Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog
Iglesia primitiva

Catacumbas (II)

Arte y Fe

13 noviembre 2017

Durante las persecuciones la ornamentación era prácticamente nula,  a excepción de fijar en ellas monedas y pequeños relieves de piedra tallados como forma de señalar la fecha de la tumba. En épocas más tranquilas sin persecuciones se fueron llenando los muros de frescos, principalmente en las zonas dónde las galerías eran más amplias y ocasionalmente creaban espacios de forma poligonal, denominadas cubículos,  que estaban reservados a las tumbas de los mártires. Al principio estas pinturas eran de temática animal o vegetal con significado alegórico, como la paloma -símbolo del alma- o el pavo real -símbolo de la eternidad-. En décadas posteriores se empezaron a representar las figuras de Jesucristo como el Buen Pastor, o la Virgen María con el niño en brazos.

A poco que hagamos volar nuestra imaginación para ponernos en la piel de estos primeros cristianos perseguidos, sentiremos el miedo que tenían a ser descubiertos en cualquier momento y llegado el fatídico día, la muerte directa o la elección entre realizar sacrificios a  los dioses paganos como forma de apostasía o de dar testimonio de la Fe a cambio de su vida como atracción en cualquier tipo de espectáculo atroz del anfiteatro romano. Simplemente observando las fotografías de las catacumbas, tan estrechas que difícilmente pueden caber dos personas que se crucen, frías, débilmente iluminadas con lámparas de arcilla colocadas en los entrantes de los propios nichos, cortándose unas galerías con otras creando verdaderos laberintos muy peligrosos si no se está acompañado de un buen guía, podemos intuir las condiciones de las reuniones de aquellos cristianos y la gran esperanza que les movía. Sin lugar a dudas fueron tiempos muy difíciles para los cristianos, incluso en épocas de una mayor tranquilidad, el entorno social era muy hostil: se les acusaba de las mayores aberraciones como infanticidios o de realizar antropofagia; acusaciones que terminaban a menudo en linchamientos provocados por el mismo pueblo romano.
Diferentes tipos de frescos de catacumbas
Diferentes tipos de frescos de catacumbas
 

A poco que hagamos volar nuestra imaginación para ponernos en la piel de estos primeros cristianos perseguidos, sentiremos el miedo que tenían a ser descubiertos en cualquier momento y llegado el fatídico día, la muerte directa o la elección entre realizar sacrificios a  los dioses paganos como forma de apostasía o de dar testimonio de la Fe a cambio de su vida como atracción en cualquier tipo de espectáculo atroz del anfiteatro romano. Simplemente observando las fotografías de las catacumbas, tan estrechas que difícilmente pueden caber dos personas que se crucen, frías, débilmente iluminadas con lámparas de arcilla colocadas en los entrantes de los propios nichos, cortándose unas galerías con otras creando verdaderos laberintos muy peligrosos si no se está acompañado de un buen guía, podemos intuir las condiciones de las reuniones de aquellos cristianos y la gran esperanza que les movía. Sin lugar a dudas fueron tiempos muy difíciles para los cristianos, incluso en épocas de una mayor tranquilidad, el entorno social era muy hostil: se les acusaba de las mayores aberraciones como infanticidios o de realizar antropofagia; acusaciones que terminaban a menudo en linchamientos provocados por el mismo pueblo romano.

Poca iluminación y estrechez de paso típica de catacumba
Poca iluminación y estrechez de paso típica de catacumba
Nada más terminar las persecuciones de los cristianos, las catacumbas  se convirtieron en lugares de peregrinación para visitar las tumbas de mártires famosos. Alrededor del siglo VI caen en el olvido y no será a partir  la mitad del siglo XVI cuando unos pocos estudiosos de la antigüedad empiecen a interesarse en el tema. Actualmente tenemos un gran conocimiento de las catacumbas, en gran parte gracias a las nuevas tecnologías aplicadas en el campo de la arqueología.

Pese a todas las investigaciones, sigue habiendo autores como M.R. Vielliard, que tachan de invento romántico la conocida como “Iglesia de las catacumbas”, y dudan de que los primeros cristianos las utilizaran tal y como estamos acostumbrados a imaginar, por ser un lugar muy poco adecuado para celebraciones del culto cristiano de forma regular, además de aventurar la facilidad de las autoridades romanas para sospechar en el uso de las catacumbas por parte de los cristianos.

Otras hipótesis barajan la posible utilización de algunos tipos de casas romanas como las Domus o, en menor medida, las Ínsulas, para el culto de aquellos cristianos perseguidos. De ello hablaremos detenidamente en el siguiente post.






 
Religión en Libertad necesita de tu ayuda para seguir transmitiendo la ternura de Dios
Volver arriba
Enlaces relacionados
 El Templo de Jerusalén
 Cenáculo
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Víctor Fernández de Moya
Víctor Manuel Fernández de Moya es arquitecto por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad de Sevilla, apasionado por el arte y la conservación del patrimonio con experiencia en diversos estudios de arquitectura. Creador del blog www.arquitecturaycristianismo.com y autor del libro Arte y Fe: belleza que transforma, se dedica a transmitir la belleza del cristianismo a través del arte. Divulgador, arquitecto, esposo y padre de familia numerosa, intenta compatibilizar siempre sus tres pasiones: Cristo, la vida familiar y el arte.

Víctor Fernández de Moya, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Arte y Fe, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2017

Catacumbas (II)

Catacumbas (I)
OCTUBRE 2017

La Capilla Italiana.

Primeras Jornadas de Estudio sobre la Catedral de Guadix y Arte Sacro

Catolicismo y arte contemporáneo (II)

El Cristo crucificado de Velázquez

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

JULIO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (3 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS