Viernes, 10 de julio de 2020

Religión en Libertad

La película incide en los tópicos de la leyenda negra y la Iglesia queda mal

María Elvira Roca: «Oro» se recrea en la «mugre» y alimenta la tendencia destructiva de España

José Coronado (en primer término) y Raúl Arévalo, dos de los protagonistas de Oro.
José Coronado (en primer término) y Raúl Arévalo, dos de los protagonistas de Oro.

C.L. / ReL

Con Oro, de Agustín Díaz Yanes (con José Coronado, Bárbara Lennie, Raúl Arévalo y Óscar Jaenada en el reparto), el establishment del cine español ha vuelto a demostrar lo a gusto que se encuentra denigrando la historia de España, acogiendo acríticamente la leyenda negra y rehuyendo la creatividad y el atrevimiento artístico e intelectual en beneficio del topicazo conformista.



María Elvira Roca Barea, autora del best seller Imperiofobia y leyenda negra, escribió este sábado un artículo sobre Oro en El Mundo, donde señala que la película, sin perjuicio de sus virtudes cinematográficas, cultiva "más de lo mismo", se baña en la "mugre" que nos hemos creído sobre nuestra propia historia y la "salpica y mancha", y alimenta nuestra "tendencia destructiva", proporcionando "munición al enemigo" con "alegría", vaticinándole un gran éxito si se estrenase ahora mismo en Bélgica:


Imperiofobia y Leyenda Negra rebate numerosos mitos malintencionados sobre la historia de España y lamenta su recepción acrítica por muchos españoles.

NO ES "ORO" TODO LO QUE REDUCE
Un poco menos de cojonudismo exhibicionista y un poco más de hombría hubiera estado bien. Dicho esto, hay que señalar que la película se deja ver, dentro de lo previsible del argumento y de unos personajes más bien planos y con poca trastienda. Se agradece por demás el uso comedido del ordenador, una gran delicadeza en estos tiempos. Lo mejor: sin duda la interpretación de Bárbara Lennie en el papel de doña Ana.



La fórmula de Oro es eficaz y, como ya ha sido ensayada con éxito en múltiples ocasiones, puede ser repetida ad infinitum mientras sea rentable. ¿A costa de qué? De volver a vender con beneficios la imagen sancionada por los siglos del Imperio español de América. La única posible al parecer e, insisto en ello, rentable. No falta detalle. Como si pasaran lista, ahí están todos.


Theodor de Bry fue el grabador y editor belga, protestante, que editó e ilustró varias obras que alimentaron la leyenda negra anticatólica y antiespañola, entre ellos la obra de Bartolomé de las Casas.

Los perros feroces de fray Bartolomé que fueron tan bien dibujados en los grabados de De Bry. Hombres sin entrañas repartiéndose indias a destajo. Una aparición fugaz pero efectiva del Edén indígena primordial, y hasta una mención -forma parte del canon- del Saco de Roma. Que ya es difícil que dos soldados que participaron en el Saco de 1527 vayan a encontrarse de nuevo en las selvas americanas, pero la puesta en escena tradicional de la "furia española" exige dicha mención y la mención se hace, claro está. Lo bueno que tienen los géneros literarios es que está todo previsto y no hace falta arriesgar nada. Y la Historia de España es el género literario más fecundo de Occidente. En lengua flamenca se dice da spaanse furie y es un clásico de su historia, de su literatura y de su vida. ¿Es mucha maldad suponer que en el presente contexto la película será un éxito en Bélgica cuando se estrene?


El Don Carlos, de Friedrich Schiller, estrenada en 1787, es una pieza clave de la leyenda negra antiespañola y anticatólica, encarnada en la figura de Gonzalo, Gran Inquisidor, el dominico confesor del rey Felipe II. La ópera Don Carlos de Giuseppe Verdi, inspirada un siglo después (1867) en la obra de teatro de Schiller, impulsó definitivamente el mito. En la imagen, una representación de la ópera con James Morris como Gran Inquisidor y Ferruccio Furlanetto como Felipe II.

El repugnante dominico no podía faltar (ah, Schiller) y con ello además se paga la cuota anticlerical que permite colocar la producción de la película a prudente distancia de la derecha nacionalcatólica. Porque el cojonudismo está siempre a punto de ponerse a cantar Soy el novio de la muerte y ya sabemos todos de qué lado está la Legión. Protegido este flanco, el de mayor peligro, podemos seguir avanzando por las selvas. En algún helecho feroz se quedaron enredados los pronombres y vamos de tú a tú, con usted y usted, y una inesperada aparición de vos, no se sabe por qué, cuando ya nos habíamos acostumbrado al familiar tuteo selvático. Pelillos a la mar.


La Leyenda Negra, de Julián Juderías, un antídoto de 1913 contra las falsedades sobre la historia de España, pionero y exhaustivo sobre la génesis de las patrañas urdidas por razones políticas para desprestigiarla. La edición ampliada por el autor en 1917 cumple ahora un siglo. Pincha aquí para leer la entrevista de ReL a Luis Español, editor y prologuista de esta obra y biógrafo de Juderías.

La película tiene algunas deudas. La más evidente es la de El Dorado de Carlos Saura (1988), que venía de abundar en el adorado asunto de los españoles enloquecidos en busca de oro tras la sin duda magnífica Aguirre, la cólera de Dios de Werner Herzog (1972). También el alférez Gorriamendi desafía la autoridad del rey y se proclama libre del vínculo con su señor natural, como hizo Lope de Aguirre. El hecho es absolutamente excepcional en la vida del Imperio y por eso lo conocemos. Pero esta inclinación a convertir lo excepcional en norma ha sido lo tradicional en la visión sancionada por los siglos de la historia de España. Expediciones enloquecidas hubo algunas, pero la mayoría no lo fueron. Nada es nuevo ni sorprendente, sin embargo. Si acaso produce cierta inquietud intelectual tan sorprendente unanimidad. Aguirre el loco ha merecido más películas y más relatos que los miles de españoles que armados de paciencia, conocimientos... y hombría, se echaron al mar en unos barquitos que parece mentira que fueran capaces de atravesar el Atlántico y levantaron tantas ciudades que, como dice Philip Wayne Powell, no se ha visto impulso constructivo semejante desde los tiempos de los romanos. Pero esto es muy poco gore y da escasas oportunidades de que el chorro de sangre de la yugular seccionada por un magnífico e impresionante puñal salpique al espectador de la fila séptima, que igual también lamentaba no verse chorreado. Vaya usted a saber. Están los tiempos para no sorprenderse de nada. Y la sangre peliculera lo que tiene es que salpica y parece que no mancha. Pero resulta que hace las dos cosas, aunque no se vea a simple vista.


Árbol de odio, de Philip Powell (1913-1987): todo un clásico, resultado del empeño científico de un historiador norteamericano por contar la realidad de la conquista de América despojada de las fabulaciones de la leyenda negra.

Ante semejante panorama, conviene señalar que con un poco de paciencia y conocimientos (de la hombría podemos prescindir en este trance y el cojonudismo es absolutamente innecesario) se pueden escribir y hasta filmar magníficas historias con los pronombres en su sitio. Quedaría bien, por ejemplo, como protagonista D. Antonio de Mendoza. Este hijo del Marqués de Tendilla se crió en Granada. Hablaba el árabe como un árabe y como un árabe acostumbró a vestir hasta bien entrado en la edad adulta. Su tío Bernardino le escribió al padre que, por favor, antes de mandarlo a Castilla, lo acostumbrara a llevar el jubón acuchillado de los castellanos. El joven Mendoza no era partidario de cambiar de indumentaria y vestido de moro al mando de una tropa mora de más de 3.000 hombres participó en Villalar. Luego fue diplomático y soldado competente en los caminos de Europa. Fue el primer virrey de la Nueva España y con dosis abundantes de paciencia y conocimientos organizó la administración del virreinato, impartiendo justicia y afianzando los pactos con los caciques. No tuvo inconveniente en sentarse a escuchar sobre cuanta manta indígena le ofrecieron lo que tenían que decirle aquellos nuevos súbditos del rey vestidos con plumas. Ya era políglota y cuando volvió de América, lo era más. Su peripecia personal desde la juventud mora en Granada hasta su madurez como interlocutor de jefes indios en América es extraordinaria. Pero habiendo algún Aguirre o algún trasunto suyo a mano, para qué vamos a fijarnos en un Mendoza.


Antonio de Mendoza, primer virrey de la Nueva España (1535-1550): atendió a la conversión de los indios, repartió la tierra entre los conquistadores, vigiló el trato que los indios recibían en las encomiendas, llevó al virreinato la primera imprenta, abrió en él la Universidad, fundó la casa de moneda, apoyó la creación del colegio de la Santa Cruz para indios caciques, se preocupó por la expansión geográfica de la Nueva España y alentó la realización de expediciones hacia el Pacífico. Fuente: Wikimexico.

Y si nos ponemos estupendos y en vena aventurera, que también está muy bien, podemos sacar del armario al vasco-mexicano Juan de Oñate que, como Mendoza, se ha conservado magníficamente para la Historia sin necesidad de naftalina. Debieron intuir estos hombres extraordinarios que sus descendientes iban a salir no sólo flojos sino un poco gilipollas y que era mejor no contar con ellos para nada. Oñate nació allí, en Zacatecas, y murió aquí, en Sevilla. Abrió la ruta del Camino Real casi 1000 kilómetros hacia el norte; fundó San Juan de los Caballeros, primera ciudad que existió en el territorio de lo que hoy es Estados Unidos; llevó burros, caballos, merinas y cabras hacia los nuevos asentamientos; exploró el río Colorado y es seguramente responsable de la existencia del western, pues sus caballos andaluces fueron los primeros que cabalgaron por las praderas. Porque el caballo, no lo olvidemos, no existía en América antes de la llegada de los españoles y los que cabalgan con tanto brío los apaches o los sioux en las películas del oeste debieron llegar a ellos por medios que Hollywood nunca cuenta. Pero que estaría bien que nosotros contáramos, siquiera sea para sacudirnos esta mugre que nos hemos creído como la única verdad posible de nuestro pasado. Me ofrezco gratis a escribir los guiones si hay por ahí algún productor con la gallardía suficiente como para atreverse a ganar dinero simplemente contando lo bueno de nuestra historia, sin apartarse un gramo: paciencia, esfuerzo, conocimientos, capacidad de innovación, espíritu emprendedor... sin apartarse un gramo de la verdad.


Tres estatuas, tres, de Juan de Oñate en Estados Unidos (de izquierda a derecha, en Alcalde, Albuquerque y El Paso), un personaje de los que hicieron América de verdad y con una vida mucho más apasionante que la de locos marginales como Lope de Aguirre... pero menos apta para afianzar la leyenda negra y la "mugre" que obsesiona al cine español.

La crítica cinematográfica en realidad daba para poco aquí. Cuajar una de esas películas que uno daría algo porque no se acabaran nunca es una alquimia cuasi sobrenatural. Así que si el producto sale aceptable y vendible, pues ya está bien. Pero Oro viene a cultivar más de lo mismo, y lo de siempre, y esto es ya muy cansino, o como decimos los andaluces, muy jartible. Pero sobre todo no es neutro ni aséptico. Salpica y mancha. Y no damos abasto a limpiar tanto. Vamos a necesitar paciencia, conocimientos y toda la progesterona y la testosterona que seamos capaces de amasar para conseguir que la Historia de España deje de ser carroña a la que vaya a alimentarse cuanta tendencia destructiva surja no sólo en España sino también en Europa, según estamos viendo. Porque o la sacamos de ahí o con ella nos hundimos. Y lo molesto, lo verdaderamente molesto, por decirlo suavemente, es que proporcionemos munición al enemigo con tanta alegría y quiero creer que con inocencia, aunque no lo tengo muy claro.

Pincha aquí para leer el artículo de María Elvira Roca en El Mundo.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA