Miércoles, 23 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Blog

La comunidad de la Cartuja entre familias de Badalona

Martirio en la Cartuja de Montalegre (7)

por Victor in vínculis

FAMILIAS CATALANAS SALVARON A LA COMUNIDAD DE LA CARTUJA DE MONTALEGRE

La comunidad de la Cartuja de Montalegre sacada del Ayuntamiento de Badalona la mañana del 21 de julio de 1936, fue alojada en casas de familias, bajo la discreta protección de Dª Mercedes Doménech. Las familias de que se tiene constancia que participaron en su acogida y desenlace de su estancia son: 

La casa del DR. HILDO OCHOA DE ZEVALLOS, médico peruano, de la calle León nº 38, que acogió a dos monjes: el francés Dom Joseph Pelegry que estuvo hasta el 26 de julio en que le recogió un coche del consulado francés, y a Dom Agustín Navarro, que marchó voluntariamente a Barcelona, donde sería detenido, llevado a la checa de San Elías y asesinado.

En casa de ENRIQUE FLÓ, calle la Merced nº 11 recogieron al Donado Luís Ramírez, saliendo el día 29 en tren [sobre estas líneas la estación] para casa de su familia en Cervera, donde estuvo escondido en un zulo detrás del gallinero en que apenas podía permanecer sentado. Los del Comité lo buscaban porque era el depositario de la fórmula del licor “Chartreuse”, hasta que pudo llegar a la Cartuja de Montrieux, donde continúo su vida religiosa. Recogieron también al Hermano Pedro Arrufat, que marcharía a casa de su madre en Barcelona. Intentó pasar la frontera, pero le detuvieron y le mandaron a la cárcel Modelo donde estuvo tres meses, encontrando allí a los Padres Prior, Vicario y Antiquor. 

En casa del empleado FRANCISCO GIRÓ en calle Ribas y Perdigó nº 38 se refugiaron dos monjes: Dom Jaime Más estuvo los primeros días y se unió luego al grupo de casa Clarós, saliendo el 3 de agosto rumbo a Italia, y a Dom Pío Pildain al que el 29 de julio un sobrino le llevó al Prat de Llobregat en cuya casa se ocultó tres meses, pudiendo llegar a la cartuja de Florencia donde terminó sus días. 

La familia del ebanista DOMINGO COSTA de calle la Merced nº 37 acogió al Hermano Julián Sierra hasta que el 3 de agosto salió para Barcelona con el grupo de casa Clarós y embarcó rumbo a Italia.

En casa Tartera, calle Caridad nº 67, familia con nueve hijos, se acogió al monje filipino Dom Gabriel Cortés, que pasaría a casa de ALFONSO ROF, en la calle San Pedro nº 125, donde permaneció hasta el 29 de julio en que el Cónsul norteamericano lo recogió y embarcó en el destroyer “Gallen” que le llevó a Marsella. 

EUDALDO SANTANACH, casado con Rosa Baliarda, vivía en la calle León nº 101. Tenían una incubadora y sobrevivían criando pollos y vendiendo huevos. Hospedó a Dom Jerónimo Tébar al que de día tenían escondido en una habitación y por la noche en la buhardilla. Dom Jerónimo cuenta: “Fui a casa de un matrimonio joven con dos niñas pequeñas, que me trataron como de la familia, y me vistieron de pies a cabeza. El lunes 27 el Sr. Santanach me acompañó a Barcelona para tomar el tren a Valencia a casa de mi familia llevando conmigo al novicio Pedro Rives, alojado en casa de LUÍS SOLÁ, que fue a Denia con los suyos. Dom Agustín Navarro, logró ponerse en contacto conmigo y me preguntó si podía aceptar el ofrecimiento que le hacía el Dr. Ortiz de irse a casa de su familia en Barcelona, sin sospechar que allí sería detenido y asesinado en la checa de San Elías”.

En casa del SR. PUJOL, chofer del ayuntamiento, se acogió al Hermano Guillén Soldevila, y el 27 de julio le condujo a casa de su hermano, pero fue delatado por los vecinos y los anarquistas lo asesinaron. 

En casa Clarós, de la calle Merced nº 31, el 21 julio se refugiaron diez monjes: Dom Antonio Abella, Isidoro Campos, León Barbería y Rafael Cantero, y los hermanos franceses Antelmo Guichar y Jean Marie Ploton. En la madrugada del día siguiente, procedentes de la Conrería, llegaron cuatro más: Dom Salvador Pazos, Dom Rafael Vial y los hermanos Félix Rueda y el belga Cristóbal Christophe. El 26 de julio un coche del consulado francés recogió a este último y a los dos monjes franceses. 

En casa de FRANCISCO AYMÀ se acogió a Dom Emmanuel Rosell; y en la de Dª JOSEFA CARBONELL al postulante José María Pujol, que a los pocos días marchó a casa de su familia en Barcelona. 

En casa de PASCUAL CERVERA, en la Torre de Canyet (sobre estas líneas), se acogió a Dom Esteban Portell, que se cayó en la via del tren y se fracturó la pierna, siendo ingresado en el hospital de Sant Pau. Al salir, un compañero de sala le albergó en su casa durante unos días, y logró pasar la frontera y llegar a la cartuja de Miraflores en Burgos. D. Pascual acogió también al novicio Jorge Vilá, que tras una semana de estancia salió para Barcelona. Fue detenido y mandado al frente de Huesca. Pasó a un campo de concentración, y en 1939 a Montalegre. 

En casa de JAIME FORMAGUERA se hospedó durante dos semanas al novicio Jaime Bonam. En agosto se fue a casa de su hermana en Vic, y, acabada la guerra, se reincorporó a Montalegre. 

En casa de FRANCISCO PUJOL se hospedó Dom Luís Sellarés, hasta que pudo ir a casa de su madre en Barcelona. Las Patrullas de Control registraron la casa, y al no encontrarlo, presionaron a su hermana para que les dijese donde estaba escondido, teniéndola a la intemperie bajo la lluvia. Traumatizada, accedió, y se citó con su hermano en el paseo de Gracia de Barcelona a una hora concreta, donde Dom Luís fue apresado. El 14 de octubre fue llevado a la checa de San Elías, donde se encontró con los cartujos Dom Emmanuel Balart y el novicio Agustín Navarro; siendo asesinados todos ellos el 5 de octubre. 

En casa de ANDREU BALIARDA en el nº 15 de la calle la Merced, Dª Mercedes Doménech y Teresa Pascual preparaban la comida, que luego por el jardín, saltando la tapia, se llevaba a los Cartujos reunidos dos casas más arriba. 

MIGUEL SOLDEVILA, chofer, de la calle San Joaquín nº 42, hospedó a Dom François M. Crettaz hasta que el día 30 de julio le vino a buscar el cónsul alemán, y pudo llegar a la Cartuja de Montrieux. 

El fabricante EZEQUIEL GIRÓ alojó al Hermano Inocencio Serra del 24 al 31 de julio en que pasó a casa de FRANCISCO ROSÉS que había sido guarda de la Conrería y vivía en Canyet, retornando al fin de la guerra a la cartuja. El joven JOSÉ RIBA que vivía en calle la Merced nº 12, escondió al Hermano Rafael Cantero. Sería asesinado en la cartuja de la Farneta por los nazis en Italia durante la Guerra mundial.

Aquí pueden conocer el martirio sufrido por los doce cartujos de Farneta:

https://cartusialover.wordpress.com/2010/01/27/leccidio-di-farneta/

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda no podremos seguir haciendo noticias como ésta

DONA AHORA