Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
3 consejos de Concepción Cabrera de Armida sobre familia, fe y economía

3 consejos de Concepción Cabrera de Armida sobre familia, fe y economía

Duc in altum!

27 noviembre 2017

TAGS Lo más actual - Superación

Introducción:

Antes de pasar a los consejos que la Venerable Concepción Cabrera de Armida (1862-1937), laica y mística mexicana, dejó a sus hijos e hijas a través de una serie de cartas, vale la pena detenernos en tres rasgos de su personalidad que la vuelven una referencia llena de actualidad:
  1. Para a los que todavía les cuesta imaginarse a una persona en las cumbres de la vida espiritual tratando temas tan concretos como la familia o la cultura del ahorro, encontrarán en la Sra. Armida un caso interesante, capaz de romper esquemas en el sentido de que consiguió vivir la fe en medio de la vida y no como algo lejano o abstracto.
  2. Dentro de una historia llena de acontecimientos fuertes, destaca su profundo equilibrio al momento de dar algún consejo. Se nota que hablaba desde la experiencia y además lo hacía con sencillez. Nunca cayó en los discursos o largos sermones que duermen a cualquiera.
  3. Conocía profundamente al ser humano, sus retos y dificultades, pues fue una maestra de la vida interior. No era ingenua, sabía cómo vivir y lo fue aprendiendo a lo largo de su proceso y con la ayuda de los directores espirituales que la acompañaron.
Demos paso a sus consejos. Son prácticos, pues están al alcance de todos. Al final de cada uno, hemos apuntado una breve reflexión:

“Es mejor ceder que romperse; con prudencia, educación y cierto sentido común, muchos problemas se pueden evitar”[1].

Se dice que “el sentido común es el menos común de los sentidos”; sin embargo, cuando se practica el discernimiento, propio de la fe y enriquecido por los aportes de San Ignacio de Loyola que el papa Francisco ha querido retomar, todo cambia y, entonces, se obtiene, favoreciendo la comunicación que es la clave para evitar los malentendidos que destruyen las relaciones entre las personas.

“Nunca gastes más de lo que tienes, ni siquiera todo lo que ganas: el ahorro ayuda a los matrimonios a evitar muchos problemas. Pero no seas avaricioso; proponte ser de un medio feliz, manteniendo una posición social decente y digna, no viviendo en el lujo, aún si llegas a ser rico. Deja que los pobres sean parte de tus gastos cotidianos, y Dios nunca te fallará”[2].

No se trata de buscar el pauperismo (DLE: Situación persistente de pobreza), pensando en que mientras peor nos vistamos o más nos limitemos conseguiremos vivir mejor la fe. Como dice la Sra. Armida, todo con medida. Ella propone criterios de austeridad que permitan progresar, tener buenos momentos recreativos, pero sin tirar el dinero a la basura, llenándonos de cosas innecesarias. Se vale crecer y buscar un mejor trabajo, siempre que tengamos en mente a los más necesitados.

“No limites tu piedad a observancias externas sino, más bien, a la práctica de las virtudes, siendo paciente en la adversidad, resignado en los eventos adversos de la vida”[3].

La fe incluye gestos, pero no puede reducirse a la piedad exterior, de palabra, sino que debe darse sobre la realidad. Hablar mucho de Dios y, por ejemplo, caer en la corrupción, de nada serviría, porque son dos puntos incompatibles. Practicar el Evangelio es la base de todo lo demás. Y frente a las dificultades, paciencia, acción y confianza. Paciencia, porque hay que superar el estrés inicial. Acción, porque no se trata de echarle la culpa a Dios o de olvidar lo que nos corresponde y confianza en el sentido de tener la certeza de que luego de haber hecho todo lo que estaba en nuestras manos para poder salir del problema, se activará su ayuda.

Conclusión:

La Venerable Concepción Cabrera de Armida, fundadora de las Obras de la Cruz, desde su humanidad y buen tino al evaluar la vida, nos enseña el papel de la fe cuando nos decidimos a tomarla en cuenta en todo momento. Sin duda, un ejemplo para todos nosotros que vamos asimilando el Evangelio en medio del mundo.

Fuentes consultadas:

“Cartas de una madre de familia”, Publicado por Ediciones Cimiento, México D.F., 1986.

http://www.autorescatolicos.org/misc03/esthersousa02.pdf
 
[1] A su hijo Francisco Armida García, agosto 2, 1910; p. 15, del Vol. I/12-19.
[2] Ibídem.
[3] Ibídem. 
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Carlos J. Díaz Rodríguez
Mi nombre es Carlos J. Díaz Rodríguez. Nací en el Puerto de Veracruz, México, en el año 1989. Soy laico y Licenciado en Derecho. Actualmente, me desempeño como litigante, profesor y expositor. Me mantendré al pendiente de sus comentarios. Espero que el blog contribuya a una mayor difusión y comprensión de la fe católica en el campo de la cultura.

Carlos J. Díaz Rodríguez, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Duc in altum!, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2018

No existe nada que no haya sido pensado antes

Pentecostés y recuperar la fe

Así conocí a Sta. Teresa de Lisieux
ABRIL 2018

Los partidos políticos deben hacer "fichaje"

Conversos famosos y formación teológica

¿Te preocupa la pobreza? Ocúpate de los empresarios

Jesús resucitó. Nadie da la vida por un fraude

Ver posts de otros meses

MARZO 2018 (3 artículos)

FEBRERO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (5 artículos)

DICIEMBRE 2017 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (4 artículos)

AGOSTO 2017 (5 artículos)

JULIO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (5 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (4 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (5 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (3 artículos)

JUNIO 2016 (8 artículos)

MAYO 2016 (6 artículos)

ABRIL 2016 (6 artículos)

MARZO 2016 (9 artículos)

FEBRERO 2016 (6 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (8 artículos)

AGOSTO 2015 (13 artículos)

JULIO 2015 (7 artículos)

JUNIO 2015 (8 artículos)

MAYO 2015 (11 artículos)

ABRIL 2015 (8 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (9 artículos)

ENERO 2015 (12 artículos)

DICIEMBRE 2014 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (12 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (10 artículos)

AGOSTO 2014 (7 artículos)

JULIO 2014 (8 artículos)

JUNIO 2014 (13 artículos)

MAYO 2014 (13 artículos)

ABRIL 2014 (12 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (12 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (8 artículos)

OCTUBRE 2013 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (7 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (7 artículos)

JUNIO 2013 (9 artículos)

MAYO 2013 (8 artículos)

ABRIL 2013 (7 artículos)

MARZO 2013 (7 artículos)

FEBRERO 2013 (6 artículos)

ENERO 2013 (10 artículos)

DICIEMBRE 2012 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (7 artículos)

OCTUBRE 2012 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (9 artículos)

AGOSTO 2012 (6 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (8 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (8 artículos)

MARZO 2012 (6 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (6 artículos)

DICIEMBRE 2011 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (8 artículos)

OCTUBRE 2011 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (7 artículos)

AGOSTO 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (4 artículos)

JUNIO 2011 (7 artículos)

MAYO 2011 (2 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS