Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

Del canadiense acusado de violación por dejar embarazada a su novia

Luis Antequera

4 octubre 2011

 
            La verdad es que si por un lado, la realidad siempre excede a la imaginación, por otro, la estulticia de los jueces del mundo entero empieza a producir maravillamiento.
 
            No sé si conocen Vds. el caso. En Canadá, un hombre, Craig Jaret Hutchinson, cuya relación con su novia pasaba por un mal momento, decidió que la mejor manera de salvarla era que ambos tuvieran un hijo. Y no se le ocurrió nada mejor para conseguirlo que, sin dar cuenta de ello a su pareja, perforar los preservativos que utilizaba en sus relaciones sexuales para dejarla así embarazada, cosa que, tanto fue el cántaro a la fuente, terminó por ocurrir. Así las cosas, la mujer decide no desmerecer a su compañero en imaginación e insensatez, y le acusa de violación. Cosa que no habría ido a mayores de no ser porque después de que un tribunal de primera instancia a cuyo titular aún le quedaba en el cerebro alguna neurona, desestimara la acusación, ahora otro tribunal de apelación ha decidido reabrir el caso.
 
            No seré yo el que defienda lo realizado por Craig, que es un acto, como bien se define en la primera sentencia, la que le exime de violación, “fraudulento y cobarde”. El cual podrá dar lugar a responsabilidades civiles sin duda (desde luego si llega a haber niño), y vaya Vd. a saber si a alguna responsabilidad de otro tipo. Pero que no es, desde luego, en ningún caso, constitutivo de delito de violación, el cual, en derecho penal español que no creo sea muy diferente al canadiense, se define como el acto realizado contra la libertad sexual de otra persona, con violencia o intimidación” (artículo 178 del Código Penal). Un tipo que nada tiene que ver, por mucho que forcemos el sentido de las palabras como gustan de hacer los nuevos dictadores del pensamiento, con “dejar embarazada a una mujer mediante engaño”, como es claramente el caso. Por cierto, no menos condenable que cuando el engaño se produce en dirección contraria, es decir, cuando es la mujer la que engaña al hombre y se queda embarazada contra la voluntad de él, evento que por muy burro que se me ponga el feminismo internacional, se produce, como es sobradamente conocido, con mucho mayor frecuencia que al revés. Y aún me pregunto si existe en todo el mundo una sola mujer encausada por conducta tal. Por no hablar del interesante precedente que el caso abre, al permitir que en adelante una mujer pueda ser acusada de violación por haberse quedado embarazada sin el consentimiento de su marido, novio, compañero ocasional, o cualquier otra fórmula sentimental que sean Vds. capaces de imaginar.
 
            Estamos, una vez más y como tantas, ante un ejemplo claro de doblegamiento ante lo políticamente correcto, en este caso del estamento judicial ante el lobby feminista, que no repara, para conseguir sus objetivos, en cargarse las más elementales normas del estado de derecho y del principio de legalidad, conseguidas después de siglos y siglos de trabajo y de lucha por parte de personas con mucho más sentido común y criterio que los descerebrados que dictan hoy día doctrina. En este caso, el principio de que nadie puede ser castigado por una conducta no tipificada con toda claridad -y en esto el derecho penal ha de mostrarse sumamente restrictivo- como delito.
 
            Si a partir de ahora al poder legislativo canadiense o de cualquier otro lugar del mundo, le parece bien legislar que perforar condones con la intención de dejar preñada a una mujer contra su voluntad es una modalidad más del delito de violación, o en similar dirección, deciden crear un delito ex-professo llamado “embarazo con engaño” o como les plazca, bien estará si se siguen lealmente los procedimientos legislativos correspondientes. Ahora bien, una advertencia: ni aún en ese caso, lo legislado valdrá para castigar a Craig por una conducta que, por condenable que pueda ser, no constituía delito cuando él la practicó. Que para eso estamos ante otro de los elementos sagrados del principio de legalidad, tan sagrado, que en España lleva rango de constitucional.
 
            “Nadie puede ser condenado o sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyan delito, falta o infracción administrativa, según la legislación vigente en aquel momento”. (Const. 1978, art. 25).
 
            Por cierto, pequeño detalle de nimia importancia: en ningún lugar de la noticia leo sobre lo qué ha pasado con el pobre niño producto de la fraudulenta relación. Fácil imaginar su fatal destino: él, sin duda, sí, verdadera y real víctima de la frivolidad y la mala fe de su padre, de la crueldad de su madre si ha hecho lo que me temo que ha hecho, y de la frialdad de los legisladores y de la sociedad en general.
 
            Pero claro, ¿conocen Vds. un solo niño no nacido que vote?
 
 
            ©L.A.
            [email protected]
 
 
 
 
Otros artículos del autor relacionados con el tema
 

 
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
15 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Luis Antequera
04/10/2011
Las cosas son lo que son y no lo que nos gustaría que fueran.
Pues apago y me voy, amigo Clipper, pero ´´acuerdo voluntario de la denunciante para participar en la actividad sexual en cuestión´´ se ponga Vd. como se ponga, y se ponga el juez canadiense como se ponga, lo hay. Puede Vd. alegar desconocimiento de las consecuencias del acto, puede Vd. alegar engaño, pero ningún juez penal de un estado de derecho puede utilizar un tipo penal para penar una conducta que no forma parte de él, por muy injustas que crea que son las consecuencias de esa conducta. ¿Hacia dónde va el estado de derecho en manos de estos nuevos iluminados que ya no necesitan ni de procedimiento legislativo alguno para interpretar "lo que necesita el pueblo"?

Uno de los males de la época es que nos hemos acostumbrado a que las cosas signifiquen lo que en cada momento nos gustaría que significaran. Pero las palabras, por suerte nunca por desgracia, significan lo que significan, y nada más. Y no se puede castigar a un hombre por violar a una mujer cuando lo que ha hecho es engañarla. ¿Se da Vd. cuenta de que como la tesis del juez canadiense prospere (lo cual dudo, por muy canadiense que sea), a partir de ahora en Canadá van a ser condenadas por violación más mujeres que hombres? Y como sigamos dando pasos en ese sentido, acabaremos firmando un contrato ante notario (si no una declaración de consentimiento informado) antes de acercarnos a una mujer (y al revés).
clipper
04/10/2011
sigo.
En todo caso, y con cautelas, aventuro por donde pueden ir los tiros:

1.- El consentimiento de la mujer está condicionado por el uso del preservativo.

2.- El acusado, prevaliéndose de la posición de confianza - sec 273.1.(2) (c)- de la que goza por la relación afectiva que mantiene con la mujer, simula la adopción de medios anticonceptivos (engaño bastante, Fraud (sec 265 (3) (c))) para arrancar un consentimiento que de otro modo no hubiera conseguido -y no estamos hablando de susurrarle porquerías en francés al oido o prometerle el oro y el moro..-. La conducta es dolosa y reiterada en el tiempo.

3.- El resultado es un atentado contra la libertad sexual; daño corporal; probablemente, daño psicológico (sec. 272.(1) (c)) y quebranto económico por gastos médicos y legales...

Ya veremos, en su dia, cuál es el razonamiento seguido por el tribunal y en qué se basa. Hasta entonces sólo podemos especular.

Un saludo



clipper
04/10/2011
1..
Estimado Luis, si Vd. cree que el ´´ acuerdo voluntario de la denunciante para participar en la actividad sexual en cuestion´´ (the voluntary agreement of the complainant to engage in the sexual activity in question) expresamente mencionado en la sección (art) 273 no es el caso, apaga y vámonos.

Es evidente que la norma canadiense no describe como la nuestra los delitos (¿no le choca a Vd. que en la definición del art 272 de ´´ataque sexual´´ no haya una sola mención a la actividad sexual o al sexo?). La actividad sexual, entiendo, es el contexto donde se ha de dar el uso de armas, amenazas y demás ( si no, el asalto nunca podría pasar a ser ´´sexual´´).

Comparto con usted el gusto por la norma penal clara y por las garantías constitucionales en materia penal (¿acaso puede ser de otra manera?), pero que a nosotros -como juristas españoles- no nos parezca evidente la existencia de dicha norma, no implica que ésta no exista (dando lugar a la atipicidad que Vd. esgrime), toda vez que en Canada rige el Common Law y la jurisprudencia (el precedente) tiene un peso que aqui no tiene. En todo caso, echando un vistazo por la red -con la dudosa fiabilidad que esto tiene- parece que en Canadá, toda actividad sexual no consentida es constitutiva de delito, haciendo distinciones de grado en función de los medios empleados y el resultado. Sigue
URKO
04/10/2011
Excelente artículo.
Al margen de todo debate, comparto con el articulista en dos puntos.
El primero y más importante. ¿ Qué ha sido del niño ?; probablemente muerto, pero nadie habla de él.
Y lo segundo. ¿ Qué habría sucedido si hubiera sido al revés, es decir, la mujer engaña al marido y se queda embarazada sin el consentimiento de él; no habría habido sentencia alguna y además el niño habría nacido, acogiéndose la madre a su derecho unilateral de abortar o no, sin importar lo que opine el otro cónyuge.
Al menos, el pobre inocente se habría salvado.
pepiño
04/10/2011
Clipper...el CP de ningún país justifica que se llame a una acto de otra forma.
Clipper:

No tengo ni idea de CP canadiense ni español. Pero si hay consentimiento en el acto, lo hay. El problema es que todo lo sexual está tan viciado que nos atrevemos a comparar una agresión sexual con el engaño de un tipo a la mujer con la que se estaba acostando de común acuerdo, y que se había creído que podía separar totalmente el acto sexual de la procreación.

Los tecnicismos legales no pueden nunca distorsionar este hecho.

Emuná:

Desde el momento que das consentimiento a la relación sexual, das consentimiento a procrear. Y lo dan los dos.
No digas que esto es peor que una violación porque es una aberración. La señora no tiene ningún problema es fornicar con el novio, pero no quiere un hijo suyo. Es una especie de timo de la estampita, donde la avaricia deja paso a la lujuria, y el tonto es el novio que se pasa de listo.

Lo que les pase a cualquiera de los dos no me preocupa en absoluto. Máxime cuando el niño no se ha mencionado en ningún sitio.
Luis Antequera
04/10/2011
Al buen amigo de esta columna Clipper (2).
En cuanto al asalto sexual, se define en el artículo 272, y se hace en estos términos

´´Comete un delito de asalto sexual (violación) quien: a) porta, usa o amenaza con usar un arma o la imitación de un arma; b) causa daños corporales al demandante; c) lleva a cabo la ofensa con otra persona´´.

Tanto en el 265 como en el 272 se exige para la existencia del hecho punible, que sea asalto, que sea asalto sexual, una de estas cuatro circunstancias: fuerza, amenaza, armas o cómplice. Discúlpeme pero sigo sin ver el caso Craig Jaret Hutchinson incluído en el tipo penal, le diría que ni siquiera haciendo una interpretación extensiva (y muy extensiva) que, como Vd. debe saber, es inaceptable en derecho penal. No ajustándose la conducta juzgada al tipo, toda consideración sobre el consentimiento realizada en el artículo 273 que propone Vd. hacer, no viene al caso.

5. El artículo 25 de la Constitución española, no rige efectivamente en el derecho penal canadiense de una manera directa, pero sí lo hace en cuanto principio general y universal del derecho penal, del que nuestro artículo 25 es mero reflejo, y es imprescindible para preservar el principio de legalidad al que se atiene la ley en los estados de derecho.

Un cordial saludo,

L.A.
Luis Antequera
04/10/2011
Al buen amigo de esta columna Clipper.
Estimado amigo:

1. Agradezco sinceramente sus apreciaciones, sobre todo las cinco primeras, algo menos la sexta: hay personas que creen que la única manera de entrar en un debate es expresarse agresivamente. Créame que no era necesario.

2. Lo escrito por mí es un sencillo artículo en clave de opinión, y no un análisis técnico de un código penal.

3. No obstante ello, reconozco que introduce Vd. en el debate elementos sumamente interesantes en los que, aunque en principio no pensaba entrar, no rehuiré hacerlo.

4. Creo que puesto que es Vd. el que aporta los artículos de aplicación del Código Penal Canadiense, lo justo es que Vd. mismo hubiera incluído las definiciones que recogen los mismos. Como no lo hace, lo haré yo.

El assault (asalto, ataque) del artículo 265, es definido así en el Código Criminal canadiense:

´´Una persona comete asalto cuando a) sin el consentimiento de otra persona, aplica fuerza intencionadamente a otra persona, directa o indirectamente; b) intenta o amenaza por actos o por gestos, aplicar la fuerza contra otra persona, si tiene capacidad para hacer creer a la otra persona que tiene capacidad real para ejecutar su propósito; c) si llevando abiertamente un arma o imitación aborda, mendiga o molesta a otra persona.

(Sigue)
clipper
04/10/2011
Para su consideración.
Previo.- Está criticando una decisión judicial sin la sentencia en la mano: Vd. No conoce el razonamiento seguido por la Sala.
1.- Ni la CE ni el CP se aplican en Canadá.
2.- Sus creencias sobre las posibles similitudes o diferencias entre ordenamientos son irrelevantes. De su conocimiento del derecho español no puede derivarse un conocimiento del derecho canadiense.
3.- Centre el objeto del proceso y no invente.
4.- Acuda al código penal canadiense - que es por donde debería haber empezado-, ponga en relación los arts. 265 (assault) y 271 ss. (sexual assault) de dicho cuerpo legal y verifique si la conducta del Sr. Hutchinson es típica o no.
5.-Intente recordar si el tema del ´´consentimiento´´ es relevante o no en lo que nosotros llamamos ´´delitos contra la libertad e indemnidad sexual´´. Mire si hay algo al respecto en el CP canadiense...
6- Sea honesto y reflexione si ha metido la pata hasta el zancarrón o no: Tenga presente que si el tribunal revoca una sentencia absolutoria en segunda instancia es por algo. Entre ese ´´algo´´ está el conocimiento del derecho canadiense y la disposición del material probatorio sobre el que se sustenta su decisión.

Un saludo

Tomy
04/10/2011
de acuerdo....
Estoy muy de acuerdo contigo Luis... al final de esto la única víctima es el niño. Y de él nadie habla, nadie defiende, nadie dice nada...
Luis Antequera
04/10/2011
A Pepiño.
Querido amigo:

En realidad, sabía que alguien haría el comentario que ha hecho Vd. Por mi parte, intento escribir artículos no excesivamente largos y centrados en un solo hecho, si no uno, los menos posibles. En este caso, sólo opino sobre la sentencia del juez y los hechos juzgados, no entro en todo lo ocurrido para llegar hasta donde se llega.

Bien está no obstante que lo hagan otros, por lo que le quedo agradecido. Un cordial saludo

L.A.
Luis Antequera
04/10/2011
A Pepiño.
Querido amigo:

En realidad, sabía que alguien haría el comentario que ha hecho Vd. Por mi parte, intento escribir artículos no excesivamente largos y centrados en un solo hecho, si no uno, los menos posibles. En este caso, sólo opino sobre la sentencia del juez y los hechos juzgados, no entro en todo lo ocurrido para llegar hasta donde se llega.

Bien está no obstante que lo hagan otros, por lo que le quedo agradecido. Un cordial saludo

L.A.
Luis Antequera
04/10/2011
A Pepiño.
Querido amigo:

En realidad, sabía que alguien haría el comentario que ha hecho Vd. Por mi parte, intento escribir artículos no excesivamente largos y centrados en un solo hecho, si no uno, los menos posibles. En este caso, sólo opino sobre la sentencia del juez y los hechos juzgados, no entro en todo lo ocurrido para llegar hasta donde se llega.

Bien está no obstante que lo hagan otros, por lo que le quedo agradecido. Un cordial saludo

L.A.
Luis Antequera
04/10/2011
A Pepiño.
Querido amigo:

En realidad, sabía que alguien haría el comentario que ha hecho Vd. Por mi parte, intento escribir artículos no excesivamente largos y centrados en un solo hecho, si no uno, los menos posibles. En este caso, sólo opino sobre la sentencia del juez y los hechos juzgados, no entro en todo lo ocurrido para llegar hasta donde se llega.

Bien está no obstante que lo hagan otros, por lo que le quedo agradecido. Un cordial saludo

L.A.
Luis Antequera
04/10/2011
A Pepiño.
Querido amigo:

En realidad, sabía que alguien haría el comentario que ha hecho Vd. Por mi parte, intento escribir artículos no excesivamente largos y centrados en un solo hecho, si no uno, los menos posibles. En este caso, sólo opino sobre la sentencia del juez y los hechos juzgados, no entro en todo lo ocurrido para llegar hasta donde se llega.

Bien está no obstante que lo hagan otros, por lo que le quedo agradecido. Un cordial saludo

L.A.
Pepiño
04/10/2011
Usar anticonceptivos fuera del matrimonio también está prohibido.
Un pequeño detalle:
No se puede dejar a nadie embarazada mediante engaño. En el momento que hay relación sexual consentida hay posibilidades, por mucho medio que se quiera poner.
En este artículo se da por hecho que en una relación donde ambos acuerdan usar anticonceptivos, si uno finalmente desiste, hay engaño culpable. No es cierto.
El mero acuerdo de usar anticonceptivos es ya un acuerdo contra natura, es ofensa a Dios, y por lo tanto no solamente no obliga, sino que la persona que se retracta no hace peor que la que sigue con su uso.
La persona que se queja de engaño en estos casos, me recuerda a esos delitos, donde el pecador denuncia al que iba a ser colaborador de su pecado, porque aquel finalmente falla en su malévolo compromiso.
Hay que distinguir:
1- Pecado por tener relaciones fuera del matrimonio.
2-Pecado por usar anticonceptivos.
3- Ambas cosas a la vez.
Así que hay que tener las cosas claras. Usar anticonceptivos fuera del matrimonio también está prohibido, por lo que nunca se le puede exigir a la pareja no declinar su uso, aunque se hubiera pactado con anterioridad. El engaño está en la misma persona que cree que está en su derecho tener relaciones cuando le plazca, y tener hijos de la forma y modo que se le antoje.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Luis Antequera
De formación jurídico-económica, profesionalmente hablando Luis Antequera ha trabajado tanto en el mundo de la banca como en el de la enseñanza. Las tres pasiones a las que dedica su tiempo son la literatura, la historia de las religiones y la actualidad socio-política. Ha publicado tres libros, “Jesús en el Corán”, “El cristianismo desvelado” y “Derecho a nacer”. Ha colaborado en diversos programas de radio y televisión. Actualmente es director del programa de radio “Iglesia perseguida”, quincenalmente los sábados a las 15:00 hs., y colaborador del programa “Diálogos con la Ciencia”, los viernes a las 00:00 hs., emitidos ambos en Radio María. En cuerpo y alma ofrece cada día su punto de vista sobre el mundo convulso que vivimos.

Luis Antequera, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog En cuerpo y alma, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2018

Hoy 20 de abril no es un Día cualquiera

Envidia vs. espíritu de superación

De las tres derrotas de la II República

Hoy 13 de abril no es un Día cualquiera

El egoísta y el envidioso ante una situación de riqueza sobrevenida

De la Sábana Santa americana (que se venera en Santiago del Estero, en Argentina)

Hoy, 6 de abril, no es un Día cualquiera

¿A qué se le llama la "Pascua florida"?
MARZO 2018

¿Por qué fue Jesús crucificado y no lapidado, como habría sido lo debido?

Hoy, 30 de marzo, no es un Día cualquiera

En España de cada 4 personas que se suicidan 3 son hombres (Y en Europa 4 de cada 5)

Hoy, 23 de marzo, no es un Día cualquiera

Del victimazgo como moderna estrategia de dominación

Conozca aquí las auténticas (e insospechadas) cifras de la violencia de género en España

Hoy, 16 de marzo, no es un Día Cualquiera

De la "brecha salarial", ahora también en formato "brecha pensional"

Ni hombres ni mujeres, seres humanos. Ni machista ni feminista, humanista.

Hoy, 9 de marzo, no es un Día cualquiera

¿Lucha de la mujer, derechos de los gay? ¡Que no te la peguen! Ideología de género, que es otra cosa

De la corrupción política en España: unas breves consideraciones sociológicas

Hoy 2 de marzo no es un Día cualquiera

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2018 (7 artículos)

ENERO 2018 (4 artículos)

DICIEMBRE 2017 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (12 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (10 artículos)

AGOSTO 2017 (12 artículos)

JULIO 2017 (7 artículos)

JUNIO 2017 (10 artículos)

MAYO 2017 (11 artículos)

ABRIL 2017 (13 artículos)

MARZO 2017 (10 artículos)

FEBRERO 2017 (14 artículos)

ENERO 2017 (9 artículos)

DICIEMBRE 2016 (14 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (14 artículos)

OCTUBRE 2016 (14 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (11 artículos)

AGOSTO 2016 (3 artículos)

JULIO 2016 (8 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (3 artículos)

ABRIL 2016 (7 artículos)

MARZO 2016 (4 artículos)

FEBRERO 2016 (16 artículos)

ENERO 2016 (14 artículos)

DICIEMBRE 2015 (16 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (13 artículos)

OCTUBRE 2015 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (13 artículos)

AGOSTO 2015 (10 artículos)

JULIO 2015 (31 artículos)

JUNIO 2015 (30 artículos)

MAYO 2015 (31 artículos)

ABRIL 2015 (27 artículos)

MARZO 2015 (31 artículos)

FEBRERO 2015 (26 artículos)

ENERO 2015 (31 artículos)

DICIEMBRE 2014 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (30 artículos)

OCTUBRE 2014 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (30 artículos)

AGOSTO 2014 (31 artículos)

JULIO 2014 (31 artículos)

JUNIO 2014 (30 artículos)

MAYO 2014 (31 artículos)

ABRIL 2014 (30 artículos)

MARZO 2014 (31 artículos)

FEBRERO 2014 (28 artículos)

ENERO 2014 (30 artículos)

DICIEMBRE 2013 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (29 artículos)

OCTUBRE 2013 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (29 artículos)

AGOSTO 2013 (29 artículos)

JULIO 2013 (31 artículos)

JUNIO 2013 (30 artículos)

MAYO 2013 (31 artículos)

ABRIL 2013 (30 artículos)

MARZO 2013 (31 artículos)

FEBRERO 2013 (29 artículos)

ENERO 2013 (31 artículos)

DICIEMBRE 2012 (31 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (23 artículos)

OCTUBRE 2012 (31 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (30 artículos)

AGOSTO 2012 (30 artículos)

JULIO 2012 (30 artículos)

JUNIO 2012 (29 artículos)

MAYO 2012 (31 artículos)

ABRIL 2012 (29 artículos)

MARZO 2012 (29 artículos)

FEBRERO 2012 (29 artículos)

ENERO 2012 (29 artículos)

DICIEMBRE 2011 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (30 artículos)

OCTUBRE 2011 (32 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (20 artículos)

AGOSTO 2011 (21 artículos)

JULIO 2011 (23 artículos)

JUNIO 2011 (13 artículos)

MAYO 2011 (30 artículos)

ABRIL 2011 (29 artículos)

MARZO 2011 (30 artículos)

FEBRERO 2011 (26 artículos)

ENERO 2011 (26 artículos)

DICIEMBRE 2010 (30 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (30 artículos)

OCTUBRE 2010 (23 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (30 artículos)

AGOSTO 2010 (25 artículos)

JULIO 2010 (27 artículos)

JUNIO 2010 (27 artículos)

MAYO 2010 (23 artículos)

ABRIL 2010 (19 artículos)

MARZO 2010 (21 artículos)

FEBRERO 2010 (24 artículos)

ENERO 2010 (20 artículos)

DICIEMBRE 2009 (24 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (25 artículos)

OCTUBRE 2009 (20 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (14 artículos)

AGOSTO 2009 (8 artículos)

JULIO 2009 (11 artículos)

MAYO 2009 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS