Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

El caballero cristiano (4). Grandeza contra mezquindad

Manuel Morillo

10 abril 2010

  1.     Simbolización del estilo español
  2.     El caballero Cristiano
  3.     Paladín
  4.     
  5.     Arrojo contra timidez
  6.     Altivez contra servilismo
  7.     Más pálpito que cálculo
  8.     Personalidad
  9.     Culto al honor
  10.     Idea de la muerte
  11.     Vida privada y vida pública
  12.     Religiosidad del caballero
  13.     Impaciencia de eternidad

Grandeza contra mezquindad

De esa condición primaria del caballero, paladín de su propio ideal, derívanse un cierto número de preferencias más concretas, que vamos a enumerar rápidamente. En primer lugar la preferencia de la grandeza sobre la mezquindad.

Pero ¿qué es la grandeza y qué la mezquindad? Grandeza es el sentimiento de la personal valía; es el acto por el cual damos un valor superior a lo que somos sobre lo que tenemos. Mezquindad es justo lo contrario, esto es, el acto por el cual preferimos lo que tenemos a lo que somos.

El caballero cristiano cultiva la grandeza, porque desprecia las cosas, incluso las suyas, las que él posee. Pone siempre su ser por encima de su haber. Se confiere a sí mismo un valor infinito y eterno.

En cambio no concede valor ninguno a las cosas que tiene. Vale uno por lo que es y no por lo que posee. Don Quijote lo afirma: «dondequiera que yo esté, allí está la cabecera».

Antes, pues, consentirá el caballero cristiano sufrir toda clase de penurias y de pobrezas y verse privado de toda cosa, que rebajar su ser con el gesto vil, innoble, de la mezquindad, que es adulación a las cosas materiales.

El adulador atribuye falsamente al adulado valores y modalidades que éste no tiene; de igual modo el mezquino supone falsamente en las cosas materiales valores que éstas no poseen.

El caballero cristiano no adula ni a las personas ni a las cosas. Su grandeza le protege de cualquier mezquindad. Prefiere padecer toda escasez y sufrir trabajos que doblegar la conciencia que de sí mismo tiene.

Esta preferencia por lo grande sobre lo mezquino, documentaríase fácilmente en mil hechos de la historia española, en innumerables productos del arte y de la vida españoles.

El Escorial, por ejemplo, es la ilustración en piedra de esa preferencia; es pura grandeza pobre. La sobriedad de las formas personales y estéticas -a veces rayana en austeridad y aun en tosquedad- impresiona a todo el que se acerca a la vida española; y no es sino un derivado inmediato de esa preferencia esencial de lo grande a lo mezquino.

La generosidad, a veces loca, del español; el desprecio impresionante con que trata las cosas materiales; la sencillez sublime con que se despoja de todo; la disposición tranquila al sacrificio de todo bien material; he aquí algunas de las consecuencias prácticas de esa condición hispánica que hemos llamado grandeza.

El alma española no puede nunca conceder a lo material más valor que el de un simple medio para realzar y engarzar el valor supremo de la persona.

  1.     Simbolización del estilo español
  2.     El caballero Cristiano
  3.     Paladín
  4.     
  5.     Arrojo contra timidez
  6.     Altivez contra servilismo
  7.     Más pálpito que cálculo
  8.     Personalidad
  9.     Culto al honor
  10.     Idea de la muerte
  11.     Vida privada y vida pública
  12.     Religiosidad del caballero
  13.     Impaciencia de eternidad


Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Manuel Morillo
Manuel Morillo es licenciado en Políticas y Sociología, especializado en Empresariales y Derecho. Zaragozano, dirige la revista Arbil desde hace diez años, que vende más de 150.000 ejemplares al mes. Participa en tertulias radiofónicas en Intereconomía y en el programa «La quinta columna» de Radio Intercontinental; es columnista habitual en diversos medios, como lo hace semanalmente en www.diarioya.es. Ahora nos ofrece en ReL sus «Anotaciones de pensamiento y crítica».

Manuel Morillo, es autor, editor y responsable del Blog Anotaciones de pensamiento y crítica, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (22 artículos)

DICIEMBRE 2012 (21 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (29 artículos)

OCTUBRE 2012 (25 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (31 artículos)

AGOSTO 2012 (35 artículos)

JULIO 2012 (39 artículos)

JUNIO 2012 (33 artículos)

MAYO 2012 (23 artículos)

ABRIL 2012 (29 artículos)

MARZO 2012 (29 artículos)

FEBRERO 2012 (22 artículos)

ENERO 2012 (14 artículos)

DICIEMBRE 2011 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (14 artículos)

OCTUBRE 2011 (22 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (12 artículos)

AGOSTO 2011 (9 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (19 artículos)

MAYO 2011 (24 artículos)

ABRIL 2011 (19 artículos)

MARZO 2011 (16 artículos)

FEBRERO 2011 (15 artículos)

ENERO 2011 (19 artículos)

DICIEMBRE 2010 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (20 artículos)

OCTUBRE 2010 (22 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (23 artículos)

AGOSTO 2010 (26 artículos)

JULIO 2010 (25 artículos)

JUNIO 2010 (16 artículos)

MAYO 2010 (6 artículos)

ABRIL 2010 (24 artículos)

MARZO 2010 (19 artículos)

FEBRERO 2010 (17 artículos)

ENERO 2010 (7 artículos)

DICIEMBRE 2009 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (15 artículos)

OCTUBRE 2009 (27 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (15 artículos)

JULIO 2009 (37 artículos)

MARZO 2009 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS