Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Miércoles, 18 de octubre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

El «gol» de Pablo


«La última cima» tiene el atrevimiento de romper mitos y moldes, presentándonos una imagen del clero «políticamente incorrecta»; y para ello, se sirve del modelo fresco y atrayente de Pablo Domínguez.



Monseñor Munilla

16 junio 2010

En el momento en que escribo estas líneas, llegan con nitidez hasta mi despacho la algarabía de la fiesta y los cantos con los que tantos donostiarras celebran en la calle la victoria de la Real Sociedad de San Sebastián… Los goles de Carlos Bueno y de Xabi Prieto han posibilitado el tan anhelado ascenso a la Primera División. Antes de nada, vaya una vez más mi felicitación a todos los miembros del equipo realista y a toda su afición por este ascenso. ¡Gracias a todos vosotros por esa «inyección» de sana ilusión que habéis aportado durante toda la temporada a la sociedad guipuzcoana!
 
Pero, como podéis suponer, el «gol» al que yo me refiero en el título de este artículo, no se metió en Anoeta, sino en muchas salas de cine a lo largo de la geografía española. Me estoy refiriendo a la proyección de la película «La última cima», del director Juan Manuel Cotelo, un documental de la vida del joven sacerdote Pablo Domínguez, fallecido en accidente hace poco más de un año, mientras descendía del pico del Moncayo, en Huesca.
 
La virtud de la película consiste en servirse de esta historia real y concreta, ciertamente atrayente y conmovedora, para introducirnos a todos en el debate sobre la imagen de los sacerdotes en la sociedad actual… Las palabras del propio director al inicio de la  película son bien elocuentes: «Hoy en día, si crucificas a un sacerdote, eres admirado… pero si hablas bien de él, te crucifican a ti».
 
Creo sinceramente que existen razones para hablar de anticlericalismo en nuestra cultura actual. Me refiero, obviamente, a un anticlericalismo injustificado. Me llamaron especialmente la atención algunos de los datos reflejados en una de las encuestas realizadas por la Fundación Santa María, en la que al mismo tiempo que se ponía de relieve la creciente desafección de los jóvenes con respecto a la Iglesia; sin embargo, se matizaba que la imagen de la Iglesia era mucho más negativa en los jóvenes que no tenían un trato directo con ella, que en aquellos otros que conocían personalmente lo que estaban juzgando. Dicho de otra forma, está alimentado por determinados estereotipos falsos sobre los sacerdotes, que se difunden indiscriminadamente. «La última cima» tiene el atrevimiento de romper mitos y moldes, presentándonos una imagen del clero «políticamente incorrecta»; y para ello, se sirve del modelo fresco y atrayente de Pablo Domínguez.
 
El estreno de la película ha coincidido con la clausura del Año Jubilar Sacerdotal que el Papa ha celebrado en Roma, acompañado por más de quince mil sacerdotes católicos, llegados de todas partes del mundo. No deja de ser una paradoja que precisamente en el transcurso de este Año Jubilar Sacerdotal, se hayan destapado en diversos lugares del mundo, los gravísimos pecados cometidos por algunos pocos sacerdotes, principalmente en décadas pasadas.
 
Algunos podrían llegar a pensar que todas estas noticias hayan podido reducir a la nada los esfuerzos del Papa en la convocatoria del Año Jubilar Sacerdotal. Pero, Benedicto XVI lo ha visto desde otra perspectiva. Sus palabras pronunciadas en la Plaza de San Pedro el viernes pasado, son dignas de meditación: «Si el Año Sacerdotal hubiera sido una glorificación de nuestros logros humanos personales, habría sido destruido por estos hechos. Pero, para nosotros, se trataba precisamente de lo contrario, de sentirnos agradecidos por el don de Dios, un don que se lleva en «vasijas de barro», y que una y otra vez, a través de toda la debilidad humana, hace visible su amor en el mundo. Así, consideramos lo ocurrido como una tarea de purificación, un quehacer que nos acompaña hacia el futuro y que nos hace reconocer y amar más aún el gran don de Dios».
 
El Papa ha ido todavía más lejos, cuando ha definido el sacerdocio de una forma inédita: «Esta audacia de Dios, que se abandona en las manos de seres humanos; que, aun conociendo nuestras debilidades, considera a los hombres capaces de actuar y presentarse en su lugar, esta audacia de Dios es realmente la mayor grandeza que se oculta en la palabra «sacerdocio».
 
Tuve la suerte de conocer a Pablo Domínguez, y pienso que merece la pena asomarse a «La última cima», para conocer su testimonio de fe, humildad, buen humor, generosidad, y entrega fiel. Merece la pena poner los ojos en los rascacielos que apuntan alto, por más que algunos se esfuercen en hacernos creer que la ciudad se reduce a sus cloacas… ¡Gracias Pablo por este «gol» que nos brindas desde el Cielo! ¡Gracias por haber mostrado que nuestros curas son «buena gente», además de habernos introducido en el misterio del sacerdocio!
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
En medio de la convulsión, Religión en Libertad sigue transmitiendo la misericordia de Dios

En medio de la convulsión, Religión en Libertad sigue transmitiendo la misericordia de Dios

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
6 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Tomazewsky
17/06/2010
Testimonio.
He visto la película y lo mejor no es el testimonio de un sacerdote, sino el testimonio de un cristiano, de un buen cristiano, de un ejemplar cristiano a la hora de llevar su vida adelante y saber los objetivos a los que llegar.
Preciosos los testimonios de la madre de Juan y de los hermanos y los padres de Pablo cuando encaran la muerte.... yo también perdí un hijo de repente y puedo decir que las palabras de la madre (ese puñal que te traspasa el alma) son lo mismo que sentí yo hace unos años.
Pero, por favor, no nos quedemos con el testimonio de un sacerdote (parece que solo los sacerdotes pueden servir a Dios dentro de la Iglesia), sino con el testimonio de un buen cristiano.
Ricardo Acero
17/06/2010
CINE EXCELENTE.
Anoche fui a ver la película (mejor decir, documental) que es, sencillamente, preciosa... Mis felicitaciones a quienes la han hecho posible, comenzando por el director y por supuesto a los testigos (no actores) que conmueven y alegran el alma.brbrSale uno de la sala dando gracias a Dios por el inmenso DON del sacerdocio. Recemos por vocaciones santas en la Iglesia.brbrGracias Mons. Munilla.
María
17/06/2010
Ayer vi la peli.
Ayer ví la película. Sí, un gran ´´gol´´ desde el cielo del P. Pablo Domínguez y supongo que de Sara de Jesús también. Me impresionó muchísimo todos y cada uno de los miembros de la familia del P. Pablo, sobre todo su padre y su hermano Juan, y la madre ¡conmueve!. La hermana de Sara de Jesús, también una mujer excelente. Se recomienda a todo el mundo que vaya a ver la peli, deja un muy bien sabor, y provoca la reflexión, estima al sacerdocio y a la Iglesia.
Tonturrón
17/06/2010
Menos cuento y más cuenta.
No hay que hacer propaganda barata: los sacerdotes no tienen que subir a las cimas de los montes para predicar, sino bajar al llano donde están el dolor y las miserias de los humanos. Los curas que conocí en mi pueblo no eran alpinistas ni jugaban al tenis, pero eran unos tíos y cristianos de puta madre: humildes, pobres y misericordiosos.
.
nh
16/06/2010
Una bendición de Radio.
Y gracias a Vd. por Radio María.
Antonio Torres
16/06/2010
GRACIAS MONS. MUNILLA.
Sabemos por los Evangelios que los apóstoles pusieron cinco panes y con ellos Cristo dio de comer a cinco mil.

Le puedo asegurar que para sacar adelante ´´La última cima´´, algunos pocos hemos puesto menos que un mendrugo de pan; pero Cristo ha fichado a un jugador tan bueno y fiable como el Padre Pablo Domínguez para que, en efecto, el ´´gol´´ del que usted ha hablado fuera tan espectacular y hermoso como lo estamos viviendo cada día.

Espero que ese ´´gol´´ pueda ser disfrutado en otros muchos países desde donde nos están llamando para llevar a las pantallas cinematográficas la Palabra de Dios, con la alegría, amenidad, inteligencia y confianza en Dios que Pablo mostró en su vida antes de irse al encuentro con el Padre.

Ojalá y la experiencia sirva para que otros cineastas pierdan el miedo al miedo y pongan sus dones al servicio del Evangelio, porque el anhelo de la Verdad, el Camino y la Vida que Cristo es, es connatural al ser humano y hay mucha hambre de todo ello, por más que el mundo se empecine inútil y estérilmente en erradicar del corazón de los hombres el único Amor capaz de hacernos alcanzar la plenitud en esta vida y la salvación eterna.

Muchas gracias Mons. Munilla por sus palabras y muchas gracias por haber elegido a Dios como su única heredad.
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS