Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Lunes, 20 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

El capítulo general de la Hermandad San Pío X y la respuesta de Roma


Sería insensato que dos partes que han mejorado su relación den ahora un paso atrás para empeorarla sólo porque no han conseguido coincidir del todo.



Carmelo López-Arias

23 julio 2012

Era evidente que, si se llevaba al obispo Bernard Fellay a un escenario en el que "no poder no firmar", no firmaría. Es lo que pasó el 13 de junio, cuando el cardenal William Levada (sustituido pocas fechas después) le propuso un texto de Preámbulo Doctrinal distinto al que, con buenas razones para ello, monseñor Fellay pensó que ya contaba con el visto bueno del Papa.

Del mismo modo era y es evidente que entre el acuerdo y la ruptura ha habido siempre una zona intermedia: mantener el statu quo de buena fe que ha existido en los últimos años y ha posibilitado un acercamiento personal a múltiples bandas impensable en otros tiempos. Pues bien, ese statu quo es el que aparece definido con nitidez en el comunicado de respuesta de la Santa Sede a la declaración del capítulo general de la Hermandad San Pío X (FSSPX): "La Santa Sede ha tomado nota de esta declaración pero sigue esperando la anunciada comunicación oficial por parte de la Fraternidad Sacerdotal para la continuación del diálogo entre la Fraternidad y la Comisión Ecclesia Dei”.

Este comunicado define un statu quo porque:

1. La "anunciada comunicación oficial" la constituyen la respuesta personal de monseñor Fellay, que ya llegó a Roma, y la citada declaración, que se ha hecho pública en cuanto la respuesta personal llegó a Roma. No hay, en principio, nada nuevo que seguir esperando. La Santa Sede emplea un elegante, delicado y prometedor eufemismo para dilatar su respuesta sine die.

2. El diálogo continuará. Ahora bien, las conversaciones doctrinales han concluido y, en sentido estricto, han fracasado. Luego el "no acuerdo" no implica "ruptura". Máxime cuando hay dos personas recién llegadas con responsabilidad en el asunto y que difieren sobre él: el nuevo prefecto de la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Müller, partidario de la mano dura con la FSSPX, y el nuevo hombre fuerte de Ecclesia Dei, Augustine di Noia, partidario de la mano tendida a la FSSPX.

3. El diálogo será con la comisión Ecclesia Dei, adonde acaba de llegar Di Noia con plenos poderes (véase en el polémico pero bien informado blog hispano-portugués A Casa de Sarto la sutileza burocrática que envuelve su nombramiento) y respaldado por una poco frecuente declaración de intenciones de la Santa Sede cuando ya se sabía que no habría acuerdo. Aunque Ecclesia Dei depende de Doctrina de la Fe, esta congregación no aparece citada en cuanto tal en el comunicado de la Oficina de Prensa vaticana.

La FSSPX, por su parte, no ha quemado sus naves. Aunque ha incidido en que en "las innovaciones" del Concilio Vaticano II hay "errores", ha reiterado también que Nuestro Señor ha querido que "el poder supremo de gobierno sobre toda la Iglesia recaiga sólo sobre el Papa, Vicario de Cristo en la tierra".

En ambas partes se respira ahora una mayor sensación de optimismo que durante las turbulencias de mayo y junio.

Tanto monseñor Di Noia como el influyente cardenal Raymond Leo Burke, prefecto del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, mostraron públicamente su esperanza en el futuro cuando ya se conocía el fracaso de las conversaciones doctrinales.

Del mismo modo, y tras nueve vertiginosos meses desde la reunión extraordinaria de octubre en que se examinó la situación, la Hermandad San Pío X ha vivido un capítulo general que ha reforzado su unidad interna y su tranquilidad ante los tiempos por venir y, con ello, se ha reforzado la autoridad de monseñor Fellay. Justo lo que deseaban los miembros de la Curia proclives al acuerdo, y justo lo que deseaban evitar quienes querían impedirlo.

Se abre pues, ahora, un impasse que puede ser largo, pero que puede resultar muy útil para aproximar posiciones. Sería insensato que dos partes (ciertamente no iguales en jerarquía, pero sí iguales en la firmeza de sus posturas) que han mejorado significativamente su relación tras un delicado proceso de años, den ahora un paso atrás para empeorarla sólo porque no han conseguido coincidir del todo.

El tiempo, en este caso, corre a favor de quien piensa, no de quien se agita.
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
5 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

J.M.
25/07/2012
Pues yo lo veo pintado de negro.
Pues parece que, desgraciadamente y, sin duda, buscadamente, pesa más el nuevo prefecto de la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Mller, partidario de la mano dura con la FSSPX, unido a la no católica Universidad de Perú y su teología de la visitación, y con unos escritos cuasiheréticos de los que no se ha desmentido
Semper Fidelis
24/07/2012
Peligro!!!.
El concilio Vaticano II tiene serios errores y herejías, que deben de corregirse para que comience la convalescencia. Ya son 50 años de enfermedad. Y los frutos podridos están por toda la huerta. Ya no se puede soslayar más ´´la primavera´´ del concilio. Fué la ruina y hay mucho que trabajar. Pero si desmantelan la Fraternidad, muchas almas se perderán. Que la dejen vivir. Y que trabajen desde adentro del novus ordo, para coincidir algún día en la misma doctrina.
La Iglesia Católica muy clara, rígida y no da lugar a interpretaciones.
23/07/2012
¡Viva Cristo Rey!.
Di Noia, para todos los fieles se vio muy, pero muy mal que cuente con el beneplácito de los judíos, eso lo desacredito para los ojos de todos los tradicionalistas; y Mller, con sus teorías de la teología de la liberación, transubstanciación, la virginidad perpetua de María Santísima, y que los herejes protestantes son parte de la Santa Iglesia Católica. ¿Cómo dialogar?
José
23/07/2012
No inventar alternativas que no existen. .
Si hay fracaso del acuerdo en la parte doctrinal no hay nada que esperar mientras tanto. En la Iglesia la verdad no es cuestión diplomacia ni de oportunismo político. No puede haber dos clases de católicos, unos que crean que el Concilio Vaticano II es Concilio Ecuménico y otros que crean que tiene errores contra la fe. La única forma de retornar a la unidad es aceptar el Concilio y buscar su interpretación en continuidad con la Tradición. Si esto no se hace no hay ´´statu quo´´ que valga. O cisma o comunión plena, no hay otra posibilidad.
Geroteo de Segovia
23/07/2012
Todo va según el plan previsto..
Parece efectivamente que ésa sea la ´´Hoja de ruta´´ prevista tanto por una como por otra parte: Sospecho que los resistentes al acuerdo dentro de la fsspx, habiéndose manifestado en los últimos tiempos, van a ser objeto de una purga sistemática, de modo que el próximo acuerdo no encuentre ningún obstáculo interno.
El problema es que Benedicto XVI ya no tiene mucho tiempo ante sí, y que los conciliares no están dispuestos a permitir una experiencia, aunque controlada, que se les pueda ir de las manos...
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS