Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Miércoles, 18 de octubre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Ciencia y Fe
Una tormenta de arena pudo causar el oscurecimiento del cielo

¿Cuándo sucedió exactamente la crucifixión de Cristo? La luna de sangre da una pista astronómica

¿Cuándo sucedió exactamente la crucifixión de Cristo? La luna de sangre da una pista astronómica
Según los evangelios, Jesús fue crucificado en la víspera o el día de Pascua

Manuel Alfonseca / Divulciencia.blogspot.com.es

21 febrero 2016

Durante la deportación de Babilonia, el pueblo judío adoptó un calendario lunar de tipo babilónico y lo llevó consigo al regresar a Palestina. Ordinariamente el año tenía doce meses lunares, pero como así se perdían, por término medio, once días cada año respecto al ciclo solar, de vez en cuando era preciso introducir un mes intercalar, con lo que algunos años tenían trece meses.

A principios de nuestra era no existía una regla rígida para la proclamación de los meses intercalares. Cada año el Sanedrín (el tribunal supremo judío) decretaba si debía o no intercalarse un mes adicional. Había varios criterios para decidirlo. El principal consistía en que la celebración de la Pascua tenía que tener lugar después del equinoccio de primavera, pero si el año agrícola había sido malo y los primeros frutos (que debían ofrecerse en dicha fiesta) no estaban maduros, o si los corderos del sacrificio no habían crecido lo suficiente, el Sanedrín podía decidir intercalar un nuevo mes, retrasando un ciclo completo la celebración de la fiesta mayor.

El día de la crucifixión
Estas peculiaridades del calendario judío han servido de base para el cálculo de la fecha probable de la crucifixión de Cristo. Según los evangelios, Jesús fue crucificado en la víspera o el día de Pascua (el viernes 14 o 15 del mes de Nisán, primer mes del año). También se sabe que la crucifixión tuvo lugar durante el gobierno de Poncio Pilatos, de quien sabemos por otras fuentes que fue procurador de Judea entre los años 26 y 36 de la era cristiana. Se trata, por lo tanto, de averiguar qué días 14 o 15 del mes de Nisán pudieron caer en viernes durante esa década, lo que nos daría las fechas posibles para la crucifixión.


Jesús cargando con la cruz en una escena de la mini serie de televisión The Bible.

¿Cuándo ocurrió todo?
El cálculo es complicado, porque no han quedado noticias históricas respecto a la introducción de meses adicionales en aquellos años. Teniendo en cuenta todas las posibilidades, se llega a la conclusión de que los días 14 y 15 de Nisán pudieron caer en viernes únicamente en una de las fechas siguientes:

· 11 de abril del año 27 (14 o 15 de Nisán).
· 7 de abril del año 30 (14 o 15 de Nisán).
· 3 de abril del año 33 (14 de Nisán).
· 23 de abril del año 34 (15 de Nisán).

El año 27 se elimina por ser demasiado pronto: de acuerdo con el evangelio de San Lucas (3,1-2), Juan el Bautista comenzó su predicación en el año décimo-quinto del imperio de Tiberio César, que viene a corresponder al 28 o 29 de nuestra era. El año 34 también se rechaza, pues (entre otros argumentos) la conversión de San Pablo pudo tener lugar en ese año.

Quedan, por tanto, los años 30 y 33.

Las preferencias de los historiadores se dividen entre las dos fechas. En un artículo publicado en Nature, Humphreys y Waddington, de la Universidad de Oxford, utilizan el siguiente argumento para decidirse por la segunda. En el libro de los Hechos de los Apóstoles (2,16-20), el Apóstol Pedro dice lo siguiente, refiriéndose a la crucifixión y resurrección de Cristo:
...esto es lo dicho por el profeta Joel: “...El sol se tornará tinieblas, y la luna sangre, antes de que llegue el día del Señor, grande y manifiesto.”

En ese momento se cree que cayó lluvia de polvo
Que el día de la crucifixión se oscureció el sol lo mencionan varios evangelios (Mt. 27,45, Mc. 15,33, Lc. 23,45). No pudo ser un eclipse solar, que sólo tiene lugar durante la luna nueva, pues la Pascua se celebra siempre en luna llena, pero sí pudo ser una tormenta de polvo.

En cuanto a lo de que la luna se tornó sangre, Humphreys y Waddington proponen un eclipse de luna, pues la luna eclipsada se tiñe de rojo y parece haberse convertido en sangre.


Eclipse lunar en Tel-Aviv, 28/9/2015

¿Fue un eclipse? Está sin resolver
¿Ocurrió un eclipse de luna el día de la crucifixión, y a ello se refieren las palabras de Pedro? Humphreys y Waddington han calculado las fechas de todos los eclipses de luna visibles en Jerusalén entre los años 26 y 36 de nuestra era. Sólo uno de ellos tuvo lugar en las proximidades de la Pascua judía: el 3 de abril del año 33. Esta fecha sería, según ellos, la más probable para la crucifixión.

La cuestión no está decidida. Por un lado, no está claro que ese eclipse fuese visible en Jerusalén. Humphreys y Waddington calculan que pudo serlo justo en el momento en que la luna se alzaba sobre el horizonte. Sin embargo, si acababa de tener lugar una tormenta de polvo, no habría buena visibilidad.


Tormenta de arena (llamada Hamsim en árabe, o sharab en hebreo) en Jerusalén en 2015; como dice la Biblia, el cielo "se oscureció"

Por otra parte, sin necesidad de eclipse, las palabras "la luna se tornará sangre" podrían aplicarse también al 7 de abril del año 30. Si una tormenta de polvo oscureció el sol desde la hora sexta a la novena (desde el mediodía hasta las tres de la tarde) la atmósfera estaría cargada de polvo a las seis, cuando apareció la luna llena en el horizonte del este.

La presencia del polvo enrojecería la luz de la luna. La frase sería aplicable en ambas fechas y el razonamiento de Humphreys y Waddington no resulta totalmente convincente. 

(Manuel Alfonseca es ingeniero en telecomunicaciones y un popular divulgador de temas científicos; publicó este análisis originariamente en su blog Divulciencia.blogspot.com.es)
Por lo que cuestan dos cervezas al mes ayudas a mantener Religión en Libertad
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
3 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Carlos
22/02/2016
increíble....
Completamente de acuerdo con Jon y Oscar. No caigamos en la doctrina de lo mundano que intenta explicar lo divino desde la mera materia. ¿No será más cierto que la muerte del Salvador desencadenó tormentas, terremotos y penumbras a medio día? ¿Qué explicación se les ocurre, señores redactores, para los muertos que salieron de sus sepulcros después de la muerte del Señor para dar testimonio? ¿Plantas opiáceas ardiendo que provocaron alucinaciones colectivas?
Por favor. No caigan en despropósi
Oscar Mosquera Ramos
22/02/2016
Lo que hay que leer..
Coincido con Jon, el problema de los científicos y estudiosos es que buscan relacionar cosas naturales con acontecimientos sobrenaturales, ignorando el hecho de que Dios lo puede todo, vamos como si Él no hubiera creado el mundo pudiéndolo alterar como quiera para dar los signos adecuados.

El tema es, que cuando sabes que cuando descubres a Dios y su gran misericordia, te das cuenta de que por mucho que quieras encajar hechos, no puedes, simplemente no puedes.
Jon
21/02/2016
Tormenta de arena.
Prestando atención a los prodigios que Dios ha obrado y sigue obrando en nuestros días en sitios como Fátima, Lourdes, etc, lo de la tormenta de arena como ´´explicación´´ racionalista es simplemente patético. Tenemos el acontecimiento más grande de la historia del hombre, su redención, y ahora el todopoderoso, el que es capaz de resucitar entre los muertos, da cumplimiento a la profecía de la escritura con una ´´tormenta de arena´´...

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS