Miércoles, 30 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Blog

¿Cómo transmitir el carisma a los maestros laicos?

¿Cómo transmitir el carisma a los maestros laicos?

por Duc in altum!

En el último post, titulado, “Hacer algo para evitar el cierre de colegios católicos” (publicado el 14 de julio de 2020), dejamos pendiente un artículo para explicar cómo transmitir el carisma a los maestros laicos que, al ser mayoría en cualquier institución católica, juegan un papel muy importante en la calidad humana, espiritual y académica de los colegios y de las universidades de inspiración cristiana a fin de que puedan abrirse camino en medio de los retos actuales en el orden social, económico e incluso de la competencia de las opciones y/o alternativas de los padres de familia al inscribir a sus hijos.

Para empezar, tenemos que entender que no todo el personal del colegio tiene el mismo nivel de madurez en la fe. Incluso, cada vez es más común que la mayoría, sin ser hostil, desconozca lo fundamental del cristianismo y, por ende, del carisma de la orden o congregación titular del colegio. Este último caso, ¿podría ser un inconveniente al contratar? Depende del puesto. Los directores, titulares de grupos y miembros del departamento de pastoral deben, evidentemente, llegar con una fe bien asimilada y no pretender que la adquieran una vez en el cargo, pues podrían mezclarse otros intereses y resultar algo forzado por miedo a ser removidos, pero en el resto de las áreas siempre que respeten, incluso por escrito, el ideario del colegio, no hay mayor inconveniente, pues se puede trabajar con ellos sobre la marcha, respetando su libertad, para proponer y/o enseñarles el carisma. Mientras no haya hostilidad de su parte y se reúna un perfil de calidad humana y profesionalismo al contratar, es del todo posible dar pasos en la fe una vez dentro.

Pasamos ahora al punto medular del artículo; es decir, ¿cómo transmitir el carisma a los maestros laicos? Veremos tres opciones:

  1. Ofrecer cursos atractivos:

Todas las congregaciones tienen, entre sus miembros religiosos y/o laicos asociados, personas que han asimilado muy bien el carisma y que, además de su testimonio, cuentan con dotes de oratoria que los sitúan como buenos conferencistas o talleristas. Es decir, aquellos que, aparte de coherentes, saben darse a entender y resultan muy amenos en el trato con el público. Al inicio o final del curso lectivo, vale la pena que todo el personal viva este tipo de espacios. Desde luego, hay que evitar tres cosas para que no se termine por “quemar” la experiencia. Lo primero, abstenerse de horarios que, por su propia naturaleza, son difíciles para el organismo. Por ejemplo, las 15hrs. Lo segundo, sobrecargar la temática o emplear dinámicas que, entre adultos, den una sensación de ser una cuestión infantil. Y, lo tercero, no considerar el contexto de la institución. Cuidando los puntos anteriores, es posible ofrecer un espacio interesante, atractivo y, sobre todo, capaz de comprometer con el carisma que Dios ha querido inspirar a través de los fundadores.

  1. Visitar los lugares históricos:

Es importante organizar excursiones a los espacios históricos de la congregación. Por ejemplo, la casa madre, así como diferentes lugares de la ciudad o del estado en que la obra surgió, etcétera. Un tour que invite a la oración, a la historia, al sano esparcimiento y al turismo. Lo anterior, desde luego, una vez que concluya la alerta sanitaria que estamos viviendo.

  1. Contar con material alusivo:

Un póster en el corcho, alguna frase característica del fundador, un libro o pequeño video en redes sociales, puede ser el punto de partida del que Dios se valga, como medio, para que la persona se interese en el carisma y pueda, a su vez, compartirlo con los estudiantes. Las fuentes bibliográficas son necesarias; especialmente, en el caso de los que son autodidactas. Poco a poco y, sobre todo, respetando la libertad de cada cual, es posible proponer. Y así, cuando surjan dudas, que el personal religioso o laico (ya vinculado libremente al carisma) les ayude a irlas aclarando en clave de acompañamiento.

Conclusión:

Para contar con laicos identificados con el carisma de la institución que asuman su rol de cuidarla con altos estándares de coherencia y profesionalismo, es necesario formar, informar y acompañar. Tanto a nivel espiritual como humano y, desde luego, en el orden de la mejora continua. Así la educación católica podrá salir adelante y ser más significativa en la realidad actual.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA