Viernes, 03 de diciembre de 2021

Religión en Libertad

Blog

Yo soy el Alfa y la Omega, el que es, el que era y el que viene

REFLEXIÓN JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO

por La alegría de la Buena Noticia

Mientras miraba, en la visión nocturna vi venir en las nubes del cielo como un hijo de hombre, que se acercó al anciano y se presentó ante él. Le dieron poder real y dominio; todos los pueblos, naciones y lenguas lo respetarán. Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin.
Dn 7,13-14

Queridos hermanos:

Hoy celebramos Jesucristo, Rey del Universo, festividad con la que culmina el año litúrgico. ¿Qué Palabra nos da el Señor en este día? Nos presenta a Jesús como Rey, Poderoso, que tiene poder sobre nuestros pecados, sobre lo que no podemos soportar; invocando su nombre Él aparece victorioso. El profeta Daniel en la primera Palabra nos dice: “en la visión nocturna vi venir en las nubes del cielo como un hijo de hombre, que se acercó al anciano y se presentó ante él. Le dieron poder real y dominio…” Hermanos, ánimo, invoquemos este poder, este Reino de Dios que viene sobre nosotros con toda su majestad para que podamos experimentar la felicidad.

Por eso respondemos con el Salmo 92: “El Señor reina vestido de majestad, vestido y ceñido de poder”. Él nos viste con un poder nuevo, el vestido es esta túnica blanca del bautismo que hemos recibido y tiene el poder de destruir en nosotros el pecado, es decir, la no aceptación del otro. Nosotros vacilamos, dudamos, pero Dios no vacila, su trono está firme desde siempre. El poder de Dios es eterno, hermanos, aliémonos con el Eterno, porque sus mandatos son fieles y seguros, nosotros no somos ni fieles ni seguros, no tenemos más seguro que Dios.

La segunda Palabra es del Apocalipsis donde se nos presenta a Jesucristo como el único fiel y testigo, el primogénito de entre los muertos, “aquel que nos ama, nos ha librado de nuestros pecados por su sangre, nos ha convertido en un reino y hecho sacerdotes de Dios, su Padre”. Por eso hermanos, que importante es que Él es fiel y es testigo y nos ha liberado de lo que nosotros no podemos soportar, y lo que nos destruye cada día, que son nuestras debilidades. Dios viene vestido de majestad para destruir nuestro hombre viejo. Mirad, dice el Apocalipsis, Él viene entre nubes, es decir viene con el Espíritu Santo, y es el Alfa y la Omega, el que es, el que era, el que viene; es decir, Jesucristo es el Dios que empezó a manifestarse en el Sinaí, por eso hermanos invoquemos ese nombre, ese poder, y veremos el cielo abierto, que continuamente lo tenemos cerrado.

En el Evangelio de san Juan, Pilato pregunta a Jesús: “¿eres tú, el rey de los judíos?” y Jesús dirá más adelante: “Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.” Este reinado que proclama la Iglesia no es de este mundo, nuestro mundo es a donde vamos, que es el cielo. Hermanos, tenemos que decir la verdad, y ¿cuál es la verdad? es lo que dice Jesús: “soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo; para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz”. Hoy no hay verdad, hay mucha mentira, donde habita la mentira existe el demonio, existe el infierno. Todo el que es de la verdad escucha al que es de la verdad, escucha al Señor. Dios nos quiere hacer copartícipes de la verdad, esto es, de la profecía, de decir la verdad a la gente. Nuestra gente se muere porque nadie le dice la verdad, y ¿cuál es la verdad? Cristo, Él tiene poder sobre nuestros pecados, sobre la muerte, porque está resucitado. Invoquemos este poder y veremos como Él actúa en medio de nuestras debilidades.

Bien hermanos os deseo a todos una feliz Fiesta de Cristo Rey. Acaba el año litúrgico y empieza un nuevo año, año nuevo vida nueva. Hermanos, empecemos de una forma nueva a vivir la vida, no solamente el cristianismo, si no la vida, porque la vida es la felicidad y lo que Dios quiere de ti es que tu seas feliz, no que seas esclavo.

Que la bendición de Dios todopoderoso, en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo esté con todos ustedes. ¡Feliz inicio de año Eclesiástico!

+ Con mi bendición.

Mons. José Luis del Palacio

Obispo E. del Callao

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda