Martes, 24 de noviembre de 2020

Religión en Libertad

«Una iglesia cerrada significa: No estamos aquí para usted en esta crisis»

Monseñor Charles Pope: 9 maneras de responder a la amenaza de cierre de iglesias por el COVID-19

Una iglesia en Estados Unidos anuncia que está cerrada por la pandemia

ReL

En Irlanda, con las nuevas restricciones, si un sacerdote celebra Misa con público puede ir a la cárcel; en Francia, los católicos han salido a la calle -mascarilla en boca- a protestar por el cierre del culto en el país con las nuevas normas del gobierno; y hasta la misma Santa Sede ha denunciado el panorama de intolerancia religiosa que se está siguiendo en no pocos países europeos por las limitaciones a la libertad religiosa, a menudo acompañados por actitudes de intolerancia alimentadas, incluso, desde los medios de comunicación. A tenor de la situación, el conocido sacerdote y predicador norteamericano Charles Pope ha escrito un artículo en el que denuncia que “esta presión para hacer lo mismo en Estados Unidos seguramente llegará”. Lo cierto es que en partes de Nueva York y en condados como el de Montgomery, Maryland, y otros lugares, los funcionarios ya están ejecutando o considerando cierres importantes una vez más. Por eso, Monseñor Pope propone nueve acciones para defender el derecho de los católicos y de todas las comunidades religiosas en general a defender su derecho a la libre práctica religiosa en comunidad, en el siguiente artículo.

Imagen con un cartel que indica que no hay celebraciones en la Iglesia

Cartel durante la primera oleada anunciando el cierre del templo

 

La intromisión del gobierno en nuestras vidas ha sido inmensa. Sus efectos han sido atroces, especialmente en los pobres y los propietarios de pequeñas empresas que poseen y dirigen restaurantes, bares, teatros, la industria de viajes y turismo, etc. Asociados con estas empresas hay muchos trabajadores, proveedores e industrias de apoyo.

Las familias y las iglesias se han visto privadas del culto central de su misión y de muchos ritos de iniciación y celebración que ayudan a construirlas y sostenerlas. La depresión, el suicidio, el abuso de drogas y alcohol, el tratamiento médico y dental diferido, el divorcio y la soledad aumentaron drásticamente en tiempos de encierro.

Sí, los bloqueos prolongados exigidos por los gobiernos de todo el mundo han tenido efectos odiosos y severos. Los costos parecen claramente superar los posibles beneficios. Y a pesar de los bloqueos y los mandatos de máscaras más severos, los números de COVID siguen aumentando en muchos lugares.

La mano dura del gobierno parece tener todas las cartas. Como ciudadano de esta tierra, me preocupa profundamente que hayamos cedido nuestros derechos a los funcionarios del gobierno por un temor que supera con creces la amenaza real, y que hayamos aceptado mandatos que ni siquiera parecen funcionar. No digo que debamos abandonar todo el uso de máscaras u otros esfuerzos para frenar el COVID, pero ha llegado el momento de hacer preguntas serias y exigir respuestas reales antes de que los gobiernos exijan bloqueos una vez más. La historia del mundo muestra que siempre debemos tener cuidado con el gobierno intrusivo y opresivo, ya sea nacional, estatal o local.

Dado lo que sabemos sobre este virus, parece mucho más sabio hacer lo que hemos hecho en pandemias anteriores: aislar y proteger a los enfermos, los vulnerables y los que se sabe que son contagiosos; dejar que otros vuelvan a trabajar; y que la vida se reanude donde sea posible el florecimiento humano.

Un hombre ora a través de la reja de una iglesia cerrada durante la pandemia

 

En cuanto a la Iglesia, permítame la solemne advertencia de que no podemos simplemente hacer lo que hicimos antes en el primer cierre. Aquí hay nueve puntos a considerar si se imponen más restricciones:

  1. Si se amenazan más encierros, debemos resistirlos de manera proactiva, agotando todas las oportunidades para involucrar a los funcionarios y, si es necesario, agotando todos los recursos legales al más alto nivel posible.
  2. Como primer argumento esencial, pediría a nuestros obispos que exijan a los funcionarios públicos pruebas claras de que nuestras reuniones en la iglesia han sido una fuente de propagación del COVID. Deben tratar de establecer una coalición con las comunidades protestante y judía siempre que sea posible a este respecto. Recuerde que actualmente seguimos los protocolos que el gobierno dijo que nos “permitirían” reabrir y frenar la propagación. Hemos cumplido. Por lo tanto, se debe exigir una prueba de que hemos sido una causa de propagación de COVID.
  3. Si no se obtienen pruebas de los funcionarios del gobierno, debemos exigir audiencias legales para insistir en que nuestras reuniones (presumiendo los protocolos de seguridad adecuados) son esenciales para nuestra libertad religiosa y para el cuidado de las almas que necesitan sacramentos, instrucción y curación espiritual. Mientras que algunos tribunales han reaccionado negativamente a los argumentos de libertad religiosa, otros han fallado a favor de este derecho básico de Dios reconocido por nuestra Primera Enmienda.
  4. Los obispos deben insistir además en que no seamos equiparados con bares y restaurantes donde las personas se sientan más cerca unas de otras y entablan una conversación cara a cara. Por el contrario, las personas se sientan en bancos, socialmente distanciadas, mientras usan máscaras e interactúan mucho menos.
  5. Los obispos deben afirmar de manera similar que el cuidado de las almas es tan (si no más) esencial para el florecimiento humano que la comida, el vino y las bebidas alcohólicas que pueden conseguir en las tiendas de comestibles y licores, que estos funcionarios del gobierno llaman “esenciales”.
  6. Si tal vez estos enfoques fracasan y nos vemos obligados legalmente de nuevo a cesar las liturgias públicas, los obispos deben permitir a su clero mayor libertad de acción para dispensar los sacramentos en lugares más pequeños, más allá de la Misa. Las confesiones también deben ofrecerse ampliamente. La práctica de algunos (aunque no la mayoría) de los obispos de ordenar el cierre de iglesias y prohibir la entrega de los sacramentos bajo cualquier circunstancia fue para muchos católicos atroz y draconiana. La gente necesita al Señor. Los sacramentos son esenciales, y los obispos deben alentar a los sacerdotes a usar creativamente cada oportunidad para extenderlos dentro de las restricciones legales.
  7. Para todo el clero, debemos limitar el consejo de “hacer una Comunión espiritual”. Es un buen consejo solo para aquellos que no pueden recibir la Comunión de otra manera. No hay ninguna razón por la que no podamos dar la Comunión fuera de la Misa. Si bien algunos citan normas litúrgicas que vinculan la Sagrada Comunión con la Misa, esto es solo una norma y puede cambiarse por una razón seria, como ya hacemos cuando alguien está enfermo.
  8. Incluso si un nuevo cierre exige que no podamos atraer a una gran multitud por encima de un cierto número, debemos permitir que los sacerdotes celebren la Misa para ese pequeño número y ofrecer la Comunión a otros que vienen a través de la Iglesia en pequeñas cantidades en un período de tiempo determinado el domingo u otros días designados. Pero por favor, obispos, no suspendan todas las misas públicas, incluso si el número se limita a 10 personas. La misa aún debe ofrecerse públicamente mientras la Iglesia continúa luchando por un mayor número en nuestras parroquias más grandes.
  9. ¡ Por favor, buenos obispos, luchen por nosotros! Los sacramentos son demasiado importantes para cancelar simplemente su disponibilidad.

Un sacerdote celebra la Misa con el templo vacío

Un sacerdote celebra la Misa con el templo vacío

Lamentablemente, con la forma en que manejamos el primer cierre, muchas personas entendieron el mensaje: “Tu salud física es más importante que tu salud espiritual”. Mientras tanto, se les permitió ir a lugares más “esenciales” como supermercados, licorerías, talleres de reparación de bicicletas y similares. Muchos también participaron en grandes protestas y otros tipos de reuniones.

Sí, la gente recibió el mensaje de que la Iglesia, los sacramentos y la Sagrada Liturgia no son tan críticos. Teníamos pocas o ninguna respuesta para ellos y los remitimos a las personas con batas blancas de laboratorio mientras esperábamos que los funcionarios del gobierno nos dijeran cuándo, con qué números e incluso cómo podríamos decir Misa y distribuir la Sagrada Comunión. En gran parte temíamos enseñar sobre el significado del sufrimiento y la muerte que las Escrituras expresan con tanta fuerza, o convocar a nuestros fieles a evitar el miedo excesivo.

Ahora estamos viendo los amargos frutos de nuestro fracaso en estar con nuestra gente, en las calles y en los campos si es necesario. Solo el 30% en promedio ha regresado a Misa. Algunos, por razones de salud, no deberían regresar todavía. Pero seguramente hay muchos que simplemente se han escapado y probablemente se mantendrán alejados a menos que restablezcamos el contacto con ellos y les recordemos que la Sagrada Comunión y la Sagrada Liturgia son esenciales para ellos.

Jesús dice: “Si no comes la carne del Hijo del Hombre y bebes su sangre, no tienes vida en ti” (Juan 6, 53). Jesús es nuestro maná para llevarnos a través del desierto de este mundo a la tierra prometida del cielo. Sin este alimento perecemos.

La confesión también debería estar ampliamente disponible para el pueblo de Dios. Las iglesias deben permanecer abiertas para oraciones privadas y devociones más pequeñas. Una iglesia cerrada es una contraseña y transmite el mensaje: “No estamos aquí para usted ahora en esta crisis”.

Por favor, buenos obispos de los Estados Unidos, escuchen el grito de un pastor, pero un pastor que ha escuchado los gritos de muchos del pueblo de Dios. Si el gobierno se involucra en más bloqueos, como está sucediendo nuevamente en Europa, luchen por nosotros. Vaya a la corte y exija evidencia de que las iglesias son amenazas mortales. Incluso si perdemos, hagamos todo lo posible para mantener los sacramentos y la liturgia disponibles para el pueblo de Dios. Dé a sus sacerdotes espacio para ser creativos dentro de la ley.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA