Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Domingo 14 T.O. (A) y pincelada martirial

Victor in vínculis

9 julio 2017


El Evangelio resume la reacción de Jesús ante la multitud con la palabra compasión. No es la ternura del que, al sentirla, se queda fuera. Es la del que la comparte. La de quien se siente reblandecido por dentro, conmovido hasta las lágrimas, al ver que sufren los que ama. Viendo a la muchedumbre -escuchábamos hace unos domingos- se enterneció de compasión por ella, porque estaban fatigados y decaídos como ovejas sin pastor (Mt 9,36).

¿Se ha dicho alguna vez -afirma Martín Descalzo- algo más hondo sobre la humanidad? No, el hombre no es malo, ni está corrompido. Está solo, decaído, desanimado, fatigado, perdido. Vaga por la vida sin saber que vive. Vegeta en la vulgaridad porque ni tiene fuerzas para descubrir su propia grandeza[1].

Por eso Jesús mira a la multitud, te mira a ti, como se mira a los niños que juegan o que duermen, y les ofrece, sobre todo, un lugar de reposo: su propio Corazón. Y afirma: Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Porque Dios y su amor son el mayor de los milagros. Más tarde el Señor demostrará, con su sangre, que ese amor es bastante más que un sentimiento.

Venid a mí todos… No este o aquel, sino todos los que tenéis preocupaciones, sentís tristeza o estáis en pecado. Venid, no porque yo os quiera pedir cuentas, sino para perdonaros vuestros pecados. Venid, no porque yo necesite de vuestra gloria, sino porque anhelo vuestra salvación. Porque yo -dice- os aliviaré. No dijo solamente: os salvaré, sino lo que es mucho más: os pondré en seguridad absoluta. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, porque soy manso y humilde de corazón. No os espantéis al oír hablar de yugo, pues es suave; no tengáis miedo de que os hable de carga, pues es ligera…

Esto es lo que nos dice este domingo el Señor. ¡Ya está bien de teologías equivocadas! ¿Qué es eso de que el cristiano es un pecador en penitencia? ¿Por qué empeñarse en no sentir la alegría que Cristo resucitado nos ofrece? La fe cristiana se expresa más plenamente en la alegría por haber descubierto el amor personal de Dios, sobre el cual uno debe apoyarse y abandonarse. La fe vivida de esta manera elimina la actitud de fatalismo dramático. La alegría cristiana que fluye de la fe -ha escrito un autor polaco- es una especie de radiación del amor de Dios. Esta fe te hace sonreírle a Dios, y gozar alegremente por su amor. La virtud del “humor” te permitirá combatir el veneno de la tristeza[2].

El Señor es claro en el Evangelio: Aprended de mí... y yo os aliviaré.

Esto no quiere decir que no tengamos que luchar contra nuestras faltas, contra nuestros pecados. Son dos cosas distintas. El Señor nos da la fe para vivir en esperanza, en una esperanza que irradia de su Corazón: Venid a Mí y yo os aliviaré.
 

En sus apuntes de prisión, el cardenal Stefan Wyszynski [a la derecha, junto a San Juan Pablo II, en una foto poco conocida] escribía el 2 de octubre de 1956:

 La Iglesia ha nacido de la sangre redentora de Cristo en la cruz… Es sano que la sangre circule; si la sangre se coagula, corre peligro en el cuerpo. Lo mismo sucede con el Cuerpo Místico de Cristo. Debe correr la sangre, no solo en los cálices de la misa, sino también en los cálices vivos de las almas. Para que la Iglesia pueda estar llena de vida y de fuerza, de algún modo tiene que correr en ella la sangre…

Se ha dicho que los santos son árboles de hoja perenne[3]. Y al celebrar este pasado jueves (6 de julio) la santidad de María Goretti descubrimos el poder de la gracia que concede a los indefensos la fuerza del martirio. Y con Jesús exultamos en el espíritu alabando al Padre: Te bendigo, Padre… porque has escondido estas cosas a los sabios y prudentes, y se las has revelado a los sencillos…

María Goretti era una niña italiana que aún no había cumplido los doce años. En su infancia conoció el sufrimiento y las privaciones y, a veces, la tristeza; quedó huérfana de padre a los diez años. En la solitaria alquería donde la familia cultivaba una hacienda, fue repetidamente asediada por un vecino que, tras dos intentos de violentarla, con la amenaza de muerte en caso de que hablara, exasperado ante su resistencia, la agredió a golpes de puntero hasta provocarle la muerte. El perdón concedido a su asesino en el momento de la muerte incluía la promesa de rezar por su conversión. La niña, en los últimos momentos, afirma: Quiero que él también me acompañe en el paraíso.
 

No todos ciertamente, afirma san Juan Pablo II, estamos llamados, como María Goretti, al martirio, pero a todos se nos pide tender al seguimiento pleno de la virtud cristiana. Esta ascesis del espíritu exige fuerza, atención constante y renuncia valiente a los ideales del mundo; a unos ideales falsos que nos presenta el mundo; a una vida de impureza que nos ofrece el mundo para engañarnos. Se trata de un empeño de cada día, en la vida de pureza, de caridad y de humildad que Cristo nos enseña; de una vigilancia que no puede abandonarse por ningún motivo, sino que hay que llevar adelante hasta el término de nuestro camino terreno. Es una lucha consigo mismo que puede asemejarse a un lento y prolongado martirio[4].

Ser humilde significa ser especialmente amado por Jesucristo. Él no tolera a los soberbios. Podemos comprender su actitud por la antipatía que nos inspiran las almas orgullosas y satisfechas de sí mismas, los que se creen por encima de los demás, los que se creen que no necesitan de Dios. El mundo no los soporta. Y los critica. El deseo de santidad tiene que llenar nuestra vida...

Después de muchos años de cárcel, al salir, el asesino buscó enseguida a la madre de María Goretti y le pidió perdón. Alejandro Serenelli, que era como se llamaba, terminó profesando en los capuchinos en 1936. Murió a los 89 años, el 6 de mayo de 1970, y entre sus efectos personales dejó una carta que decía:

Próximo a terminar mi jornada… reconozco que en mi juventud emprendí un camino falso que me condujo a la perdición. Por la prensa, los espectáculos y los malos ejemplos, veía que la mayor parte de los jóvenes seguían ese camino sin pensar… A los 20 años cometí un delito pasional, del que ahora me horrorizo al solo recordarlo... Yo quisiera que los que leyesen esta carta aprendiesen a huir del mal y a obrar el bien siempre...

Cristo, lo decíamos al principio, viene a nosotros pacífico, manso y humilde. Su oferta es Él mismo; su yugo y su carga es correr la misma suerte que Él ya ha corrido. Nos entrega el conocimiento del Padre y el mismo Espíritu de quien lo resucitó de entre los muertos. Solamente nos pide ser sencillos para aprender de Él y cargar con su yugo; para descubrir que los valores que nos presenta el Evangelio, no adulterados, se pueden vivir hoy, veinte siglos después. Esa es la herencia que el Señor nos deja, su Palabra que es Verdad, su auténtico camino, la vida de salvación. Así es únicamente como encontraremos descanso, el descanso que nos ofrece su propio Corazón: Venid a Mí todos los que estáis cansados. El Señor no excluye a nadie, no le importan nuestros pecados. El Señor quiere acogernos en su Corazón.

Termino con aquella hermosa oración que compuso Santo Tomás Moro y que tendríamos que recitar con frecuencia. No podemos vivir nuestro cristianismo con tristeza. No podemos ser católicos y querer convencer a los demás de nuestra vida en Cristo con el rostro triste, lleno de amargura. Nuestra vida, a pesar de las cruces, tiene que ser en alegría, la alegría que el Señor nos da. Escribía él:
 
Señor, ten a bien darme un alma
que desconozca el aburrimiento,
que desconozca las murmuraciones,
los suspiros y las lamentaciones;
y no permitas que me preocupe demasiado
en torno de ese algo que impera
y que se llama “yo”...
 
Que el Señor, que el Corazón de Cristo, que nos da descanso, que nos proporciona la paz, sea nuestra esperanza, sea nuestra alegría. Así es como nosotros encontraremos un descanso auténtico.
 

PINCELADA MARTIRIAL
Cuando leo este Evangelio siempre recuerdo que su frase principal se encuentra en el frontispicio de la fachada de la Basílica del Cerro de los Ángeles. A los pies del Corazón de Jesús lo que ya pusieron nuestros mayores: Reino en España. Derrumbado el Monumento en 1936 y colocado de nuevo al levantarlo.

Los mártires del Cerro de los Ángeles
El sábado 18 de julio de 1936, por la tarde, se habían dirigido al Cerro de los Ángeles, para hacer su acostumbrada vigilia de adoración nocturna al Santísimo Sacramento, unos treinta congregantes de las Compañías de Obreros de San José y del Sagrado Corazón de Jesús. Al acabar la Santa Misa, ya en la madrugada del domingo 19, Fidel de Pablo García, vocal de piedad y de aspirantes de la Acción Católica de la parroquia del Espíritu Santo, de 29 años de edad, se volvió a Madrid, acompañando al sacerdote que la había celebrado, don José María Vegas Pérez, capellán del Monumento al Sagrado Corazón de Jesús. También regresaron la mayoría de los congregantes que habían participado en aquella última vela. Pero cinco de ellos se quedaron ante el Monumento, confiando en que la llegada de las tropas iba a ser inminente, y así no se interrumpía una “guardia de honor” al Sagrado Corazón de Jesús.

Se trataba de Pedro-Justo Dorado Dellmans, de 31 años; Fidel Barrios Muñoz, de 21 años; Elías Requejo Sorondo, ebanista, de 19 años, de la Juventud Católica de la parroquia del Espíritu Santo; Blas Ciarreta Ibarrondo, de 40 años, casado con Ángela Pardo, con la que se había desplazado a Madrid, procedente de Santurce (Vizcaya), de cuya Guardia Municipal había sido jefe; Vicente de Pablo García, carpintero, de 19 años de edad, de la juventud de Acción Católica de la misma parroquia del Espíritu Santo, de Ventas, hermano del que había acompañado a Madrid al sacerdote.
 

La historia la narra el padre Elías Fuente (Mártires de Cristo Rey en el Cerro de los Ángeles Madrid, 1944, pág. 47). No puedo alargarme con la narración del martirio que allí viene magníficamente relatada. Solo esta última anécdota, con la que termina la reseña sobre Elías Requejo.

“La cristiana madre le dio un beso y le hizo la señal de la cruz en la frente, como despedida, que intuía definitiva. Bajaban ya la escalera los dos amigos (se refiere a uno que vino a buscarle para ir al Cerro). Bajaban ya la escalera cuando Elías se vuelve rápido para decir: “No quite usted la placa del Corazón de Jesús”. Y se fue…para siempre”. Que nosotros tampoco quitemos de nuestras vidas al Corazón de Jesús. Que deseemos como lo desearon nuestros mártires que Cristo sea verdadero Rey de nuestros corazones, de nuestras personas, de nuestras familias, de nuestras parroquias, de nuestras diócesis, de nuestra sociedad, de nuestra querida España.
 
[1] José Luis MARTÍN DESCALZO, Vida y Misterio de Jesús de Nazaret II, pág.396 (Salamanca 1997).
[2] Tadeusz DAJCZER, Meditaciones sobre la fe, pág.102 (Madrid 1994).
[3] Pablo GARCÍA, María Goretti, una niña víctima de la violencia (Valencia 1998).
[4] SAN JUAN PABLO II, Visita a la Casa-Santuario de Santa María Goretti. Homilía en la Catedral de Latina (Italia), 29 de septiembre de 1991.

 
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

ricardo de Barcelona
09/07/2017
Perfecta..
Clara y conmovedora homilía, que podría dar lugar a varias... (tres o cuatro) para hacerla un poquito mas corta para leer en Misa, aunque yo me la haya leído de un tirón.
Para cuando un libro de reflexiones sobre el Evangelio del día
Abrazos.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jorge López Teulón
Jorge López Teulón (Madrid 1970). Tras cursar los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de San Ildefonso, recibe la ordenación sacerdotal, el 25 de junio 1995. Sus años de ministerio sacerdotal los ha desarrollado en la ciudad de Talavera de la Reina (Toledo). Delegado de Medios de Comunicación Social en la Vicaría de Talavera (1996-2005). Se le encargó durante un quinquenio (1998-2002) la retransmisión para el territorio nacional de la Misa dominical retransmitida por la Cadena COPE. Desde 1996 es el Capellán del Colegio Compañía de María de la Orden de Hijas de María Nuestra Señora en Talavera.

En el año 2002 fue nombrado Postulador de una Causa de más de 900 mártires de la persecución religiosa de 1936 a 1939, para la Provincia eclesiástica de Toledo y la diócesis de Ávila.

Ha creado la página www.persecucionreligiosa.es , primera página en lengua española dedicada exclusivamente a este tema.

También ha creado la página www.cardenaldonmarcelo.es

Jorge López Teulón, jorgelteulon@gmail.com, es autor, editor y responsable del Blog Victor in vínculis, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
OCTUBRE 2017

[21.10] 08. San Antonio Mª Claret en Sallent y en Vic

[21.10] 07. «Ellos no tuvieron miedo»

Domingo 29 T.O. (A) y pincelada martirial

[21.10] 06. El Cardenal Amato en la Sagrada Familia

[21.10] 05. Los mártires claretianos de Barcelona

[21.10] 05. ¡Vaya mentira tan mal pergeñada!

[21.10] 04. Los mártires claretianos de Vic

[21.10] 03. Vic, julio de 1936

[21.10] 02. San Antonio Mª Claret (2)

Hace cien años... a estas mismas horas

[21.10] 01. San Antonio Mª Claret (1)

Domingo 28 T.O. (A) y pincelada martirial

1917 - 13 de octubre - 2017

¿Qué hacían las Hermanas de la Cruz en 1936? (2)

Domingo 27 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacían las Hermanas de la Cruz en 1936? (1)

¿Qué hacía padre Pío en 1936?

¿Qué hacía Santa Genoveva en 1936?
SEPTIEMBRE 2017

Domingo 26 T.O. (A) y pincelada martirial

"Dos coronas" (Padre Kolbe)

¿Qué hacía Don Orione en 1936?

La Merced, 1936 y Mn. Luis Pelegrí

Domingo 25 T.O. (A) y pincelada martirial

Virgen de Nuria: sacrílego robo en 1967

Virgen de Nuria, el exilio de 1936

Concurso nacional de dibujo. BARBASTRO 2017

V Jornadas Martiriales: 27-29 de octubre

¿Qué hacía Pío XI en 1936? (y 2)

¿Qué hacía Pío XI en 1936? (1)

Domingo 24 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacía el beato Anselmo Polanco en 1936?

¿Qué hacía el beato Álvaro del Portillo en 1936?

¿Qué hacía San Josemaría en 1936?

¿Qué hacía Santa Faustina en 1936?

Domingo 23 T.O. (A) y pincelada martirial

¿Qué hacía el Hno. Rafael en 1936?

¿Qué hacía Don Manuel en 1936?

¿Qué hacía M. Maravillas en 1936?

Burlas y sacrilegios fotografiados

Domingo 22 T.O. (A) y pincelada martirial

Fátima y los Mártires de España (y 2)

Fátima y los Mártires de España (1)

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2017 (16 artículos)

JULIO 2017 (21 artículos)

JUNIO 2017 (14 artículos)

MAYO 2017 (18 artículos)

ABRIL 2017 (23 artículos)

MARZO 2017 (23 artículos)

FEBRERO 2017 (19 artículos)

ENERO 2017 (18 artículos)

DICIEMBRE 2016 (15 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (18 artículos)

OCTUBRE 2016 (24 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (13 artículos)

JULIO 2016 (17 artículos)

JUNIO 2016 (30 artículos)

MAYO 2016 (31 artículos)

ABRIL 2016 (23 artículos)

MARZO 2016 (12 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (13 artículos)

MAYO 2015 (13 artículos)

ABRIL 2015 (13 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (8 artículos)

ENERO 2015 (14 artículos)

DICIEMBRE 2014 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (13 artículos)

OCTUBRE 2014 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (12 artículos)

AGOSTO 2014 (15 artículos)

JULIO 2014 (10 artículos)

JUNIO 2014 (12 artículos)

MAYO 2014 (20 artículos)

ABRIL 2014 (26 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (9 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (12 artículos)

OCTUBRE 2013 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (11 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (9 artículos)

JUNIO 2013 (8 artículos)

MAYO 2013 (11 artículos)

ABRIL 2013 (9 artículos)

MARZO 2013 (8 artículos)

FEBRERO 2013 (9 artículos)

ENERO 2013 (14 artículos)

DICIEMBRE 2012 (18 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (17 artículos)

OCTUBRE 2012 (16 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (10 artículos)

AGOSTO 2012 (12 artículos)

JULIO 2012 (8 artículos)

JUNIO 2012 (11 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (9 artículos)

MARZO 2012 (9 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

ENERO 2012 (9 artículos)

DICIEMBRE 2011 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (36 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (35 artículos)

AGOSTO 2011 (47 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (8 artículos)

MAYO 2011 (7 artículos)

ABRIL 2011 (8 artículos)

MARZO 2011 (9 artículos)

FEBRERO 2011 (9 artículos)

ENERO 2011 (9 artículos)

DICIEMBRE 2010 (11 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (12 artículos)

OCTUBRE 2010 (8 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS