Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Miércoles, 17 de enero de 2018

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Cultura
Bing Crosby, Gregory Peck... en los 70 todo cambió

Cuando Hollywood ensalzaba a los sacerdotes, con Spencer Tracy como estrella bordando el papel

Cuando Hollywood ensalzaba a los sacerdotes, con Spencer Tracy como estrella bordando el papel
Spencer Tracy, un tipo de una pieza en Forja de Hombres, dando vida al padre Flanagan.

ReL

16 octubre 2017

Antes eran héroes de película, ahora los directores los retratan como unos hombres amargados. ¿Qué ha pasado para este cambio radical en la visión más común que ofrece el cine sobre el sacerdocio católico? Karl Schmude, uno de los fundadores del Campion College, institución universitaria católica en Nueva Gales del Sur (Australia), lo analiza en Catholic Herald bajo el título "Por qué Hollywood se volvió contra los sacerdotes católicos":
 
En la historia del cine, la figura del sacerdote ha sido una de las más habituales y duraderas y, en su mayoría, han sido interpretados por actores de origen católico.
 
A partir de los años 30, los católicos fueron importantes en Hollywood, ya fueran actores como Spencer Tracy y James Cagney o directores como John Ford y Leo McCarey. Los productores recurrían a actores católicos para interpretar a sacerdotes, un papel considerado difícil y delicado. Ese fue el caso de Bing Crosby en Siguiendo mi camino (1944) y Las campanas de Santa María (1945), y el de Gregory Peck en Las llaves del Reino (1944). Los personajes, individualmente, podían ser distintos, pero el retrato del sacerdote era constante: una imagen de convicción y firmeza, compasión y valentía, y madurez de juicio.


 
Las últimas décadas han dado lugar a retratos distintos. En los años 70 los sacerdotes empezaron a ser retratados bajo una luz desfavorable como, por ejemplo, en Fiebre del sábado noche (1977) y en las dos películas de El exorcista (1973 y 1977). Se les retrataba como hombres insípidos, inmaduros y, a veces, amargados. En Fiebre del sábado noche el sacerdote joven deja su vocación. En la última escena, su hermano (interpretado por John Travolta) se prueba el alzacuellos: lo sujeta apretado alrededor de su cuello como si fuera un lazo.
 
Esta imagen degradante del sacerdocio es el resultado de una convergencia de factores, que incluyen: prejuicios anticatólicos, que se intensificaron como resultado de la posición de la Iglesia en cuestiones de "vida" como el aborto; el escándalo causado por el abuso de menores por parte de algunos sacerdotes, que dañó la credibilidad moral de la Iglesia en sectores muy amplios de la sociedad y, paradójicamente, en las mismas áreas de la moral sexual que ya estaban bajo ataque cultural; y, por último, el declive general de personajes heroicos y dignos de admiración (entre ellos, el sacerdote), que afectó especialmente a las figuras masculinas en la familia y la sociedad.
 
Recientemente se ha recuperado un poco la imagen del sacerdote. Es el caso, por ejemplo, de la película Gran Torino (2008), en la que un afectuoso sacerdote ayuda a un conflictivo veterano de guerra (Clint Eastwood).



Cristiada (2012), en la que Peter O'Toole interpreta a un amable sacerdote mártir.
 


Estos retratos de sacerdotes, aunque podían estar idealizados, nos hablaban de la exaltación cultural y religiosa del sacerdote como líder vital de la comunidad. Esto fue especialmente verdad en los retratos de los años anteriores y posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Spencer Tracy, el actor que pudo ser sacerdote
Probablemente ningún actor personificó a un sacerdote de manera más intensa que Spencer Tracy (1900-1967). Provenía de una familia de origen irlandés y católico. Desde muy joven le inspiraron la liturgia de la Iglesia y sus sagradas indicaciones, como si fueran un teatro, con los gestos del sacerdote, los movimientos silenciosos, los distintos colores de las vestiduras... todo contribuía a la dramática intensidad de la ceremonia.
 
En San Francisco (1936), Tracy interpretaba al amable y robusto sacerdote que era el amigo de infancia del propietario de un club nocturno (Clark Gable).



En Forja de hombres (1938) y su secuela La ciudad de los muchachos (1941), interpretaba al padre Edward Flanagan, fundador de la famosa escuela y comunidad de muchachos sin hogar.



Y en El diablo a las cuatro (1961), era un sacerdote anciano y alcohólico que sacrificaba su vida para salvar a los habitantes de una isla del Pacífico afectada por un terremoto.
 
Tras protagonizar San Francisco, Tracy recibió cartas de ateos en las que le describían el despertar espiritual que habían experimentado tras ver su interpretación del sacerdote. En Forja de hombres basó su interpretación en el padre Flanagan. Cuando recibió su secundo Óscar en 1938 como mejor actor, declaró que el premio le pertenecía al padre Flanagan. Y se lo dio.


Spencer Tracy, junto a Bette Davis en la ceremonia de los Oscar de 1939, que Tracy ganó por Forja de hombres [Boys Town]. En el minuto 0:28 le escuchamos decir: "Creo que no puedo aceptar este homenaje por mi interpretación en Forja de hombres, pero lo acepto como un homenaje al hombre que inspiró la película, el padre Flanagan". Luego felicita a Betty Davis, quien lo había ganado por Jezabel.

Cuando era niño Tracy abrigó la ambición de ser sacerdote y, evidentemente, sentía profundamente que debería haber sido sacerdote, no actor; pensaba que, en realidad, había rechazado su verdadera vocación.

[Pincha aquí para saber por qué Spencer Tracy se resistía a interpretar papeles de sacerdote.]

Él reflejó una experiencia que no es insólita en el mundo del entretenimiento, en el que varios hombres han pensado, en un momento dado, ser sacerdotes. Ejemplos actuales incluyen a Jim Caviezel, intérprete de La Pasión de Cristo (2004) y Martin Scorsese, el director italo-americano de Silencio (2016).
 
Hay muchas evidencias que demuestran que Tracy era un hombre profundamente religioso. Tras su muerte hace 50 años, en 1967, el actor y guionista de Hollywood Garson Kanin hizo esta reflexión sobre la imperecedera naturaleza de la vida y fe de su amigo:


Spencer Tracy, junto a Garson Kanin durante la grabación en 1942 de Ring of Steele, una película de propaganda de guerra para reclutamiento.

"Creo que es significativo que él, un católico devoto, y yo, un ateo inveterado, pudiéramos formar una amistad, que continuó y de la que disfrutamos durante treinta años. Largos paseos con Spencer paciente y concienzudamente definiendo su fe. Largas charlas en las que él escuchaba (cómo sólo él sabía hacerlo) a la otra parte, sin tener nunca un momento de pique o enfado.

»Ahora los paseos y las charlas se han acabado. Si tengo razón, debemos ser felices con el legado de la memoria de un actor inigualable y un hombre muy querido. Si él tiene razón, debemos envidiar a los ángeles".

Traducción de Helena Faccia Serrano.
Religión en Libertad es gratis… pero necesita de tu ayuda para que siga existiendo
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
8 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

RockyMarciano
17/10/2017
Los acerdotes, los religiosos y los Óscars.

Este artículo de Crux hace un repaso po las películas premiadas y destaca, además del premio a Spence Tracy al de Bing Crosby que ha citado Eduardo, la tremenda interpretación que hizo Karl Malden del padre Barry en ´La ley del silencio´ (On the Waterfront):
http://bit.ly/2ijhbj1

Karl Malden no resultó premiado, pero hizo el papel de su carrera, basado en un jesuita real, el padre John M. Corridan. Merece la pena releer el discurso final del sacerdote.
Eduardo
17/10/2017
De película.
Algunas de esta películas impactaron de forma favorable la imagen del sacerdocio, un ejemplo es que el entonces Arzobispo de Milan después papa Mons. Montini en una carta pastoral la los sacerdotes menciona la película ´´Siguiendo mi camino´´ donde la imagen de los sacerdotes es más humanizada que idealizada. Ahora Spencer Tracy como Sacerdote el personaje la ajustaba muy bien. Por cierto Bing Crosby gano el Oscar como mejor actor por el personaje del p. Omalley en Siguiendo mi camino.
Comares
17/10/2017
Misioneros católicos en China y el Lejano Oriente.

A ellos también los colmaba de aprecio y elogios el viejo Hollywood de los treinta y los cuarenta. Son varias películas, pero ahora me acuerdo específicamente de una protagonizada nada menos que por Humphrey Bogart interpretando a un sacerdote católico originario de Kentucky.
RockyMarciano
17/10/2017
Calvary (2014) - Un cura bueno e imperfecto.

La excelente película, protagonizada por un Brendnan Gleeson tan imponente como entrañable, comienza por un parroquiano diciéndole en el confesionario ´Padre, voy a matarlo dentro de una semana´.

Tiene elementos de comedia negra, pero es una parábola dura y compleja con final abierto, que conjuga la culpa, el sacrificio y el perdón.

Sobre ella, Juan Orellana:
http://bit.ly/2goabAS

Steven Greydanus:
http://bit.ly/2yqJQGP
Lisa
17/10/2017
Antes. Ahora vemos el cinismo de Hollywood.
Me da lástima la baja calidad de la gente de la mayor parte de la industria de Hollywood que por dos décadas han exagerado y han difamado a la Iglesia de Dios por la mala conducta de algunos pocos sacerdotes y a sabiendas que la industria está plagada de acosadores. Son innumerables los testimonios de hombres y mujeres que han callado semejante atrocidad y ahora solo algunos se atreven a denunciar.
Comares
17/10/2017
El titular tiene razón.

A mí también me ha impresionado siempre el discreto atractivo con que Hollywood presentaba a los personajes sacerdotales hasta finales de los años 50 en innumerables filmes. Incluso en casos conflictivos como el cura de ´´Yo confieso´´, impactaba ver el porte de Montgomery Clift portando al viento su sotana y su fajín por un Quebec (creo que era) en brillante y luminoso blanco y negro. Lo achaco al enorme respeto mundial que en el fondo inspiraba aquella Iglesia de Pío XI o Pío XII.
RockyMarciano
16/10/2017
Descanse en paz Spencer Tracy, el más grande.

Specer tracy ganó el Óscar por el maninero Manuel de Capitanes intrépidos y por el padre Flanagan de Forja de hombres. Actuaba con naturalidad asombrosa y decía que era muy fácil, sólo había que saberse el diálogo y no tropezar con los muebles.

Sin embargo, no era ´un católico devoto´. Practicaba ocasionalmente y mantuvo un adulterio de 26 años con Catherine Hepburn, tras dejara su mujer.

Justo es reconocer que no quiso divorciarse y casarse con Hepburn.
ivan
16/10/2017
Sutil manipulación.
No se fíen. Hollywood siempre ha sido masón. Las películas antiguas de sacerdotes como las que indican estaban impregnadas de ´´buenismo´´, y la raíz trascendente casi siempre está cortada. Se presentan sacerdotes y religiosas mundanos que hacen concesiones que en aquel tiempo no estaban siendo contempladas. Fue un desligar, poco a poco, la imagen religiosa del contacto con Dios.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS