Domingo, 14 de agosto de 2022

Religión en Libertad

San Juan 5, 1-3.516

Has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor

ReL

Levántate, toma tu camilla y echa a andar.
Levántate, toma tu camilla y echa a andar.

 Evangelio según san Juan 5, 1-3.516

En aquel tiempo, se celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén.

Hay en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, una piscina que llaman en hebreo Betesda. Esta tiene cinco soportales, y allí estaban echados muchos enfermos, ciegos, cojos, paralíticos.

Estaba también allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.


Jesús, al verlo echado, y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo, le dice:

«¿Quieres quedar sano?»


El enfermo le contestó:

«Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se remueve el agua; para cuando llego yo, otro se me ha adelantado.»


Jesús le dice:

«Levántate, toma tu camilla y echa a andar.»


Y al momento el hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar. 


Aquel día era sábado, y los judíos dijeron al hombre que había quedado sano:

«Hoy es sábado, y no se puede llevar la camilla.»


Él les contestó:

«El que me ha curado es quien me ha dicho:

"Toma tu camilla y echa a andar."»


Ellos le preguntaron:

«¿Quién es el que te ha dicho que tomes la camilla y eches a andar?»


Pero el que había quedado sano no sabía quién era, porque Jesús, aprovechando el barullo de aquel sitio, se había alejado. 


Más tarde lo encuentra Jesús en el templo y le dice:

«Mira, has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor.»


Se marchó aquel hombre y dijo a los judíos que era Jesús quien lo había sanado.

Por esto los judíos acosaban a Jesús, porque hacía tales cosas en sábado.





Señor Jesús, no dejes de visitarnos en nuestras enfermedades y de compadecerte cuando nos encuentras ciegos, paralizados, tullidos, sordos, pues de todo eso padecemos cuando no hacemos el bien que de nosotros esperas.

Aunque no todos tengamos las mismas oportunidades, tú siempre nos darás lo necesario para realizar el plan que tienes sobre cada uno. Si no podemos entrar en la piscina, tampoco nos hará falta, ya que tú nos pondrás en pie cuando te parezca oportuno.

Agradezco, Jesús los favores que me haces  librándome de tantos males. 

 Que no me acostumbre a abusar de tu misericordia y tema ofenderte.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda