Viernes, 24 de mayo de 2019

Religión en Libertad

Está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten

ReL

Hb 5,7-9


Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado. Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y, llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación eterna.

Sal 30,2-3a.3b-4.5-6.15-16.20: 

Sálvame, Señor, por tu misericordia.


En ti, Yahveh, me cobijo,¡oh, no sea confundido jamás!

¡Recóbrame por tu justicia, líbrame, tiende hacia mí tu oído, date prisa!

Sé para mí una roca de refugio, alcázar fuerte que me salve;

pues mi roca eres tú, mi fortaleza, y, por tu nombre, me guías y diriges.

Sácame de la red que me han tendido, que tú eres mi refugio;

en tus manos mi espíritu encomiendo, tú, Yahveh, me rescatas.

Mas yo confío en ti, Yahveh, me digo: "¡Tú eres mi Dios!"

Está en tus manos mi destino, líbrame

de las manos de mis enemigos y perseguidores;

¡Qué grande es tu bondad, Yahveh!

Tú la reservas para los que te temen, se la brindas a los que a ti se acogen,

ante los hijos de Adán.



Secuencia de «La Madre piadosa…» (Stabat Mater)


La madre piadosa estaba 
junto a la Cruz y lloraba, 
mientras el Hijo pendía.

Cuya alma triste y llorosa,
traspasada y dolorosa, 
fiero cuchillo tenía.

Oh, cuán triste y afligida 
se vio la Madre escogida,
de tantos tormentos llena.

Cuando triste contemplaba 
y dolorosa miraba 
del Hijo amado la pena.

Y ¿cuál hombre no llorara 
y a la Madre contemplara 
de Cristo en tanto dolor?

Y ¿quién no se entristeciera,
piadosa Madre, si os viera 
sujeta a tanto rigor? 

Por los pecados del mundo 
vio Jesús en tan profundo
tormento la dulce Madre;

Y muriendo al Hijo amado, 
que rindió, desamparado, 
el espíritu a su Padre.

Oh Madre, fuente de amor,
hazme sentir tu dolor 
para que llore contigo.

Y que por mi Cristo amado, 
mi corazón abrasado 
más viva en él que conmigo.

Y porque a amarte me anime 
en mi corazón imprime 
las llagas que tuvo en sí.

Y de tu Hijo, Señora, 
divide conmigo ahora 
las que padeció por mí.

Hazme contigo llorar 
y de veras lastimar 
de su pena mientras vivo.

Porque acompañar deseo
en la Cruz, donde le veo 
tu corazón compasivo.

Virgen de vírgenes santas, 
llore yo con ansias tantas
que el llanto dulce me sea.

Porque tu pasión y muerte 
tenga en mi alma de suerte 
que siempre sus penas vea.

Haz que su Cruz me enamore; 
y que en ella viva y more, 
de mi fe y amor indicio.

Porque me inflame y encienda 
y contigo me defienda 
en el día del juicio.

Haz que me ampare la muerte 
de Cristo, cuando en tan fuerte 
trance vida y alma estén.

Porque cuando quede en calma 
el cuerpo, vaya mi alma 
a su eterna gloria. Amén.


Evangelio según san Lucas 2,33-35:


Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.


Simeón los bendijo, diciendo a María su madre:


–Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA