Martes, 22 de octubre de 2019

Religión en Libertad

¿Por qué estás llorando, mujer?

ReL

Cnt 3,1-4a
 
Así dice la esposa:
«En mi cama, por la noche, buscaba al amor de mi alma: lo busqué y no lo encontré.
 
Me levanté y recorrí la ciudad por las calles y las plazas, buscando al amor de mi alma; lo busqué y no lo encontré.
 
Me han encontrado los guardias que rondan por la ciudad:
-¿Visteis al amor de mi alma?
 
Pero, apenas los pasé, encontré al amor de mi alma.»
 
Sal 62,2.3-4.5-6.8-9
 
Mi alma está sedienta de ti, mi Dios.
 
Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansia de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.

¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu, fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios.

Toda mi vida te bendeciré,
y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré como de enjundia y de manteca,
y mis labios te alabarán jubilosos.

Porque fuiste mi auxilio,
y a la sombra de tus alas canto con júbilo;
mi alma está unida a ti
y tu diestra me sostiene.
 
Jn 20,1.11-18
 
El primer día después del sábado, estando todavía oscuro, fue María Magdalena al sepulcro y vio removida la piedra que lo cerraba. Echó a correr, llegó a la casa donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:
«Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo habrán puesto».
 
María se había quedado llorando junto al sepulcro de Jesús.
 
Sin dejar de llorar, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados en el lugar donde había estado el cuerpo de Jesús, uno en la cabecera y el otro junto a los pies.
Los ángeles le preguntaron:
«¿Por qué estás llorando, mujer?»
 
Ella les contestó:
«Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo habrán puesto».
 
Dicho esto, miró hacia atrás y vio a Jesús de pie, pero no sabía que era Jesús.
 
Entonces él le dijo:
«Mujer, ¿por qué estás llorando? ¿A quién buscas?»
 
Ella, creyendo que era el jardinero, le respondió:
«Señor, si tú te lo llevaste, dime dónde lo has puesto».
 
Jesús le dijo:
«¡María!»
 
Ella se volvió y exclamó:
«¡Rabbuní!», que en hebreo significa “maestro”.
 
Jesús le dijo:
«Déjame ya, porque todavía no he subido al Padre. Ve a decir a mis hermanos: “Subo a mi Padre y su Padre, a mi Dios y su Dios”».
 
María Magdalena se fue a ver a los discípulos para decirles que había visto al Señor y para darles su mensaje.

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA