Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Domingo, 25 de febrero de 2018

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

Cristinita ha salido agnóstica


En el orden de prioridades, un cristiano consecuente sabe lo que es principal y lo que es secundario. Así que ya sabe, doña Cristinita. Dado que no es de los nuestros –al menos no es de los míos–, que le voten los suyos.



Vicente Alejandro Guillamón

12 febrero 2018

Doña Cristina Cifuentes, Cristinita o Cris para los amigos, presidenta de la comunidad autónoma de Madrid por el PP, resulta que es agnóstica, es decir, atea vergonzante, según suelen ser la gran mayoría de cuantos se autodefinen como agnósticos. También dijo ser, en la entrevista que concedió días atrás a Betín Osborne para TVE, republicana y defensora del llamado matrimonio homosexual, además de haber promovido una ley de privilegios en favor de las/los LGTBI y,  por extensión, imagino, abortista y partidaria del divorcio exprés o el “ahí te quedas”.
 
Oiga, doña Cristinita, como llamaba Alfonso XII a su segunda mujer, la Habsburgo-Lorena, me pregunto yo si no se ha equivocado usted de carril o es que circula en dirección contraria y los madrileños sin enterarnos. Porque, verá, los dichos y hechos que usted usa, corresponden al perfecto retrato del más perfecto de los progres. O sea, que eso lo digan y hagan los sociatas fetén (“somos la izquierda”) o los podemitas más encoletados, entra dentro de las estridencias que se gastan unos y otros, pero que usted, con el fondo de armario que exhibe, emule a la tropa de la acera de enfrente, nos descoloca, descoloca a todo votante que pretenda ser coherente consigo mismo.
 
Como respuesta a su actitud, amiga Cristinita, permítame que le cuente una anécdota que me sucedió con el viejo profesor, o séase, don Enrique Tierno Galván. Un antiguo colega y amigo de enredos sindicales me invitó a visitar al fundador y jefe del PSP (Partido Socialista Popular), del que era sufraguista. El bueno de Manolo Deogracias, que así se llamaba el amigo, vocal del comité de empresa de la EMT (Empresa Municipal de Transportes de Madrid), hizo las presentaciones de rigor.

"Guillamón –entró explicando– es un sindicalista cristiano”. ¡Madre, qué dijo! El viejo profesor saltó súbito como si le hubiera picado una avispa en sálvese la parte. “Le advierto –saltó con su aquél de soberbia– que yo soy agnóstico”. Ganas me entraron, a bote pronto, de contestarle “Peor para usted”, pero fui más educado y condescendiente que él y di la callada por respuesta.
 
El resto de la conversación no podía tener ya ningún interés, de modo que dije cuatro banalidades y nos despedimos. En resumen, nunca le voté, como no le había votado antes. Para mí era un hombre situado extramuros de mi escala de valores. De modo que, doña Cristinita, ya sabe lo que puede esperar de este humilde servidor en las próximas elecciones a las que se presente. Cierto que es un solo voto, pero si un grano no hace granero, ayuda a su compañero, y usted no puede esperar que le votemos quienes nos sentimos estafados y moralmente agredidos por usted.
 
Le digo lo que una vez le aclaré a Luis María Anson, presidente-director de la Agencia Efe de noticias, donde este currito trabajaba. Me echó en cara, subiendo ambos en el mismo ascensor a la planta regia, que si era socialista y que si tal y que si cual. Le expliqué lo que decía siempre, que básicamente yo era un hijo fiel de la Iglesia. Lo demás que pudiera parecer no pasaba de ser una mera actitud circunstancial en favor de lo que a mi juicio había que hacer en cada momento dentro del terreno político para bien del país. Solo eso, pero en el orden de prioridades, un cristiano consecuente sabe lo que es principal y lo que es secundario.
 
Así que ya sabe, doña Cristinita. Dado que no es de los nuestros –al menos no es de los míos–, que le voten los suyos, los que usted defiende y favorece, a ver cuántos votos saca aunque le voten todos.
Religión en Libertad necesita de tu ayuda para seguir transmitiendo la ternura de Dios
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
1 COMENTARIO
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

pedro de madrid
12/02/2018
Cristina Cifuentes, sabe el lugar que ocupa.
El agnosticismo todos sabemos lo que es, como ella, actualmente España está llena de lo mismo, por ello no muestra sentimientos hacia los que no estamos de acuerdo con lo ´´politicamente correcto´´, legisla a favor de estos, aunque de vez en cuando se quiere congratular con los un sector de los llamados católicos que sabe le votaron. Desde el punto de vista moral, no puedo ni votar a la izquierda, dentro (si lo hay) y derecha, en el acto parlamentario
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS