Allá en Israel había aparecido un hombre extraordinario. Curaba a los enfermos, resucitaba a los muertos, arrastraba a las muchedumbres, anunciaba la Buena Nueva a los hombres. Tenía que ser Él. Artabán sentía dentro de sí una fuerza que le empujaba a ponerse otra vez en camino. Pasaron meses. Casi no hablaban de otra cosa los hombres que cruzaban el desierto de Arabia. Él esperaba la vuelta de las caravanas para que le diesen las últimas noticias.

Al fin se decidió. Cargó el camello de provisiones para una gran jornada. Tomó el rubí que guardaba como un amado tesoro y marchó hacia Palestina. El camino era el mismo. Los árboles del oasis no parecían haber crecido. Sin embargo, él era ya un anciano.
 
La película Ben-Hur se hace eco de esta leyenda del cuarto Rey Mago, mostrando a un rey mago en el momento de la Crucifixión.

Llegó a Jerusalén un viernes. La ciudad parecía desierta a pesar de ser mediodía. Las puertas de las casas estaban abiertas, como si los habitantes hubiesen huido precipitadamente. Después de atravesar la ciudad, salió afuera de las murallas. Allí, sobre el monte llamado Calvario, había mucha gente reunida. Gritaban contra un crucificado que moría en agonía.

Artabán quería acercarse, pero no le era posible. De pronto, el sol se oscureció. Los judíos se fueron. El rey mago quedó inmóvil atraído por aquel Crucificado, que parecía tener un halo sobrehumano. La tierra se estremeció. El corazón de Artabán, debilitado por los años y ante el sufrimiento por su nueva tardanza, sufrió un ataque y murió allí mismo. Murió apretando en su mano el rubí que llevaba para el Rey de los Judíos...

Al despertar se encontró junto a una puerta. Parecía otro mundo, otro Reino. A su lado, el Crucificado del Calvario y otro hombre que también tenía las huellas de unos clavos en sus manos. Se llamaba Dimas. Este le sonrió mientras le decía: Mira, buen rey, aunque han pasado muchos años, yo te conozco. Yo era un niño. Tú me socorriste junto a unos palmerales. Me diste en aquella ocasión una esmeralda. Aunque he sido un ladrón, la he conservado como un recuerdo sagrado. Artabán sacó su rubí y le dijo a Jesús: Acepta, Señor, este rubí que he guardado siempre para Ti.

Y Cristo -concluye la leyenda alemana- tomó el rubí y lo escondió, como en una ranura, en la llaga de su mano derecha. Parecía una gota de sangre más. Y aplicando su mano a la puerta del cielo, la abrió de par en par para ellos y para todos. Artabán había llegado a tiempo.

La solemnidad de la Epifanía del Señor es una fuente de lecciones que nunca debiéramos olvidar. Y la primera es esta: nuestra vida no es más que una peregrinación, como la que hicieron los Magos desde Oriente a Belén; desde nuestros orientes particulares hasta el Niño Dios. Habéis escuchado el Evangelio. No hay nombres propios ni se dice cuántos eran los Magos; pero se afirma que “unos Magos de Oriente” salieron de sí, desde lejos de Dios, atraídos por Él. Y nosotros, como ellos, por la fe que como una estrella luce en nuestro corazón, vamos paso a paso por estos caminos tortuosos de la vida buscando al Señor; tal vez como el cuarto mago de la leyenda siempre llegamos tarde, pero ¿y la intención con la que nos acercamos a Él? Le buscamos para adorarle, para rendirnos del todo a Él, para entregarle nuestros dones, que son, al fin, nuestro corazón y nuestro amor para adorarle eternamente[1].

Somos portadores de unos dones, de unos talentos (un diamante, una esmeralda, un rubí...). Y no son para nosotros. Son el tesoro de nuestra salvación. Para que nos sirvamos de ellos. La madera del establo donde reposa el cuerpo del Niño nos habla del madero en donde será clavado el cuerpo del Maestro. Y Él, con su muerte y resurrección, nos dará la salvación a todos.

Hagámosle al pequeño Jesús un regalo. Un regalo que le haga sonreír y que le aporte el calor que necesita. Que nuestras manos, nuestro corazón, nuestra palabra sean portadores de la paz y del amor, ofreciéndoselos a los hombres por amor a aquel Divino Amor, que nació en Belén y que fue alumbrado por la luz de una estrella, para que la oscuridad no volviera a reinar nunca más entre los hombres.

Fijaos que al final Jesús toma el rubí y lo une a su sangre derramada por nosotros. Las obras de nuestra vida, nuestra propia santidad, cuentan mucho más de lo que pensamos: si lo hacemos mal y si lo hacemos bien. Por lo tanto, al ponernos delante de Jesús como lo hicieron los pastores, y como lo hacen hoy los Magos, que le busquemos siempre a Él, que ha venido a ser para nosotros Camino, Verdad y Vida.

María y José nos contemplan. Que busquemos la sencillez y el amor de Dios para vivirlo en nuestras vidas.
 

[1] José Antonio ALDAMA, Homilías. Ciclo B, (Granada, 1993).
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2018

Imitar a San Jorge

Cristo, Pastor bueno, por Don Marcelo

Jorge Loring (+1936)

San Ramón Nonato, 1936

III Domingo de Pascua (B) y pincelada martirial

Vidal i Barraquer (1858-2018)

@dar_la_vida

Román Saiz de Requena (y 2)

Don León Chicote Pozo, descanse en paz

Román Saiz de Requena (1)

Domingo de la Divina Misericordia y pincelada martirial

Roma, 1999. San Juan Pablo II (10)

My God, what a morning!
MARZO 2018

"Si, pues, me buscáis a mí, dejad ir a estos"

Las Sagradas Formas Incorruptas de Caudete

En Pont de Molins, el pasado febrero

Domingo de Ramos (B) y pincelada martirial

Papa Francisco y Beato Liberio

Ver y escuchar a los testigos

"Escondidos"

V Domingo de Cuaresma (B) y pincelada martirial

Las iglesias de Barcelona en llamas

Roma, 1999. San Juan Pablo II (9)

IV Domingo de Cuaresma (B) y pincelada martirial

Un muy joven San Manuel González

¡¡¡Un mártir contando chistes!!!

"El Señor del mundo" por un mártir

Moscú, nuestros mártires y Santiago Mata

III Domingo de Cuaresma (B) y pincelada martirial

Beato Ramón Martí y su "Sindicato del Mimbre"

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2018 (14 artículos)

ENERO 2018 (16 artículos)

DICIEMBRE 2017 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (16 artículos)

OCTUBRE 2017 (27 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (24 artículos)

AGOSTO 2017 (17 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (23 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS