Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Entrevista exclusiva a Austen Ivereigh, cofundador y coordinador de "Catholic Voices"

Luis Javier Moxó Soto

5 agosto 2011

March 2011 251edit.jpgEscritor, periodista, comentarista católico; corresponsal europeo y bloguero del portal In All Things" (“En todas las cosas”), de la revista neoyorquina "América", de los jesuitas , la única semanal de ámbito nacional en Estados Unidos. Trabajó para el anterior Arzobispo de Westminster, el cardenal Cormac Murphy-O´Connor, como su director de asuntos públicos, después de cuatro años como director adjunto del semanario católico “The Tablet”.  Él es uno de los fundadores y coordinadores de "Catholic Voices" ("Voces católicas"), y es el autor de Ciudadanos creyentes: una guía práctica para la enseñanza social católica y la organización de la comunidad” (Darton, Longman & Todd).



Austen, ¿qué objetivos se consiguieron desde "Catholic Voices" durante la visita papal del año pasado a Reino Unido?

El equipo de “Catholic voices” (“Voces católicas”) fue creado en anticipación de la visita del Papa Benedicto XVI al Reino Unido, casi un año antes, para garantizar que cuando el centro de atención estuviera en el tema de la Iglesia, éste fuera tratado con precisión, de modo humano y apremiante por personas que entendieran las exigencias y limitaciones de los estudios de grabación de radio y televisión, miraran positivamente los Medios y supieran salir airosos en directo de una entrevista de unos cuatro minutos sobre un tema difícil. El otro objetivo fue conectar los estudios de radio y televisión con católicos “de a pie” que pudieran hablar de su testimonio de fe desde su propia experiencia, en lugar de recurrir a líderes eclesiales o profesionales. El equipo, que fue preparado durante seis meses, fueron casi todos laicos, y con edades comprendidas entre 20 y 45 años: profesores, abogados, madres de familia, estudiantes -precisamente la clase de personas que nunca ves en un programa de televisión o radio-. Pienso que nuestro objetivo principal fue servir de conexión a la Iglesia con los medios de comunicación de una forma que no se había realizado antes, y de presentar un rostro de la Iglesia que normalmente no visto a través de personas jóvenes, brillantes y coordinadas que sabían lo que creían y por qué, y nos quedamos encantados de hablar de cualquier tema, aunque fuera neurálgico.

Creo que en este punto se lograron los objetivos. Estábamos en todos los principales canales de noticias, tomamos parte en innumerables debates, y aparecimos en muchos, muchos programas, -locales, nacionales e internacionales-. La presencia de “Catholic Voices” desempeñó un papel fundamental para que la visita papal fuera todo un éxito, y recibimos miles de mensajes de católicos y no católicos felicitándonos. Pero el comentario que más me satisfizo fue cuando hablé con un periodista norteamericano católico, que había  ido a tomar una copa en un pub del centro de Londres, después de presentar su crónica de la visita papal. Me dijo que dos chicas que estaban mirando la televisión, cuando dos de nuestros miembros de “Voces Católicas” estaban comentando la llegada del Papa a Hyde Park para la BBC. Una se dirigió a la otra y le dijo: "Bueno, me parece que no todos ellos están locos". Creo que ahí es donde estaba nuestro mayor éxito: cambiar los prejuicios acerca de los católicos que, en medio de una sociedad crecientemente secularizada, rápidamente acostumbrada a los mitos. Creo que nosotros ayudamos a dar un vuelco a algunos de aquellos prejuicios y por consiguiente animamos a algunas personas que, de otro modo, podían haber rechazado escuchar cuidadosamente lo que dijo el Papa.
 

Y después de este tiempo, ¿en qué tareas os ocupáis ahora de modo más urgente?

En septiembre vamos a lanzar dos libros y una nueva empresa, “the Catholic Voices Academy”  (la Academia de Voces Católicas), en un evento en el que tomará la palabra el arzobispo de Westminster, Vincent Nichols, en el aniversario de la visita papal. El tema general de la noche de la presentación, y de la nueva Academia, será sobre cómo la Iglesia encuentra su voz pública. Aunque seguimos ofreciendo formación de portavoces –hemos hecho otro programa de este tema para el próximo otoño– decidimos que el próximo paso del proyecto es crear un espacio donde personas comprometidas con la presencia pública de la Iglesia puedan afrontar problemas comunes y ofrecer la respuesta de la Iglesia a los mismos. Con el tiempo, mi objetivo es que “Catholic Voices” elabore un tipo de “humanismo espiritual”, un humanismo abierto a la trascendencia más que que la estrecha versión secular que abunda en Europa occidental. La base de este nuevo humanismo es, claramente, la doctrina social de la Iglesia así como el magnífico magisterio del Papa Benedicto XVI sobre la libertad religiosa. En unos pocos años me gustaría pensar que cuando un joven católico quiera saber dónde están los grandes temas de nuestra sociedad pueda señalar a “Catholic Voices” y pueda ver ahí un recurso para ayudarles a tomar  una postura. A lo largo de este proyecto hemos tenido como estrella guía al gran cardenal beato Newman, y su famosa frase de 1851, cuando dijo que quería ver "un laicado, no arrogante, ni imprudente al hablar, no controvertido, sino hombres que conocen su religión, que profundizan en ella, que saben dónde están". Me gusta pensar que estamos contribuyendo a eso.

Por eso uno de los libros que saldrá en septiembre se llama “Que saben bien dónde están: Voces Católicas y la visita papal al Reino Unido”. Está escrito por mí y por otro de los coordinadores de “Catholic Voices”, Jack Valero, y publicado por la Universidad de la Santa Cruz en Roma. Esta es la historia del proyecto: cómo empezó todo, nuestros principios y métodos. Lo escribimos en respuesta a las peticiones de personas de otros países que se inspiraron en nosotros para crear proyectos similares. El otro libro lo escribí con otra coordinadora, Kathleen Griffin. Se llama “Voces católicas: presentando el tema de la Iglesia en la era de 24 horas de noticias”, publicado por Darton, Longman & Todd, de Londres. Ese libro contiene nuestras sesiones preparatorias sobre los temas neurálgicos, y en respuesta a la gente que nos consultaba acerca de cómo explicar mejor las posiciones de la Iglesia sobre temas polémicos.

 

¿Cuáles son las asignaturas pendientes de la comunicación, y de los comunicadores, respecto de los mensajes del Papa y de la Iglesia a nuestro mundo?

Es fácil criticar las comunicaciones de la Iglesia, bien sea porque no se la considere lo suficientemente profesional o porque trate de serlo "demasiado" y termine pareciendo como el peor tipo de empresa de relaciones públicas. Pero, realmente, la Iglesia lo hace bastante bien, especialmente en comparación con otras organizaciones religiosas. Somos buenos con las palabras y reforzando el mensaje con imágenes significativas; poniendo en escena eventos; y sabemos lo que creemos y porqué -todo lo cual hace que la Iglesia tenga un buen valor periodístico-. Cuando tenemos "mala prensa", a menudo es porque nos lo merecemos o porque no  nos hemos tomado la molestia de explicarnos a nosotros mismos. Creo que en lo que tenemos que mejorar - e imagino que por eso fundamos “Voces Católicas”– es en tomar ventaja sobre "noticias de última hora" ("breaking news") que pueden parecer negativas para la Iglesia pero que ponen el foco de atención sobre nosotros y así ofrecen la posibilidad de comunicarnos. Esa es una lección que aprendimos, sobre todo, de la respuesta del Opus Dei a la película del Código Da Vinci: cuando tienes a mano un limón, es una oportunidad para hacer limonada. Como Iglesia necesitamos aprender para llegar allí antes, para ayudar a dar forma a la historia, sin tener miedo a los asuntos liosos y acelerados de las noticias de los Medios, contando nuestra propia versión de los hechos.

Pero también pienso que ahora la Iglesia tiene una gran oportunidad para ayudar a difundir nuestros medios de comunicación con algunos nuevos principios. Puedes ver este comienzo a partir de la reunión de blogueros que el Vaticano ha convocado recientemente. Creo que la Iglesia puede ayudar a informar acerca de los principios y normas que se necesitan en los nuevos medios. También pienso que la Iglesia puede ayudar, con una discusión más amplia acerca de las recientes crisis. Se ha visto necesaria su visión en casos como los que hemos sufrido aquí en el Reino Unido, por ejemplo acerca del escándalo de las escuchas telefónicas. No me refiero solamente a cuestiones éticas, tales como el equilibrio entre la libertad de expresión y la privacidad, sino cuestiones más profundas sobre para lo que sirve el periodismo. El periodismo trabaja mejor si no está bajo el control del mercado ni del Estado sino cuando es el instrumento de la sociedad civil, y es el medio por el cual luego la sociedad civil puede pedir cuentas al Estado y al mercado. Como la organización más grande cívico-social la Iglesia Católica debería decir mucho al respecto.

 

Vuestra iniciativa se ha extendido a otros países como España, desde argumentos.es, con "JMJ Young Answers". ¿Impartís algún tipo de formación o prestáis algún tipo de ayuda a dichos proyectos? ¿qué disciplina o formación es más necesaria para esta tarea desde el punto de vista del laico católico: Doctrina Social de la Iglesia, Catequética, Eclesiología,....?

Quedamos encantados al descubrir que los videos de “JMJ Young Answers” estaban inspirados por “Catholic Voices”. El único grupo que nos ha solicitado un apoyo específico, que hemos sido muy dichosos de proporcionar, es “Catholic Voices” en España (www.catholicvoices.org.es), que ahora tiene grupos en Valencia, Madrid y Barcelona. Acabo de estar la semana pasada en Valencia ayudando al equipo con el adiestramiento en habilidades mediáticas. Cuando nos contactaron por primera vez dijimos que no teníamos recursos para crear una franquicia, pero estábamos felices de contarles cómo empezamos y lo hicimos posible. Ellos lo han hecho fantásticamente, y de múltiples maneras hemos aprendido mucho de ellos. También estamos ayudando a grupos en Irlanda y Alemania, y hemos recibido peticiones de información de Nueva York, pero ninguna iniciativa se ha desarrollado tanto como la de España.

Preguntas qué materia es más importante para la formación de los laicos. Creo que todos necesitamos un conocimiento digno de la doctrina católica en todos los ámbitos, pero para quienes están comprometidos en la vida pública la enseñanza social católica y la libertad religiosa son los temas realmente claves. Sin embargo, dos cosas son las más importantes: una actitud abierta y comunicativa, que trate de explicar en lugar de justificar y defender; y además un interés y una fascinación por las noticias. Tienes que estar conectado a lo que está pasando en el mundo, ser curioso para ver cómo la historia se va realizando y los temas y valores que se tratan.

 

¿Cuáles son los puntos más importantes (facilidades y cautelas) que habría de destacar un voluntario, blogger, ... dedicado a cubrir la información de la JMJ en España? Si vosotros hubiérais de trabajar con los Medios españoles directamente, ¿qué aspectos tendríais más en cuenta de nuestra realidad?

Confieso que no conozco los medios de comunicación españoles lo suficientemente bien como para dar consejos específicos, excepto que soy consciente de que los debates y la discusión en algunos programas españoles de televisión rápidamente derivan en una pelea a grito pelado. La cuestión de tomar parte o no en estas discusiones nunca es fácil; es uno de los principales desafíos a los que se enfrentan los comunicadores. ¿Merece la pena? ¿Tendré una audiencia adecuada? ¿Cuáles son los pretensiones aquí, y qué papel se me pide cumplir? Pero en general mi consejo es: hazlo, di que sí, y luego aprende de ello. No sabes nunca a quién estás llegando, y qué esperanza puedes comunicar.

En cuanto a la JMJ, yo diría: mirad cómo la gente está reaccionando frente a este evento, sobre todo ahora, a solo unas semanas de su comienzo. Es fácil distraerse por grupos de protesta, pero sólo representan una parte de la población. La mayoría de la gente está fría, indiferente o escéptica. ¿Cómo se puede contar una historia a los que no están esperando nada? ¿Cómo puedes desafiar sus prejuicios, hacer que miren de nuevo? La mayoría de los españoles verán este acontecimiento como el Papa que habla a "su" gente, pero no a ellos. ¿Cómo se puede mostrar que eso es para todos –que es una experiencia humana universal- y no sólo un evento "religioso"? Una de las maneras de hacerlo es conectar la visita papal, y el mensaje de la Iglesia en general, a las preocupaciones de las personas concretas, con sus angustias y esperanzas. Muestra tu preocupación por el paro, el hambre en África, la corrupción política, la violencia callejera –o cualquier tema que sea-.  lo que es el problema. Cuando la gente se da cuenta que eres "como ellos" serán más propensos a escucharte. En la medida en que eres singular, introvertido, que hablas un lenguaje obtuso o sientes desprecio por el mundo, la gente se desconectará. Así que hay que ponerse a orar por los demás. Orar por España. Orar por los que están desconcertados o desentendidos de la Iglesia y tratar de tenerles más en cuenta. Cuando critican a la Iglesia, ¿a qué valor están apelando de modo inconsciente? Puedes hallar que es un valor que te importa, si puedes identificarte con ese valor, tienes la oportunidad de conectarte con su demanda.

España está muy polarizada, y creo que corresponde a esta generación JMJ pasar ya de las «dos Españas». No dejes que tu propia necesidad de límites o el miedo al rechazo o a la desaprobación de tus amigos te impida llegar a las personas de la "otra" España. Como dice san Josemaría Escrivá de Balaguer en la película “Encontrarás Dragones”: “ahora más que nunca, debemos ser sembradores de paz”. Tal vez esta JMJ será el nacimiento de una nueva España.
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Luis Javier Moxó Soto
Nací en 1960 (Santander). De 1994-2000: Resp. de Comunicación y Promoción en San Pablo. En internet publiqué enlaces de la Iglesia Católica, traduje del inglés (Enciclopedia católica online), fui webmaster y blogger (“En cristiano” y luego, con 34 colab., 10.000 artículos). De 2004-6: articulista de opinión en Diario La Tribuna; presentador de "Las movidas del Espíritu" (R. María, en Bargas –Toledo-) y contertulio en "Pan de Vida" de R. Sta. Mª de Toledo). Desde 2006: prof. de Relig. Católica. Acabo ya el Grado en CC. Relig. De C.L. miembro y resp. dioc. en Toledo. Ahora estoy en fb (administro "Blogueros católicos") y twitter. Partner de Aleteia y resp. de prensa de Blogueros con el Papa.

Luis Javier Moxó Soto, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Echad vuestras redes..., alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (3 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (5 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (3 artículos)

ABRIL 2013 (3 artículos)

MARZO 2013 (2 artículos)

FEBRERO 2013 (5 artículos)

ENERO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2012 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (8 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (6 artículos)

JULIO 2012 (1 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (3 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

MARZO 2012 (5 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (4 artículos)

DICIEMBRE 2011 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (10 artículos)

OCTUBRE 2011 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (12 artículos)

AGOSTO 2011 (30 artículos)

JULIO 2011 (37 artículos)

JUNIO 2011 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS