Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
Clarificar la vida del P. Pedro Arrupe, S.J

Clarificar la vida del P. Pedro Arrupe, S.J

Duc in altum!

15 diciembre 2014

  Con la noticia de la renuncia del P. Adolfo Nicolás Pachón como Prepósito o Padre General, la Compañía de Jesús vuelve a estar en el centro de atención y no es para menos, pues continúa siendo la orden con el mayor número de religiosos en la Iglesia. Sin duda, de cara a la Congregación General de 2016, hay muchos temas pendientes, sobre todo, el fortalecimiento de la vida espiritual y comunitaria en aras de aplicar el genuino carisma fundacional que es la clave para suscitar nuevas vocaciones; sin embargo, valdría la pena aprovechar la ocasión, el marco histórico, para clarificar el legado del P. Pedro Arrupe S.J. (1907-1991), pues todavía pesa sobre su memoria una serie importante de incomprensiones y/o leyendas urbanas. ¿Fue marxista?, ¿desobedeció al Papa?, ¿impulsó la teología de la liberación? En realidad, rechazó varias veces -de forma oral y escrita- la implementación del marxismo como estudio y orientación pastoral, además de tener claro el papel del Vicario de Cristo. De hecho, quienes lo conocieron, afirman que vivió el cuarto voto tanto como los consejos evangélicos. Hay muchas entrevistas y fotografías que ponen de relieve su total adhesión al magisterio de la Iglesia. Por otro lado, es verdad que durante su gobierno se dieron muchos problemas que amenazaron con destruir la Compañía al dejarla casi sin vocaciones por la herida del marxismo y otras ideologías, pero ¿él tuvo la responsabilidad? A veces, culpamos a los líderes, a las cabezas, pero ¿acaso es descabellado pensar que lo hayan mal interpretado o usado como slogan para intereses o agendas personales? Siendo justos, todo parece indicar que el P. Arrupe era un místico, un hombre congruente con la fe católica, pero que fue incomprendido, distorsionado y, como sucede hoy día con el Papa Francisco, difamado, hasta hacerlo una suerte de chivo expiatorio.

  El P. Pedro Arrupe, durante su gobierno al frente de la Compañía de Jesús, quiso responder al mundo moderno, pero de ninguna manera apostó por el relativismo o la incursión de los religiosos en las esferas que son competencia exclusiva de los laicos como la política. En más de una ocasión, tuvo que aclarar que la orden no era ni capitalista, ni comunista, sino fiel a la Doctrina Social de la Iglesia. Él no fue quien ordenó el cierre sistematizado de colegios, noviciados, parroquias, etcétera. Lo que estuvo detrás del desastre fueron las lecturas que algunos llevaron a cabo dentro y fuera de la orden, trastocando lo que el Padre General quería decir.

  Hay una analogía entre el beato Pablo VI y el P. Arrupe, pues los dos fueron tildados de “rojos”, cuando -en realidad- buscaban sacar adelante el Concilio Vaticano II desde la hermenéutica de la continuidad. Es innegable que la teología de la secularización (término del P. José Antonio Sayés) se filtró en algunos sectores de la Compañía y que hoy día se está trabajando para reconstruir o resarcir el daño; sin embargo, esto no se debió al P. General. Hacerlo responsable, sería tanto como afirmar que él estaba en condiciones de hablar por todos y cada uno de los jesuitas. El Superior General tiene la responsabilidad de mantener la disciplina, de trabajar por la salud del instituto, pero tampoco puede controlar lo que escapa de sus posibilidades humanas. En realidad, el P. Arrupe, apostó por la justicia social desde el Evangelio y esto se encuentra en perfecta sintonía con el magisterio eclesial. Por esta razón, es importante aclarar que las crisis posteriores de la Compañía no fueron por él, toda vez que se malinterpretaron sus orientaciones. Por decirlo de alguna manera, muchos las aplicaban de manera parcial, oyendo lo que gustaba y descartando lo que molestaba.

  Vale la pena analizar más a fondo la vida del P. Arrupe y aclarar hasta dónde intervino, porque quizá estemos cometiendo una injusticia contra un hombre que, lejos de secularizarse, vivió una espiritualidad auténtica, ignaciana. Distingamos entre el P. Arrupe de la leyenda y el que realmente fue. En el estudio de su vida, se han cometido dos errores. El primero, atacando a san Juan Pablo II por haber intervenido, cuando era lo que tenía que hacer toda vez que la situación estaba perdiendo su cauce. El segundo, mostrar un P. General autorreferencial, mientras que permaneció fiel a las disposiciones de la Santa Sede. El Papa y el P. Arrupe, lejos de ser dos antagonistas, fueron personajes a los que les tocó una época difícil. De ahí la necesidad de avanzar hacia consideraciones más justas y, por ende, objetivas.
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
5 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

jesus lorenzo cuervo
17/12/2014
dos opciones.
Y por cierto hay libertad económica-propiedad privada (capitalismo) o comunismo, y la doctrina social de la Iglesia está en la primera. ///CJDR: La esencia del artículo es pedir una releectura de la vida del P. Arrupe y no una pre-canonización. Saludos
jesus lorenzo cuervo
17/12/2014
Generoso.
Muy generoso con el P. Arrupe el artículo. Obviamente fue, al ser el Superior, la persona con mayor responsabilidad en el desastre ´´jesuitil´´, otra cosa es que haya otros. También puede ser cierto que se hayan vertido infundios sobre su forma de pensar (marxismo, nacionalismo, ...) o no. Desde luego si es respetado hoy oficialmente en Vascongadas por todos (hasta el punto de darle su nombre a un puente) es casi seguro que era nacionalista aunque quizá no tanto como su primo Arzalluz. A un sacerdote no nacionalista no se le da ni agua por ese mundo, ejemplo Munilla o el tal Blázquez.
Javi
16/12/2014
Gracias a ti por tus artículos, Carlos.
Añado que, en su momento, en ciertos medios se atacó al Padre Arrupe, tachándolo no sólo de marxistas, - como indicas -, sino también de nacionalista vasco. Las dos acusaciones sin ningún fundamento. Pero difama, que algo queda.///CJDR: Qué tal. De nada. Saludos.
Ma. Elena Melgarejo
16/12/2014
En justicia y por la verdad..
En un caso de difamación es difícil deshacer los daños que afectan no sólo a quien es objeto de tanto mal, sino también a quienes por sobrados motivos están relacionados. Es de agradecer que haya voces que se eleven en defensa de un sacerdote que por voluntad de Dios y por servir a la Iglesia y a las almas estuvo en el candelero, expuesto a juicios temerarios, malas interpretaciones y críticas lanzadas sin escrúpulos para atacar a la Iglesia y a sus instituciones, sembrando confusión en los fieles que carecen de los resortes que fortalezcan su fe.///CJDR: Muchas gracias por comentar. Estoy de acuerdo. Saludos.
Javi
15/12/2014
El Padre Arrupe ha sido (y es) muy querido en el País Vasco. Y no sólo por gente católica..
En Bilbao por ejemplo, un puente sobre el Río Nervión lleva su nombre.///CJDR: Javi, qué tal. Gracias por comentar. El País Vasco dio dos grandes: San Ignacio de Loyola y el P. Arrupe. Saludos.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Carlos J. Díaz Rodríguez
Mi nombre es Carlos J. Díaz Rodríguez. Nací en el Puerto de Veracruz, México, en el año 1989. Soy laico y Licenciado en Derecho. Actualmente, me desempeño como litigante, profesor y expositor. Me mantendré al pendiente de sus comentarios. Espero que el blog contribuya a una mayor difusión y comprensión de la fe católica en el campo de la cultura.

Carlos J. Díaz Rodríguez, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Duc in altum!, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
MAYO 2018

Un audio del P. Luis Manuel Guzmán M.Sp.S

No existe nada que no haya sido pensado antes

Pentecostés y recuperar la fe

Así conocí a Sta. Teresa de Lisieux
ABRIL 2018

Los partidos políticos deben hacer "fichaje"

Conversos famosos y formación teológica

¿Te preocupa la pobreza? Ocúpate de los empresarios

Jesús resucitó. Nadie da la vida por un fraude

Ver posts de otros meses

MARZO 2018 (3 artículos)

FEBRERO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (5 artículos)

DICIEMBRE 2017 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (4 artículos)

AGOSTO 2017 (5 artículos)

JULIO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (5 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (4 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (5 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (3 artículos)

JUNIO 2016 (8 artículos)

MAYO 2016 (6 artículos)

ABRIL 2016 (6 artículos)

MARZO 2016 (9 artículos)

FEBRERO 2016 (6 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (8 artículos)

AGOSTO 2015 (13 artículos)

JULIO 2015 (7 artículos)

JUNIO 2015 (8 artículos)

MAYO 2015 (11 artículos)

ABRIL 2015 (8 artículos)

MARZO 2015 (10 artículos)

FEBRERO 2015 (9 artículos)

ENERO 2015 (12 artículos)

DICIEMBRE 2014 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (12 artículos)

OCTUBRE 2014 (13 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (10 artículos)

AGOSTO 2014 (7 artículos)

JULIO 2014 (8 artículos)

JUNIO 2014 (13 artículos)

MAYO 2014 (13 artículos)

ABRIL 2014 (12 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (12 artículos)

ENERO 2014 (10 artículos)

DICIEMBRE 2013 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (8 artículos)

OCTUBRE 2013 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (7 artículos)

AGOSTO 2013 (10 artículos)

JULIO 2013 (7 artículos)

JUNIO 2013 (9 artículos)

MAYO 2013 (8 artículos)

ABRIL 2013 (7 artículos)

MARZO 2013 (7 artículos)

FEBRERO 2013 (6 artículos)

ENERO 2013 (10 artículos)

DICIEMBRE 2012 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (7 artículos)

OCTUBRE 2012 (9 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (9 artículos)

AGOSTO 2012 (6 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (8 artículos)

MAYO 2012 (6 artículos)

ABRIL 2012 (8 artículos)

MARZO 2012 (6 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (6 artículos)

DICIEMBRE 2011 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (8 artículos)

OCTUBRE 2011 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (7 artículos)

AGOSTO 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (4 artículos)

JUNIO 2011 (7 artículos)

MAYO 2011 (2 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS