Martes, 24 de noviembre de 2020

Religión en Libertad

Blog

La diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño celebraba ayer la memoria del Obispo mártir

San Narciso y el beato Narciso de Estenaga (y 2)

por Victor in vínculis

Recogemos de nuevo más fotografías de la hemeroteca [sobre estas líneas, la foto fue publicada el 24 de octubre de 1923] del santo obispo de Ciudad Real, beato Narciso de Estenaga. Ayer hablábamos de lo que sucedió, en 1936, con el cuerpo del santo que llevaba en su nombre. Dos Narcisos mártires: en las persecuciones religiosas en la España de Diocleciano y en la de los marxistas del 36.

Recuperamos un artículo de Marcelino Izquierdo, de 2012 y titulado:

Narciso de Estenaga: un obispo riojano, beato y mártir

Nacido en Logroño el 29 de octubre de 1882, Narciso de Estenaga y Echevarría era hijo de un jornalero y de una lavandera. Bautizado en la parroquia de Santa María de Palacio -vivía en la calle del Coso, según confirma el historiador arnedano Felipe Abad León-, años más tarde fue confirmado por el obispo de la Diócesis de Calahorra, Antonio Cascajares, antiguo obispo prior de Ciudad Real, curiosamente un antecesor suyo. Siendo todavía un niño fallece su padre, Nicanor de Estenaga y Lizarralde, por lo que la familia -de origen alavés- se traslada a Vitoria y al poco tiempo, cuando apena tiene 11 años, también muere su madre, Eugenia Echevarría y Del Campo. «Huérfano a muy corta edad -explica el historiador De la Franca-, ingresa en el Seminario de Aguirre para niños pobres de Vitoria, bajo la tutela de la Madre Corazón, Santa María Josefa -la primera santa vasca-, fundadora de las Siervas de Jesús. Esta mujer acoge a este chico, le paga la carrera y le envía al Seminario de Toledo». Es por ello que este riojano ilustre siempre se declaró deudor de las Siervas de Jesús. «Yo que tuve la mala suerte de perder a mis padres de niño, me acogí al patrocinio de la Virgen María», Había afirmado más de una vez el propio Estenaga.

Antes de ordenarse sacerdote en Toledo se presenta a las oposiciones de canónigo y las aprueba, aunque no le dan el cargo porque aún no había concluido los estudios. Sería poco después cuando accedería a la canonjía, hasta llegar a ser deán de la catedral primada, con el encargo de catalogar todas las obras allí reunidas. Es entonces cuando comienza a escribir la historia y el catálogo de la Catedral de Toledo, con más de cien mil fichas completadas, magna obra que no llegó a concluir porque en ese empeño le sorprendió la muerte.

Decisiva en su vida fue la amistad que mantuvo con el rey Alfonso XIII, quien piensa en él para regentar la diócesis que más quiere. Como el monarca era gran maestre de las Órdenes Militares, por autoridad apostólica nombra al obispo de Ciudad Real, que también es prior de las Órdenes Militares. Así, promueve a Estenaga para el cargo, que ya era su gran amigo y su confesor, en el que toma posesión en julio 1923. Un mes antes fue investido caballero de la Orden de Santiago, apadrinado por el propio Rey, que le regala el pectoral de obispo y el hábito de gran maestre.

12 de octubre de 1930. Encuentro de obispos de la provincia eclesiástica de Toledo. Preside el Cardenal Pedro Segura. La foto está tomada en el Seminario Conciliar de Toledo. Abajo detalle de la foto, a la izquierda el beato Narciso, junto a él -a la derecha- el siervo de Dios Eustaquio Nieto, el obispo mártir de Sigüenza.

Además de Alfonso XIII, Estenaga tuvo más amigos ilustres. Los reyes belgas le concedieron la condecoración de Caballero de la Orden de la Corona y fue premiado por el presidente de Polonia. «Era un hombre excepcional en casi todo -explica López de la Franca-, pero sobresalía por ser un orador fuera de lo común. Antes de su muerte recibió el reconocimiento incluso de presidentes republicanos, como Indalecio Prieto o Niceto Alcalá Zamora, que le encargó, en abril del 36, el Elogio fúnebre de Lope de Vega, con motivo del tercer centenario del “Fénix de los Ingenios”. Hombre de gran cultura, dominador de varios idioma, autor de obras de perfil cultural y religioso -entre ellas una historia de la catedral de Toledo que no llegó a culminar- y orador insigne, el historiador y biógrafo José López de la Franca ha trabajado durante veinte años en su figura, tanto desde el punto de vista humano como religioso.

El 22 de agosto de 1936, un grupo de milicianos se lleva a la fuerza al obispo de Ciudad Real y a su capellán a los alrededores de Peralvillo del Monte, donde son asesinados a tiros después de ser torturados y ultrajados. Enterrado en el cementerio de la ciudad, sus restos fueron traslados a la catedral el 10 de mayo de 1940.

Narciso de Estenaga fue beatificado por el Papa Benedicto XVI el 28 de octubre del 2007, junto al beato Joaquín de Lamadrid Arespacochaga que le recogió en Toledo, y que fue asesinado, a su vez en la ciudad Imperial el 27 de julio de 1936.

[Sobre estas líneas, el beato Narciso -el segundo por la izquierda- en la inauguración del nuevo Seminario de Vitoria. Publicada en La Hormiga de Oro el  9 de octubre de 1930].

Una oración para nuestro querido don Francisco del Campo Real, que fallecía al principio de la pandemia, el 22 de marzo de 2020 por coronavirus y que tanto trabajo por la beatificación del Obispo mártir Estenaga, además de ser su biógrafo.

https://www.religionenlibertad.com/blog/121755376/Ha-muerto-Don-Francisco-del-Campo.html

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA