Miércoles, 24 de julio de 2024

Religión en Libertad

«Anhelo», «paradoja» y «realismo»; «cuando leo sobre malos padres, me convierto en un buen padre»

3 principios de la «imaginación católica»... y por qué es la más «perfecta» de toda la literatura

Tolkien, Chesterton y C.S. Lewis)
"La imaginación católica enfatiza que las cosas de este mundo tienen un significado espiritual, además de material. No hay lugar impío ni pecado tan grave del que no pueda escribirse" (de izquierda a derecha: Tolkien, Chesterton y C.S. Lewis).

G. de A.

Muchos escritores, artistas, críticos y filósofos católicos se preguntan qué querrá decir el término "imaginación católica". Dana Gioia es poeta y ex presidenta del Fondo Nacional de las Artes (EE.UU). Su ensayo El escritor católico hoy apareció hace ya una década, pero sentó las bases para el debate sobre la imaginación católica e incluso condujo al desarrollo de una conferencia bienal sobre el tema.

En un artículo reciente en National Catholic Register, Gioia comenta que "lo que hace que la escritura sea católica es el tratamiento que se hace de temas profanos como el amor, la guerra, la familia, la violencia, el sexo, la mortalidad, el dinero y el poder... impregnándolos siempre de una cosmovisión particular". La particular cosmovisión de la que habla es, por supuesto, la católica.

La catedrática Jessica Hooten Wilson amplía la definición: "La imaginación católica enfatiza que las cosas de este mundo tienen un significado espiritual, además de material. No hay lugar impío, ni imagen tan rota que no pueda sanarse, ni pecado tan grave del que no pueda escribirse".

Algunos de los conceptos clave para la "imaginación católica" incluyen una "sacramentalidad", mediante la cual incluso los objetos y las acciones más simples están imbuidos de significado y se convierten en fuentes de la gracia de Dios; "comunión", por la cual estamos unidos histórica y místicamente con nuestros predecesores, los santos y la Santísima Trinidad; y "misión", por la cual los corazones y las mentes son transformados, renovados y convertidos.

Michael Murphy, en un artículo para el Church Life Journal de la Universidad de Notre Dame (EE.UU), escribe: "Los atributos y cualidades más cercanos a los misterios católicos centrales (la Encarnación, por ejemplo) no sólo son los más transformadores y vibrantes, sino que son también los que, en la mayoría de los casos, constituyen el buen arte".

Murphy es profesor titular de teología y director del Centro Hank de la Universidad de Loyola (EE.UU). Además de la Encarnación, Murphy encuentra transformadores otros misterios: "la misericordia, el sufrimiento, la justicia y muchos más. Incluso los zombis hacen presente un misterio: la resurrección. Aprender qué no es la resurrección nos ayuda a darnos cuenta de la singularidad de la resurrección y ascensión de nuestro Señor", asegura.

Wilson sostiene además que "la imaginación católica es más fuerte cuando es católica". Estos misterios "católicos" no sólo "contribuyen al buen arte", sino que también contribuyen a la buena educación, a las buenas prácticas comerciales, buenos matrimonios y familias, buenas parroquias, buena medicina e incluso a buenas políticas públicas.

Las tres claves de la imaginación católica son el "anhelo", la "paradoja" y el "realismo".

Anhelo:

"Como la cierva anhela las corrientes de agua, así mi alma te anhela a ti, Dios mío" (Salmo 42:1).

Consideremos el término alemán Sehnsucht , que puede traducirse como "anhelo", "anhelo inconsolable" o "extrañar intensamente" algo. CS Lewis, en su autobiografía Sorprendido por la alegría , dio su propio nombre a esta sensación interior. Lo llamó "alegría", una sensación que llegaba inesperadamente, "como rayos de luz atravesando las nubes".

Dorothy Day resume este sentimiento perfectamente: "Para mí, el deseo siempre significó un anhelo intenso, un anhelo que era en sí mismo un gozo de experimentar". Pero ¿cuál es el objeto de este anhelo? ¿Qué es lo que nos falta intensamente? Nada menos que el cielo mismo y la unión con Cristo.

Como dijo San Agustín: "Nos has hecho para ti, Señor, y nuestro corazón no puede encontrar descanso hasta que descanse en ti". El artista que reconoce este profundo anhelo y lo incorpora a los procesos de su imaginación lo despertará a su vez en cualquiera que lea, escuche o experimente su obra.

Joshua Hren es profesor en la Universidad de St. Thomas (EE.UU). "Cuando los anhelos de los personajes provocan nuestros propios anhelos, podemos despertar a una realidad más elevada, podemos ver más claramente aquello que necesita una persona para saborear la felicidad", explica. 

librosEl artista que reconoce este profundo anhelo y lo incorpora a los procesos de su imaginación lo despertará a su vez en cualquiera que lea, escuche o experimente su obra.

Este efecto no se limita a la ficción. Un profesor de matemáticas o de ciencias puede despertar este mismo deseo en los estudiantes ofreciendo ejemplos de hermosas perfecciones matemáticas o llamando la atención sobre las asombrosas complejidades de la naturaleza.

Todo deseo o anhelo, correctamente ordenado, conduce en última instancia hacia Dios. Pero, según Hren, "las cosas bellas no pueden satisfacernos por mucho tiempo. Sólo Dios-que-es-Belleza es la causa de la alegría y puede hacer eso".

Paradoja:

"Te basta mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad" (2 Corintios 12:9).

Las Sagradas Escrituras están repletas de declaraciones que ilustran la belleza y la verdad a partir de los opuestos: "Los primeros serán los últimos", "quien quiera salvar su vida, la perderá"...

Estas citas fueron pronunciadas por nuestro Señor Jesucristo, quien es en sí mismo una paradoja: Él es una sola Persona, que posee una naturaleza humana y divina, que es a la vez verdadero Dios y verdadero hombre, que, aunque estaba sin pecado, se hizo pecado por nosotros. Cristo encarna algo llamado "el complejo de opuestos".

Según Murphy, "el complejo de opuestos es clave para cualquier comprensión del catolicismo". Los católicos abrazan el misterio y la paradoja. No rehuimos las cosas que no entendemos del todo. Celebramos el hecho de que Dios es tan inefable que la mente humana no puede comprenderlo plenamente.

Como dice Murphy, "nombrar y navegar por los opuestos es un componente central de la antropología católica". Una célebre paradoja en la literatura proviene de la obra maestra de JRR Tolkien, El Señor de los Anillos , en la que Gollum, completamente corrompido por el anillo y empeñado en poseerlo, resultó también ser esencial para su destrucción.

Libros"No rehuimos las cosas que no entendemos del todo. Celebramos el hecho de que Dios es tan inefable que la mente humana no puede comprenderlo plenamente".

Navegar opuestos es un concepto útil no sólo en la teología y las artes, sino también en otras preocupaciones humanas. Por ejemplo, con una mujer embarazada, el mundo quiere hacernos creer que se trata de elegir entre uno o el otro, en un brutal juego de suma cero en el que para que uno sea "libre" el otro debe morir. Pero: "podemos amarlos a ambos".

Realismo:

"Porque a los pobres los tendréis siempre con vosotros" (Deuteronomio 15:7).

La imaginación católica reconoce que el mundo y la naturaleza –especialmente la naturaleza humana– son exactamente como son, no como desearíamos que fueran. Las obras de literatura católicas no siempre están escritas con modelos devotos de gente que reza el Rosario. Drogadictos, mujeriegos, padres abusivos, sacerdotes alcohólicos... aparecen en grandes obras de arte católico.

La narración católica nos muestra a pecadores y personas imperfectas que van camino de la perfección. Hren observa: "Cuando veo obras de teatro o leo historias sobre malos padres, soy un mejor padre, porque tengo una idea amarga de cómo me vería si mi corazón no se convirtiera".

La naturaleza humana está caída. El pecado es real. La lucha contra el pecado y el mal es real. Incluso las personas que carecen de fe entienden eso: la vida es confusa y no hay respuestas fáciles.

Sin embargo, tenemos esperanza. Los cristianos creemos en muchas cosas grandes y maravillosas y apreciamos muchas verdades sublimes y luminosas. Nuestra visión debe reflejar esos elevados ideales. La imaginación católica recuerda las perfecciones a las que aspiramos, los bienes a los que aspirar, con una actitud realista pero no fatalista de que nada puede alcanzar la perfección.

Pero, los elementos de la fe católica que enriquecen las obras de arte, en realidad enriquecen todas las obras humanas. La imaginación católica tiene algo que decir sobre la vida, sobre el matrimonio, sobre la sociedad... Debemos cultivar una gran visión. Necesitamos las artes. Necesitamos el Evangelio y los sacramentos de la Iglesia. Necesitamos las lecciones de la historia y, sobre todo, seguir imaginando.

 

Imaginemos un mundo en el que todos hiciéramos el esfuerzo de tratarnos unos a otros con verdadera caridad, a pesar de nuestra tendencia al pecado y al egoísmo. Imagínese un mundo en el que todos hiciéramos hasta las pequeñas cosas con mucho amor. No podremos crear el "cielo en la tierra", pero con una imaginación verdaderamente católica, al menos podemos señalar el camino hacia la Ciudad de Dios.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda