Lunes, 10 de agosto de 2020

Religión en Libertad

La legión

enfrentamiento apocalíptico de los arcángeles Gabriel y Miguel, generales de los ejércitos celestiales de un explicitado dios caprichoso, por un niño "elegido" para salvar al mundo.

Quique Chuvieco

Tropa del primero: una pléyade de vampiros de toda edad y condición, cuya avanzadilla es una venerable ancianita que se mueve trabajosamente con andador y que en un “pispás” se convierte en elástica setentona trepadora que contradice la ley de Newton. Cuadrilla del segundo: lo que queda; esto es, los parroquianos de un local de carretera en medio del desierto que paran para estirar las piernas, ir al baño y echar algo al polvoriento gazmate. Este es el escenario en el que se va a montar de nuevo una conflagración celestial para una película con presupuesto tiempos-de-crisis. Su nombre: “Legión”.

Es la última gore del que también es coguionista Scott Stewart (hacedor de alguna saga vampiresca televisiva como “Sangre fresca” y de la película “Priest”) que se estrenará a finales de mayo en España y que cuenta con Denis Quaid, con una treintena de películas a sus espaldas desde que en 1979 comenzara su andadura estelar con “El relevo” (imaginamos que su cuenta estaría en números rojos para apuntarse a este proyecto); Paul Bettany, entre otros, el albino monje sicario de “El código da Vinci” y de otros filmes encarnando a religiosos “raritos”, interviniente también en una serie televisiva sobre David Copperfield y junto a Russell Crowe en “Master and Commander”.

La sangre no llegaría al río, máxime porque las aguas están muy alejadas de la polvorienta parcela del desierto donde se desarrolla la acción, si no fuera por la imagen que el filme ofrece de Dios, más propia de la galería juguetona y metomentodo de los humanizados dioses griegos y romanos que del judeo-cristiano al que llamamos Padre, según nos mandó su Hijo, encarnado hace 2000 años, para que nos dirigiéramos a Él. Sin salir a escena así nos interpretan su pensamiento un Miguel y Gabriel que de amigos han pasado a contendientes acérrimos por un niño del que hablan profecías sin explicitar.

En “Legión”, el díscolo Miguel rememora a Lucifer en la desobediencia a su Creador para salvar al hombre –amputándose de paso sus aladas extensiones para que veamos que está a partir un piñón por nosotros-, mientras que Gabriel obedece a su Jefe y castiga a tanto individuo/a pecador como puebla actualmente la tierra: lo que tenga que ver un inocente churumbel con estos enredos no alcanzamos a comprender, y supongo que se debió estropear la moviola en esta parte del montaje para hurtarnos el significado.

En suma, hace falta bastante más inteligencia y sutileza para recrear a Dios -y la película no va de esto- aunque deje este grotesco mensaje multimedia a todos los espectadores que irán a verla.

Lo que cuenta “Legión” en sus casi cien minutos de metraje –y a veces ni esto llega a convencer en este maremágnum desnortado, pues el potaje entre acción y reflexión existencial es tan increíble que sólo las obligaciones del que escribe con los lectores de Pantalla 90 le insuflan valor para seguir conectado- es el enfrentamiento, con la ferralla automática más moderna incluida, entre los “buenos”, parapetados en el bar de carreteras, y los sitiadores chupa sangres que intentan eliminar al infante a pecho descubierto, estirándose como mutantes de feria o trajinando aceleradamente por vigas y techos, como si el director de “Legión” quisiera aportar ideas al show de José Mota en su caracterización de abuelita miope.

En este sentido, no tiene desperdicio el angelical molinete cortavísceras a lo “friky dance” con que nos deleita Gabriel, que ante la ineptitud de sus huestes y de la plaga enviada, tiene que bajar a resolver el desaguisado antes de que la cosa vaya a mayores.
“Legión”, que se ha apuntado al carro de las películas apocalípticas últimas (“La carretera”, “El libro de Eli”, entre otras) con resultado discretito,  tiene aprovechable algo de su inicio, las actuaciones correctas, el trabajo de técnicos  y demás personal en medio de la solanera y alguna escena de acción de las miles con que nos regala a tiempo y a destiempo Scott Stewart. Verla en versión original con subtítulos es otra apuesta interesante, aunque esté fuera del haber del director.

En conclusión, intentar recrear la desobediencia de los ángeles a Dios, presente en muchas culturas ancestrales con otros referentes de la judeo-cristiana, es una empresa en la que hay que poner más neuronas en juego. Scott Stewart no lo ha hecho, aunque lo haya pretendido burdamente. “Legión” es el resultado, su resultado, que será un suma y sigue a la hemiplejia laicista. (Pantalla 90)

Quique Chuvieco

 FICHA TÉCNICA
Título: La legión
Director: Scott Stewart
Intérpretes: Dennis Quaid, Doug Jones, Paul Bettany, Kevin Durand, Kate Walsh, Tyrese Gibson, Adrianne Palicki, Lucas Black
Estreno: 28/05/2010
Duración: 100 minutos

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA