Martes, 20 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Cuando el Niño Jesús se estropea o se rompe, lo llevan a reparar: y al acercarse la Navidad, más

ReL

Reparar un Niño Jesús requiere paciencia, habilidad, arte y pulso de relojero
Reparar un Niño Jesús requiere paciencia, habilidad, arte y pulso de relojero
Muchas familias tienen un cariño especial a sus imágenes del Niño Jesús, que a veces han pasado de generación en generación, han estado presentes en bautizos y bendiciones familiares, en fiestas y oraciones, en novenas y posadas. Cuando con los años se estropean, no quieren librarse de estas imágenes y acuden al restaurador.
 
Ese es el oficio de Roberto Ramos. Él se considera un simple artesano, pero cada Navidad sus hábiles manos devuelven el esplendor a añejas figuras del Niño Jesús. A su pequeño taller, en una casa antigua en el centro de La Paz (Bolivia), llegan en diciembre decenas de figuras con dedos mutilados, ojos muertos, rostros macilentos y cabello polvoriento que él revive.
 
El artista boliviano, explica la agencia AP, heredó el oficio de su abuelo y se especializó en la escuela de Bellas Artes de Argentina. A sus 65 años conserva un pulso de relojero para colocar pestañas, restaurar el pelo y pulir la piel de cera de imágenes antiguas de yeso, madera o maguey, algunas de hasta 300 años de antigüedad.


 
"No los quieren cambiar porque les tienen fe"
"Los Niños Jesús que me traen aquí son de familias que no quieren que se echen a perder, no los quieren cambiar por la fe que les tienen", dijo Ramos rodeado de santos semidesnudos a medio restaurar junto a su cama.
 
"Son traviesos, algunos días cuando despierto tienen el pelo despeinado", comentó mientras mostraba orgulloso las imágenes que reparó para que este 25 de diciembre estén con sus familias.
 
"Repararlos es más difícil que hacer uno nuevo porque hay que tallarlos, respetar la forma, el color que le dio su creador", explicó.
 
Su hija María, de 45 años, aprendió el oficio y es su ayudante. "Estos Niños tienen valor sentimental para sus dueños, son reliquias familiares", comentó.
 
"Sin Niño no hay Navidad"
 Leyla Fuentes, una clienta que heredó de sus abuelos una figura de Jesús, se manifestó "contenta como quedó mi Niño. Sin el Niño Jesús no hay Navidad".
 
A Ramos, un sobreviviente en el antiguo oficio de la restauración de estatuillas de santos en un mundo moderno y con menos creyentes, le llegan figuras del Niño de Estados Unidos, Italia, España y Perú. Él está convencido de que su habilidad está motivada por su propia fe católica.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA