Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Domingo 25 T.O. (A) y pincelada martirial

Victor in vínculis

24 septiembre 2017

El Reino de los Cielos es semejante a un propietario que salió a primera hora de la mañana a contratar obreros a su viña. Habiéndose ajustado con los obreros en un denario al día, los envió a su viña (Mt 20, 1-2).

La parábola del Evangelio que escuchamos este domingo despliega ante nuestra mirada la inmensidad de la viña del Señor y la multitud de personas, hombres y mujeres, que son llamadas por Él y enviadas para que tengan trabajo en ella. La viña es el mundo entero, que debe ser transformado según el designio divino en vista de la venida definitiva del Reino de Dios.

Salió luego hacia las nueve de la mañana, vio otros que estaban en la plaza desocupados y les dijo: “Id también vosotros a mi viña” (Mt 20, 3-4).
 

Parábola de los obreros en la viña: Obreros, en la viña (abajo) y en el momento de cobrar (arriba), Evangelio Bizantino del siglo XI, Biblioteca Nacional de Francia, Cód. gr. 74.

El llamamiento del Señor Jesús -Id también vosotros a mi viña- no cesa de resonar en el curso de la historia desde aquel lejano día; se dirige a cada hombre que viene a este mundo.

En nuestro tiempo, por medio del Concilio Vaticano II, la Iglesia ha madurado una conciencia más viva de su naturaleza misionera y ha escuchado de nuevo la voz de su Señor, que la envía al mundo como sacramento universal de salvación.

Id también vosotros. La llamada no se dirige solo a los pastores, a los sacerdotes, a los religiosos y religiosas, sino que se extiende a todos; también los fieles laicos son llamados personalmente por el Señor, de quien reciben una misión a favor de la Iglesia y del mundo[1].

Y tenemos el ejemplo admirable de la Iglesia Católica de Corea, a cuyos mártires -un grupo de ciento tres- celebrábamos esta semana. La verdad sobre Jesucristo llegó también a tierras de Corea. Llegó hasta allí a través de libros traídos de China. Y de una forma maravillosa, la gracia divina movió inmediatamente a aquellos hombres, primero a investigar la verdad de la Palabra de Dios, y luego a creer vivamente en el Salvador Resucitado.

Anhelando una mayor participación en la fe cristiana, enviaron a uno de los suyos en 1784 a Pekín, donde fue bautizado. De esta buena semilla nació la primera comunidad cristiana de Corea, una comunidad única en la historia de la Iglesia por el hecho de que fue fundada enteramente por laicos. Esta Iglesia reciente, tan joven y sin embargo tan fuerte en la fe, resistió el continuo combate de duras persecuciones[2].
 

Lo más admirable es que existía una unión cada vez más profunda con su obispo de Pekín -de otra nación distinta a Corea- y con el Papa en la lejana Roma. Sin soberbias, sin provincialismos exacerbados que no conducen a ninguna parte, sino a la destrucción. Creciendo en el amor a la Iglesia universal, profesando en la persecución: Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica...  ¡Cuántas lecciones debemos aprender de los santos!

El espléndido florecimiento actual de la Iglesia en Corea es realmente el fruto del heroico testimonio de los mártires.
Se pusieron a trabajar en la viña, a otra hora distinta, a finales del siglo XVIII. Obreros de la última hora. Pero con qué fidelidad escucharon la voz del Señor, que les llamaba a trabajar en su viña: Id también vosotros a mi viña.

Desde Peter Yu, un jovencito de trece años, hasta Mark Chong, un anciano de setenta y dos, hombres y mujeres, clérigos y seglares, pobres y ricos, gente del pueblo y nobles -hasta formar ese grupo de ciento tres-, muchos de ellos descendientes de anteriores mártires desconocidos: todos murieron contentos por la causa de Cristo. Y así, tenemos ocasión de unirnos a los católicos coreanos, para seguir profesando nuestra fe universal. Católicos que en la parte del Norte siguen sufriendo persecución.

Pero volvamos al Evangelio. ¿Cómo aplicarnos esta parábola? Nos lo recuerda San Gregorio Magno quien, predicando al pueblo, comenta de este modo la parábola de los obreros de la viña:

 Fijaos en vuestro modo de vivir, queridos hermanos, y comprobad si ya sois obreros del Señor. Examine cada uno lo que hace y considere si trabaja en la viña del Señor.

El Concilio Vaticano II nos exhorta a todos, haciéndose eco del llamamiento de Cristo, a trabajar en la viña:
Este Sacrosanto Concilio ruega en el Señor a todos los laicos que respondan con ánimo generoso y prontitud de corazón a la voz de Cristo, que en esta hora invita a todos con mayor insistencia, y a los impulsos del Espíritu Santo...

Qué paz da poder sentir la voz de misericordia de Cristo, ante aquellos que se sienten discriminados: ¿No te he pagado según lo contratado?  ¿Vas a ser tú malo porque yo sea bueno?

Afirma el P. Aldama[3]:

Cristo el Señor nos llama desde la infancia; nos llama en la juventud; nos llama en la vida madura; nos llama hasta en la vejez. Siempre nos llama para darnos Él el premio. No se cansa de llamar, ni cuando nosotros no le hemos escuchado muchas veces. No se cansa de llamar ni cuando nosotros hemos sido ingratos a sus llamamientos repetidas veces. No se cansa de llamar, ni cuando nosotros nos hemos cansado de trabajar y lo dejamos todo; también entonces nos llama el Señor. A la última hora, como a la primera hora.

Fijaos con qué facilidad quisiéramos nosotros que se excluyese del reino de los cielos, o por lo menos, que no se les diese el reino en plenitud, a los que a última hora se han arrepentido y han muerto en gracia de Dios. Y se les da el reino de los cielos, igual que a los que no han pecado nunca; igual que a los que han vivido una vida fervorosa, excepto que se les da más o menos, pero la parábola no es para explicar eso; la parábola es para explicar que se les da aquello que el Señor les ha prometido. Y lo que nos ha prometido es que nos va a dar el reino de los cielos. Lo que ha prometido es su posesión, que le vamos a poseer a Él, que le vamos a ver, que le vamos a tener y a amar con todas las fuerzas eternamente. Y eso nos lo ha prometido a todos.

Todo depende, no del tiempo, sino de la caridad. No hace injusticia. ¿Qué injusticia va a hacer? Cumple lo que ha dicho. Es suyo el reino de los cielos y se lo da a quien quiere, y se lo da con las exigencias que él quiere y se lo da a quien vuelve a Él, a quien trabaja con su gracia, a quien va buscándole en su corazón, a quien va amándolo con toda su alma y con todo su ser. ¿Qué injusticia, ni para unos ni para otros, si a todos les da, si no tiene obligación de dar nada, si lo que da es por misericordia? ¡Si es suyo todo, si es regalo suyo este reino de los cielos!

Dios me llama a todas horas. Dios no se cansa de mis negligencias. Dios no se cansa de mis caídas. Dios no se cansa de mi pereza. Me sigue llamando y me sigue amando para darme el mismo premio. Dios me llama hoy, en este momento; y hoy, en este momento, me puedo entregar todo a su amor. Poco importa que otros lo hayan hecho antes; lo que importa es que yo lo haga ahora. Y me defenderá el Señor, y les dirá a los otros: ¿Por qué te enfadas? ¿No ha hecho él lo que Yo le he dicho? ¿No ha cumplido él mi contrato? ¿No ha hecho en pocas horas lo que a lo mejor tú no has hecho en todo el día? ¿No puedo Yo dar lo mío a quien quiera? Y ¿voy Yo a ser injusto porque regalo lo que me parece a quien me parece?

Es su misericordia la que nos salva...

Para mucha gente de nuestra tierra está a punto de comenzar la vendimia, pero para todos es tiempo de escuchar la voz del Señor, que nos dice: ¡Id también vosotros a mi viña!
      
PINCELADA MARTIRIAL
Princesa de Barcelona, es el título con que Mn. Jacinto Verdaguer invoca a la Virgen de la Merced en sus conocidos Gozos. Hoy, 24 de septiembre, es su fiesta. Todo lo que pasó en la iglesia de la Merced lo dejó por escrito antes de sufrir el martirio Mn. Luis Pelegrí Nicolás; luego fue publicado por mosén José Sanabre, archivero de la diócesis de Barcelona.

La tarde del 19 de julio de 1936 la chusma frenética invadió el edificio de Capitanía General y, acto seguido, se dirigió a la iglesia de la Merced exigiendo su destrucción. No fue hasta el día siguiente que, acompañados de la fuerza pública, pudieron penetrar en el templo después de disparar numerosos balas de fusil contra la fachada. Luego prendieron fuego en el interior de la iglesia de manera que se quemaron las pinturas de la bóveda mayor, se ahumaron los frescos la de la cúpula. Las tribunas de madera, el órgano y todas las imágenes de los altares laterales quedaron destruidas. Los bomberos velaron para que el fuego sólo quemara la iglesia y no pasara a las viviendas cercanas. El fuego fue avivado de nuevo en varias ocasiones los días posteriores.

La imagen de talla de la Virgen fue lanzada desde el camarín sobre el Sagrario del altar mayor y, días después, otros revolucionarios la tumbaron en el suelo frente al altar.

Mn. Luis Pelegrí Nicolás, presbítero beneficiado de la parroquia de San Miguel y de la Virgen de la Merced, se propuso rescatar la imagen gótica. Mañana narraremos estos sucesos.

Como decíamos mosén Pelegrí dejó escrito el relato de lo sucedido en la basílica de la Merced en el verano de 1936 y el manuscrito para seguridad lo enterró, pero reveló antes de su muerte la localización a su hermano quien, con ayuda de mosén José Sanabre y de Teresa Coll Muñarch realizaron la trascripción de las deterioradas cuartillas manuscritas, dando paso al artículo De cómo fue salvada la imagen de la patrona de Barcelona, de mosén Sanabre en Diario de Barcelona el 24 de septiembre de 1949. La documentación pasó al archivo de la parroquia pero no tuvo otra divulgación que el referido artículo periodístico.

Mosén Pelegrí fue detenido y asesinado el 30 de marzo de 1937. Se trata -escribe el arquitecto Juan Bassegoda Nonell- de un caso de martirio "casi provocado", pues se dedicaba a confesar a sus feligreses sentado en un banco de la plaza de Urquinaona.
 


Muy buena y completa la página creada por el actual Rector de la Basílica, Mn. Joan Martínez Porcell:
http://www.basilicadelamerce.es
 

[1] San JUAN PABLO II, Christifideles laici, 1-2
[2] San JUAN PABLO II, Homilía canonización 103 mártires coreanos. Seúl, 6 de mayo de 1984.
[3] José Antonio ALDAMA, S.J. Homilías, Ciclo A, págs. 311-317 (Granada, 1995).
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
OCTUBRE 2017

[21.10] 07. «Ellos no tuvieron miedo»

Domingo 29 T.O. (A) y pincelada martirial

[21.10] 06. El Cardenal Amato en la Sagrada Familia

[21.10] 05. Los mártires claretianos de Barcelona

[21.10] 05. ¡Vaya mentira tan mal pergeñada!

[21.10] 04. Los mártires claretianos de Vic

[21.10] 03. Vic, julio de 1936

[21.10] 02. San Antonio Mª Claret (2)

Hace cien años... a estas mismas horas

[21.10] 01. San Antonio Mª Claret (1)

Domingo 28 T.O. (A) y pincelada martirial

1917 - 13 de octubre - 2017

¿Qué hacían las Hermanas de la Cruz en 1936? (2)

Domingo 27 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacían las Hermanas de la Cruz en 1936? (1)

¿Qué hacía padre Pío en 1936?

¿Qué hacía Santa Genoveva en 1936?
SEPTIEMBRE 2017

Domingo 26 T.O. (A) y pincelada martirial

"Dos coronas" (Padre Kolbe)

¿Qué hacía Don Orione en 1936?

La Merced, 1936 y Mn. Luis Pelegrí

Domingo 25 T.O. (A) y pincelada martirial

Virgen de Nuria: sacrílego robo en 1967

Virgen de Nuria, el exilio de 1936

Concurso nacional de dibujo. BARBASTRO 2017

V Jornadas Martiriales: 27-29 de octubre

¿Qué hacía Pío XI en 1936? (y 2)

¿Qué hacía Pío XI en 1936? (1)

Domingo 24 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacía el beato Anselmo Polanco en 1936?

¿Qué hacía el beato Álvaro del Portillo en 1936?

¿Qué hacía San Josemaría en 1936?

¿Qué hacía Santa Faustina en 1936?

Domingo 23 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacía el Hno. Rafael en 1936?

¿Qué hacía Don Manuel en 1936?

¿Qué hacía M. Maravillas en 1936?

Burlas y sacrilegios fotografiados

Domingo 22 T.O. (A) y pincelada martirial

Fátima y los Mártires de España (y 2)

Fátima y los Mártires de España (1)

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2017 (16 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (23 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS