Domingo, 07 de junio de 2020

Religión en Libertad

El santuario está cerrado a los fieles pero los capellanes libran esta batalla

Una oración «ininterrumpida»: Lourdes, el pulmón espiritual para los enfermos en plena pandemia

El santuario de Lourdes está completamente cerrado en estos momentos
El santuario de Lourdes está completamente cerrado en estos momentos

Cari Filii

El santuario de Lourdes está vacío y cerrado. Algo histórico y prácticamente inédito. Sólo durante un pequeño periodo de tiempo en la II Guerra Mundial y tres días en 2013 debido a las inundaciones que abnegaron el lugar había permanecido este importante lugar mariano. Sin embargo, el coronavirus ha provocado la clausura más larga desde que la Virgen se apareció a santa Bernardette.

Tal y como recoge Cari Filii News, Nicolas Ventriglia, capellán de los peregrinos de lengua italiana desde 2012, afirma que “verlo ahora así rasga el corazón, pero podemos extraer algunas lecciones de todo esto”. Y es que el pasado 1 de marzo cerraron las piscinas donde se bañaban los enfermos “por precaución y hasta nuevo aviso”. Se esperaba que las peregrinaciones pudieran comenzar en Pascua. Pero la pandemia de coronavirus, sin embargo, obligó a cerrar todo el santuario el 17 de marzo para adaptarse a las medidas tomadas por el gobierno francés para detener los contagios.

La oración no para en Lourdes

En estos momentos, en el lugar solo quedan los capellanes que, según explicó el rector Monseñor Olivier Ribadeau Dumas, aseguran las oraciones y las celebraciones en la Gruta y en la basílica, aunque sea sin fieles.

En una entrevista con Famiglia Cristiana, este oblato que “siempre había visto el santuario repleto de personas: peregrinos, enfermos, jóvenes, ancianos o voluntarios. Siempre como un lugar lleno de vida, alegría y esperanza”.

Pero ahora el padre Ventriglia que “puedo acceder solo a la gruta para celebrar la misa y recitar el Rosario. Viendo el silencio y la falta de peregrinos llevo en mi corazón a María y le presento a las muchas personas que piden oración, alivio en la enfermedad y apoyo en la fe”.

Uno de los aspectos más dolorosos para muchos creyentes es el hecho de que en un momento en el que el coronavirus está dejando miles de enfermos, el santuario por excelencia de atención física y espiritual para estos enfermos esté cerrado.

Un mensaje de Dios en este tiempo

Pese a ello, este capellán cree que se pueden extraer varias lecciones. Explica que “hay un salmo (46) que dice: ‘deteneos y sabed que yo soy Dios’. De hecho, el hombre contemporáneo ya no sabe cómo detenerse. Solo se detiene si le detienen. Ahora, sin embargo, una desgracia como es una epidemia nos ha detenido a casi todos. Nuestros planes han sido cancelados y no sabemos hasta cuándo”.

Por otro lado, el padre Ventriglia añade que “detenerse significa encontrarse con el presente, el instante para vivir ahora, la verdadera realidad del tiempo y, por lo tanto, también la verdadera realidad de nosotros mismos, de nuestra vida. Quizás el Señor quiere que nos detengamos frente a nuestro ser querido, o frente a la tierna belleza de un bebé dormido, o al atardecer. Dios nos pide que reconozcamos que su presencia llena todo nuestro universo, que es lo más importante en nuestra vida y que nada puede superarlo”.

La intercesión materna de la Virgen

Este confinamiento de cientos de millones de personas y la muerte de tantas personas muestra claramente una cosa: “no somos los dueños absolutos de todo. Reconocernos criaturas y tomar nota de nuestra frágil condición es un ejercicio de gran sabiduría tanto humana como espiritual”.

Pese a todo, desde Lourdes afirman que seguirán siendo este pulmón de oración tan necesario para tantos enfermos de coronavirus. “Durante todo el día, la oración tiene lugar en la Gruta, el corazón espiritual de Lourdes. Es una cadena de oración que se transmite continuamente a través de Internet. Además, las misas siempre se celebran en la cueva aunque sea sin la presencia de los fieles y en diferentes idiomas. Recibimos mensajes de muchas personas que nos agradecen esta ofrenda ininterrumpida de oración. Hace muchísimo bien, da alivio y esperanza”, explica el capellán de lengua italiana.

“Confiamos en la intercesión materna de la Virgen”, afirma este sacerdote, que se muestra convencido de que con “su presencia y su protección, sabemos que estamos acompañados y apoyados. Lo haremos, es nuestra fe confirmarlo”.

Publicado en Cari Filii News

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a promover noticias como ésta

DONA AHORA