Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Envidia vs. espíritu de superación

En cuerpo y alma

17 abril 2018

 
 
            Dice la teoría cristiana del pecado que a los siete pecados capitales (soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza) se le oponen las llamadas virtudes. Para el pecado capital de la envidia propone la teoría tradicional del pecado la virtud de la caridad, igual que para el pecado de soberbia propone la de la humildad. En realidad, se ve muy claro que donde hay humildad no hay soberbia: no se puede ser soberbio y humilde a la vez, como no se puede ser alto y bajo al mismo tiempo. Ahora bien, ¿vale decir lo mismo para la envidia y la caridad? En otras palabras, ¿es verdad que donde hay caridad no puede haber envidia? O aún en otras, ¿es verdad que el envidioso no puede ser caritativo o el caritativo no puede ser envidioso?
 
            De que la caridad, en su acepción más extensa de “amor”, o en su acepción más restringida de “desprendimiento de los bienes propios para compartirlos con los que tienen menos”, es una medicina contra la envidia puede caber poca duda. En realidad, es remedio de casi todos los pecados, llámese soberbia, llámese ira, llámese gula, llámese lujuria, llámese egoísmo... Sin embargo, no se ve que ocurra igual que sucede con la soberbia, que no puede convivir con la humildad, es decir, que donde hay soberbia no hay humildad y que donde hay humildad no hay soberbia. Porque el caso del envidioso que practica la caridad no es inimaginable, no es ontológicamente imposible. No es desde luego ni sencillo ni frecuente, pero posible, lo que se dice posible, sí. Es más, casi diría que para cierto tipo de envidioso, practicar la caridad puede presentarse como recurso adecuado para autojustificar su envidia.
 
            En las líneas que siguen voy a proponer otro antídoto contra la envidia algo diferente del de la caridad, que no es sino el que da título a esta entrada, es decir, el espíritu de superación, aunque como ocurre con la caridad, no estoy proponiendo el contrario metafísico, sino sólo y simplemente un antídoto. O en otras palabras, que al igual que sucede con la caridad, el caso de un envidioso que no carezca de espíritu de superación es ontológicamente posible, si bien, según creo, no frecuente.
 
            ¿Y por qué propongo el espíritu de superación como antídoto de la envidia? Pues bien, porque la envidia, siendo como es una manera de querer ser mejor que la persona envidiada, es también una manera “perezosa” de querer serlo. Se envidia al que tiene un coche mejor porque se querría tener ese coche. Se envidia al que es más sabio porque se querría ser tan sabio como él. Pero de una manera perezosa, porque el pecado de la envidia es primo hermano del de la pereza.

            En realidad, no es que se quiera luchar para tener ese coche, porque ello obligaría a trabajar más para ganar más dinero y poder permitírselo; en realidad, no es que se quiera luchar para ser más sabio, porque eso obligaría a estudiar mucho para conseguirlo. Simplemente se desea que el que tiene el coche deje de tenerlo para tener uno como el nuestro o peor: en un caso de envidia entrema, que se pegue un tortazo con su cochazo. Se desea que el que es más sabio desaparezca de nuestra vida, para poder aparecer nosotros como el más sabio: en un caso de envidia extrema, que le dé una embolia y se quede tonto.
 
            Pues bien, es desde este punto de vista que el espíritu de superación es antídoto de la envidia. Se desea el coche del vecino, sí, pero se está dispuesto a trabajar más para conseguirlo. Se desea ser tan sabio como el vecino, sí, pero se está dispuesto a estudiar para lograrlo.
 
            En realidad, si lo pensamos un poquito, el espíritu de superación excluye, rompe, ese nexo tan característico que existe entre envidia y pereza. Es verdad que aún con espíritu de superación se puede seguir envidiando, porque el espíritu de superación no es el contrario ontológico de la envidia. Pero sí es una medicina que puede conseguir que al menos, el envidioso no contemple la posibilidad de que la persona envidiada se dé un tortazo o padezca una embolia como el único camino para conseguir tener un coche como el suyo o mejor, o ser más tan sabio como él o incluso más.
 
            Donde vean Vds. una persona con espíritu de superación, raramente verán Vds. una persona envidiosa. La persona que tiene espíritu de superación tiende a creer más en sus propias posibilidades para superar a los demás que en la fatalidad de los demás para que vengan a quedar por debajo de uno.
 
            Es más, cuando el espíritu de superación se presenta absolutamente exento de envidia, no sólo no se desea que el vecino se quede sin el coche envidiado, sino que se desea que no lo pierda o que incluso se compre uno mejor; no sólo no se desea que el vecino se quede tonto, sino que se desea que siga siendo tan sabio o hasta lo sea más. Porque en ambos casos, tanto si consigue un coche mejor como si logra superarle en sabiduría, el reto habrá sido mayor, y el logro más satisfactorio, más meritorio y más valioso.
 
            Y bien amigos, con esta nueva reflexión sobre la envidia, pecado que como ya habrán observado Vds. me fascina desde un punto de vista ético y ontológico, les dejo una vez más por hoy: que hagan Vds. mucho bien y que no reciban menos. Como siempre.
 
 
 
            ©L.A.
            Si desea suscribirse a esta columna y recibirla en su correo cada día, o bien ponerse en contacto con su autor, puede hacerlo en [email protected]. En Twitter  @LuisAntequeraB
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
(haga click en el título si desea leerlos)
 
El egoísta y el envidioso ante una situación de riqueza sobrevenida
De la envidia y el comunismo
Del día en que la Iglesia excomulgó a los comunistas
De la inexacta e incompleta definición de la envidia en el Catecismo de 1997
Del nihilismo, la envidia y la pereza
Del efecto medicinal del egoísmo sobre la envidia
 
Si crees que la lectura de Religión en Libertad te ayuda… ayúdanos a seguir ayudándote
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Luis Antequera
De formación jurídico-económica, profesionalmente hablando Luis Antequera ha trabajado tanto en el mundo de la banca como en el de la enseñanza. Las tres pasiones a las que dedica su tiempo son la literatura, la historia de las religiones y la actualidad socio-política. Ha publicado tres libros, “Jesús en el Corán”, “El cristianismo desvelado” y “Derecho a nacer”. Ha colaborado en diversos programas de radio y televisión. Actualmente es director del programa de radio “Iglesia perseguida”, quincenalmente los sábados a las 15:00 hs., y colaborador del programa “Diálogos con la Ciencia”, los viernes a las 00:00 hs., emitidos ambos en Radio María. En cuerpo y alma ofrece cada día su punto de vista sobre el mundo convulso que vivimos.

Luis Antequera, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog En cuerpo y alma, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2018

Hoy 20 de abril no es un Día cualquiera

Envidia vs. espíritu de superación

De las tres derrotas de la II República

Hoy 13 de abril no es un Día cualquiera

El egoísta y el envidioso ante una situación de riqueza sobrevenida

De la Sábana Santa americana (que se venera en Santiago del Estero, en Argentina)

Hoy, 6 de abril, no es un Día cualquiera

¿A qué se le llama la "Pascua florida"?
MARZO 2018

¿Por qué fue Jesús crucificado y no lapidado, como habría sido lo debido?

Hoy, 30 de marzo, no es un Día cualquiera

En España de cada 4 personas que se suicidan 3 son hombres (Y en Europa 4 de cada 5)

Hoy, 23 de marzo, no es un Día cualquiera

Del victimazgo como moderna estrategia de dominación

Conozca aquí las auténticas (e insospechadas) cifras de la violencia de género en España

Hoy, 16 de marzo, no es un Día Cualquiera

De la "brecha salarial", ahora también en formato "brecha pensional"

Ni hombres ni mujeres, seres humanos. Ni machista ni feminista, humanista.

Hoy, 9 de marzo, no es un Día cualquiera

¿Lucha de la mujer, derechos de los gay? ¡Que no te la peguen! Ideología de género, que es otra cosa

De la corrupción política en España: unas breves consideraciones sociológicas

Hoy 2 de marzo no es un Día cualquiera

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2018 (7 artículos)

ENERO 2018 (4 artículos)

DICIEMBRE 2017 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (12 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (10 artículos)

AGOSTO 2017 (12 artículos)

JULIO 2017 (7 artículos)

JUNIO 2017 (10 artículos)

MAYO 2017 (11 artículos)

ABRIL 2017 (13 artículos)

MARZO 2017 (10 artículos)

FEBRERO 2017 (14 artículos)

ENERO 2017 (9 artículos)

DICIEMBRE 2016 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (14 artículos)

OCTUBRE 2016 (14 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (3 artículos)

JULIO 2016 (8 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (3 artículos)

ABRIL 2016 (7 artículos)

MARZO 2016 (4 artículos)

FEBRERO 2016 (16 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (13 artículos)

OCTUBRE 2015 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (13 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (31 artículos)

JUNIO 2015 (30 artículos)

MAYO 2015 (31 artículos)

ABRIL 2015 (27 artículos)

MARZO 2015 (31 artículos)

FEBRERO 2015 (26 artículos)

ENERO 2015 (31 artículos)

DICIEMBRE 2014 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (30 artículos)

OCTUBRE 2014 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (30 artículos)

AGOSTO 2014 (31 artículos)

JULIO 2014 (31 artículos)

JUNIO 2014 (30 artículos)

MAYO 2014 (31 artículos)

ABRIL 2014 (30 artículos)

MARZO 2014 (31 artículos)

FEBRERO 2014 (28 artículos)

ENERO 2014 (30 artículos)

DICIEMBRE 2013 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (29 artículos)

OCTUBRE 2013 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (29 artículos)

AGOSTO 2013 (29 artículos)

JULIO 2013 (31 artículos)

JUNIO 2013 (30 artículos)

MAYO 2013 (31 artículos)

ABRIL 2013 (30 artículos)

MARZO 2013 (31 artículos)

FEBRERO 2013 (29 artículos)

ENERO 2013 (31 artículos)

DICIEMBRE 2012 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (23 artículos)

OCTUBRE 2012 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (30 artículos)

AGOSTO 2012 (30 artículos)

JULIO 2012 (30 artículos)

JUNIO 2012 (29 artículos)

MAYO 2012 (31 artículos)

ABRIL 2012 (29 artículos)

MARZO 2012 (29 artículos)

FEBRERO 2012 (29 artículos)

ENERO 2012 (29 artículos)

DICIEMBRE 2011 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (30 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (20 artículos)

AGOSTO 2011 (21 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (13 artículos)

MAYO 2011 (30 artículos)

ABRIL 2011 (29 artículos)

MARZO 2011 (30 artículos)

FEBRERO 2011 (26 artículos)

ENERO 2011 (26 artículos)

DICIEMBRE 2010 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (30 artículos)

OCTUBRE 2010 (23 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (30 artículos)

AGOSTO 2010 (25 artículos)

JULIO 2010 (27 artículos)

JUNIO 2010 (27 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (19 artículos)

MARZO 2010 (21 artículos)

FEBRERO 2010 (24 artículos)

ENERO 2010 (20 artículos)

DICIEMBRE 2009 (24 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (25 artículos)

OCTUBRE 2009 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (8 artículos)

JULIO 2009 (11 artículos)

MAYO 2009 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS