Viernes, 22 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Gerard Hartmann: el fisioterapeuta y la fe de los atletas

Ha trabajado con 73 medallistas olímpicos: la mayoría reza antes de competir y eso les ayuda

Como fisioterapeuta, Gerard Hartmann está con los atletas para ayudarles en malos momentos y lograr que den lo mejor de sí - ahí la fe juega un papel motivador
Como fisioterapeuta, Gerard Hartmann está con los atletas para ayudarles en malos momentos y lograr que den lo mejor de sí - ahí la fe juega un papel motivador

P.J.G / ReL

Gerard Hartmann es fisioterapeuta y está ahí, con el deportista de élite, en uno de sus momentos más especiales: cuando faltan 15 minutos para que salga a competir y está en la “sala de espera”. Los deportistas, los superhombres y supermujeres que han de hacer proezas y ganar la admiración de las masas, en ese momento rezan.

Hartmann tiene su propia estadística sobre el tema.
“He trabajado con 73 medallistas olímpicos y batidores de récords. En los últimos 6 Juegos Olímpicos y 14 campeonatos mundiales y europeos de atletismo he estado con ellos en la sala de espera. Es un lugar silencioso, pero lleno de energía concentrada. Allí atiendo las necesidades finales de los atletas, observo cada movimiento. Sean europeos o americanos, africanos o asiáticos, la mayoría de los atletas dedican esos momentos finales antes de la salida a la oración, pidiendo una actuación perfecta”.

Una experiencia internacional
Hartmann es católico e irlandés y tiene su clínica de fisioterapia deportiva de élite en Limerick, Irlanda, pero detalla que su experiencia abarca a atletas de élite de EEUU, Inglaterra, Kenya, Etiopía, Uganda, Sudáfrica, Tanzania, Argelia, Marruecos, Sudán, Chile, Australia, Nueva Zelanda, Rusia, Ucrania, Canadá, México, Jamaica, Portugal y España.

En sus primeros Juegos Olímpicos como fisioterapeuta, en Barcelona 92, atendiendo a una docena de medallistas, ya observó este fenómeno.

La fe protege y equilibra
Hartmann constata que la fe es especialmente protectora para la vida familiar, vocacional y emocional de los atletas lesionados. Esa fue su experiencia y la de los atletas que ha conocido.

Él ganó en los años 80 varios campeonatos nacionales de triatlón, quedó tercero en el campeonato internacional de triatlón de Japón y sexto en el campeonato de Europa.

Pero en 1991, a los 31 años, un accidente le lesionó y le obligó a dejar la competición. Se centró en ayudar a otros con la fisioterapia deportiva.


Gerard Hartmann con Kelly Holmes, medalla de bronce en Sídney en los 800 metros y de oro en Atenas en los 800 y los 1.500 metros, con el apoyo de su fisioterapeuta

“Los individuos con fe, con conexión espiritual, se nutren de esa fe para sanar y superar la adversidad. He observado que aquellos sin fe tienden a bloquearse cuando se enfrentan a heridas y frustraciones en la vida”, explica este terapeuta veterano.

“Algunas heridas las cura el tiempo, otras necesitan mucho trabajo y compromiso. Como fisioterapeuta, el reto es siempre aprovechar el tiempo de recuperación, ayudar a los atletas a afrontar esta crisis, educarles y darles esperanza, facilitar el proceso sanador en mente, cuerpo y espíritu”, explicó en febrero en un encuentro en Limerick sobre espiritualidad y comunidad en el mundo del deporte.

Hartmann está convencido, por su experiencia y por “numerosos estudios científicos” que hay un valor terapéutico en la oración.

Con el Padre Pío en el sillín de la bici
También él se nutría de la oración en su vida deportiva. “Cuando yo competía en triatlón mi fe formaba parte de mis éxitos. Siempre tenía una reliquia del Padre Pío bajo el sillín de la bicicleta, y mi familia le tenía gran devoción. Solía coser un escapulario por devoción a la Virgen María en mi uniforme deportivo”, recuerda. “Rezaba el rosario mientras competía y sacaba fuerzas de la fe para mejorar”.

Beneficios sociales
También cree que a nivel social la práctica deportiva y la religiosidad, si van juntos, benefician a la ciudadanía. “Donde hay comunidades fuertes ves que tanto el deporte como la fe son importantes. Juntos son un motor para muchas parroquias y comunidades”, afirma.

Hartmann es también el autor del libro Born to perform, sobre superación en la vida y el deporte. Por supuesto, como deportista alaba el compromiso y el esfuerzo, pero también avisa: una obsesión con la competición puede ir en detrimento de la familia, las relaciones y la salud mental y física. Por eso, una visión espiritual de las cosas, poniéndose en manos de Dios y de su voluntad, son para él un seguro que equilibra estos riesgos.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA