Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
Ejercitar el espíritu: La Confesión sacramental

Ejercitar el espíritu: La Confesión sacramental

Juan García Inza

5 abril 2011

 En esta propuesta que hacemos de ejercitar el espíritu en fechas tan próximas a la Semana Santa, y tras hablar de esos “defectos de Jesús” por lo que “no sabe contar”, ni “condenar”, sino que tiene la puerta abierta para todos, según nos comenta Mons. Van Thuan, hoy nos detenemos en el Sacramento de la Confesión, Sacramento de la Conversión, de la misericordia divina, fuente de alegría para nosotros pecadores.

            La Asociación “Educación Familiar Aznaitin”, publica un interesante boletín, con el que pretende ayudar a reflexionar al lector sobre temas permanentes de nuestra doctrina cristiana, y de nuestro modo de vivir la vida. Uno de sus colaboradores, Juan Molina Prieto, ofrece en el n. 53 un sencilla y clara exposición sobre el Sacramento del perdón. Lo ofrecemos en nuestro Blog invitando al lector a que haga sobre él una lectura práctica, que le lleve a tomar una decisión determinante de volver a la casa del Padre para recuperar el amor perdido.

 

            Por poco observadores que seamos estoy seguro de que nos damos cuenta de algunas características que definen a muchos hombres y mujeres en los tiempos actuales: la autosuficiencia, el activismo, la superficialidad. La autosuficiencia porque confiamos sólo en nuestras propias fuerzas y nos vemos capaces de resolver todos los problemas que nos envuelven. Se nos olvida habitualmente que «valemos poco» y un simple catarro nos obliga a guardar cama. El activismo, que nos lleva de cabeza, viviendo en la «prisa» permanente e incluso en el agobio. Ciertamente los hombres hemos de trabajar, pero no es bueno que perdamos la escala de valores que da sentido a nuestra vida: Dios, familia, trabajo. La invertimos con enorme ligereza y dedicamos tiempo y esfuerzo a cosas secundarias, buscando en ellas la paz y la alegría, y no encontrándola nunca porque no está ahí. En resumen, creo no exagerar si escribo que hoy día, hay muchos seres humanos que vivimos como si Dios no existiera.

 

Y el hecho es que la gran mayoría son cristianos porque recibieron el Bautismo. Por ello, a todo el que pudiera encontrarse en esa situación, me permito instarle a que haga un «alto en el camino», que reflexione un poco sobre el verdadero sentido de su vida; que se dé cuenta de que en última instancia, su vida no depende de él en su totalidad, sino también de los planes de Dios para con él. Y que acepte con sencillez que sólo será feliz si decide vivir como Dios quiere.

 

A partir de ahí se ha de imponer en cada hombre la firme decisión de hacer como el hijo pródigo de la parábola: «Volveré a la casa de mi padre». Pero sería bueno tener presente que la gracia de Dios necesaria para «aceptar» ese pensamiento y «ponerse en camino», le llegará con total certeza si se la pide a nuestra Madre del Cielo. Y es que a Jesús, «se va y se viene por María», como recordaba San Josemaría. Y a continuación, a ponerse al habla con un sacerdote que sea santo, para prepararse a una buena confesión, porque si nuestro deseo de poner nuestra vida cristiana en orden no nos lleva a hincharnos de rodillas en un confesionario, estamos perdiendo el tiempo.

 

En la confesión abriremos nuestra alma al sacerdote con humildad, y le expondremos con sencillez y con verdad los pecados con los que hemos ofendido a Dios desde la última vez que confesamos o al menos desde que recordemos. Y nos arrepentimos de esos pecados porque con ellos habíamos puesto nuestro amor en nosotros mismos y en las criaturas en vez de ponerlo en el Señor. Y allí mismo, le decimos que estamos dispuestos a poner todos los medios para no volver a ofenderle. Y cuando terminamos, Dios Nuestro Señor, a través de la persona del sacerdote nos dice: «Yo te perdono, vete en paz». Y la gracia de Dios inunda nuestro ser y lloramos de alegría porque ya somos otros, pues «estábamos muertos y hemos vuelto a la vida». Así de sencillo porque nuestro Dios es Misericordioso, y nos quiere con tanta locura que dio su vida por nosotros en la Cruz y además se quedó en la Eucaristía para que lo recibamos como alimento Por eso, tras una buena Confesión y con el alma ya limpia, nos apresuramos a recibir el Cuerpo del Señor, desde cuyo momento «ya no soy yo quien vive, sino Dios quien vive en mí», como decía San Pablo.

 

Queridos amigos, este camino divino está al alcance de todos. Os animo a recorrerlo. Y no lo dudéis, ahí es donde únicamente encontraremos la paz y la alegría que todos anhelamos.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

            No tengo nada más que añadir. Solo desear a todos que esta Cuaresma, que ya termina pronto, suponga un cambio interior, que haga realidad lo que se nos dijo al recibir la ceniza: “Conviértete y cree en el Evangelio”

Un testimonio de conversión:

 www.youtube.com/watch

 

ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Juan García Inza
Juan García Inza quiere «colaborar en la formación doctrinal y espiritual del lector que, desde el humanismo cristiano, quiere contribuir a la aportación de un alma para nuestro mundo». Y así se titula su blog «Un alma para el mundo». Fue ordenado sacerdote en 1965 y ha publicado una quincena de títulos. Es doctor en Derecho canónico y ha ejercido como consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y de la Renovación Carismática. Es asesor espiritual de la Asociación María Reina de la Paz de Medjugorje.

Juan García Inza, es autor, editor y responsable del Blog Un alma para el mundo, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2018

Sexo y lujuria

Mundo, Demonio y Carne

Ser bienaventurado

El Presidente francés a los obispos de Francia

Los divorciados vueltos a casar y la Iglesia
ABRIL 2018

El divorcio crea soledades

Los divorciados que se vuelven a casar

Narciso y el complejo de Peter Pan

La homilía que no pronunció el Papa en Argentina

Ver posts de otros meses

MARZO 2018 (5 artículos)

FEBRERO 2018 (5 artículos)

ENERO 2018 (5 artículos)

DICIEMBRE 2017 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (7 artículos)

OCTUBRE 2017 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (5 artículos)

AGOSTO 2017 (9 artículos)

JULIO 2017 (6 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (6 artículos)

ABRIL 2017 (5 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (7 artículos)

DICIEMBRE 2016 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (7 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (6 artículos)

AGOSTO 2016 (7 artículos)

JULIO 2016 (6 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (7 artículos)

FEBRERO 2016 (7 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (9 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (12 artículos)

MAYO 2015 (16 artículos)

ABRIL 2015 (14 artículos)

MARZO 2015 (12 artículos)

FEBRERO 2015 (13 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (14 artículos)

AGOSTO 2014 (16 artículos)

JULIO 2014 (11 artículos)

JUNIO 2014 (16 artículos)

MAYO 2014 (24 artículos)

ABRIL 2014 (25 artículos)

MARZO 2014 (24 artículos)

FEBRERO 2014 (11 artículos)

ENERO 2014 (13 artículos)

DICIEMBRE 2013 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (13 artículos)

OCTUBRE 2013 (15 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (10 artículos)

AGOSTO 2013 (14 artículos)

JULIO 2013 (15 artículos)

JUNIO 2013 (14 artículos)

MAYO 2013 (15 artículos)

ABRIL 2013 (15 artículos)

MARZO 2013 (20 artículos)

FEBRERO 2013 (17 artículos)

ENERO 2013 (17 artículos)

DICIEMBRE 2012 (22 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (20 artículos)

OCTUBRE 2012 (19 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (17 artículos)

AGOSTO 2012 (20 artículos)

JULIO 2012 (13 artículos)

JUNIO 2012 (17 artículos)

MAYO 2012 (21 artículos)

ABRIL 2012 (24 artículos)

MARZO 2012 (24 artículos)

FEBRERO 2012 (18 artículos)

ENERO 2012 (17 artículos)

DICIEMBRE 2011 (17 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (14 artículos)

OCTUBRE 2011 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (14 artículos)

AGOSTO 2011 (16 artículos)

JULIO 2011 (15 artículos)

JUNIO 2011 (18 artículos)

MAYO 2011 (24 artículos)

ABRIL 2011 (22 artículos)

MARZO 2011 (15 artículos)

FEBRERO 2011 (17 artículos)

ENERO 2011 (19 artículos)

DICIEMBRE 2010 (20 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (20 artículos)

OCTUBRE 2010 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (13 artículos)

AGOSTO 2010 (11 artículos)

JULIO 2010 (14 artículos)

JUNIO 2010 (17 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (20 artículos)

MARZO 2010 (19 artículos)

FEBRERO 2010 (15 artículos)

ENERO 2010 (13 artículos)

DICIEMBRE 2009 (21 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (17 artículos)

OCTUBRE 2009 (21 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (12 artículos)

JULIO 2009 (21 artículos)

JUNIO 2009 (17 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS