Sábado, 24 de octubre de 2020

Religión en Libertad

Blog

Tu Matrimonio como Dios lo pensó.

Quien entienda. Comentario para Matrimonios: Mateo 13, 18-23

por ProyectoAmorConyugal.es

EVANGELIO

El que escucha la palabra y la entiende, ese da fruto.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 13, 18-23

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Vosotros, pues, oíd lo que significa la parábola del sembrador: si uno escucha la palabra del reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino.
Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que escucha la palabra y la acepta enseguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, enseguida sucumbe.
Lo sembrado entre abrojos significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas ahogan la palabra y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la palabra y la entiende; ese da fruto y produce ciento o sesenta o treinta por uno».

Palabra del Señor.

Avisos:

Quien entienda.

Cuando Jesús hace referencia a entender la palabra, se está refiriendo a que sea asimilada por el entendimiento. El entendimiento es una potencia del alma que puede actuar de dos maneras: O llegar a entender a base de razonamientos, o por una especie de ciencia infusa que de repente me abre los ojos y me hace entender. Esta segunda es más parecida al entendimiento de Dios o los ángeles, puesto que ellos no necesita razonar para entender la verdad. El entendimiento reconoce el bien y mi voluntad se siente atraída por ese bien, y lo desea. Esas verdades son el motor de mi voluntad.

¿Qué hay en el bien que me atrae? ¿Qué hay en la verdad que me atrae? ¿Qué hay en la coherencia que me atrae? ¿Qué hay en la honestidad que me atrae? ¿Qué hay en la fidelidad que me atrae? Detrás de todo ese bien, está Dios y es Dios el que me atrae. Deseo el bien porque deseo llegar a Dios que saciará mi alma.

Aterrizado a la vida matrimonial:

1) Superficial:
Juan: Otra vez la donación. Siempre lo mismo: El matrimonio consiste en donarse al esposo. Es muy pesado, siempre igual.
Teresa: ¿No has descubierto la belleza, lo maravilloso que es tener a alguien a quién donarse?
Juan: ¿Maravilloso? ¡Es un suplicio!
Teresa: Juan, profundiza en ello o nunca calará en ti el mensaje Evangélico.

2) Emocional:
Marisa: Jo! Qué pasada! Cómo me ha gustado el tema de la cruz en el matrimonio. Estoy deseando vivirlo.
Pedro (Su esposo): La cruz es cargar sobre uno los pecados del otro para colaborar en su redención. Eso es muy duro, Marisa.
Marisa: Ya, pues a ver si vas empezando algún día, guapo (Con retintín).

3) Terrenal:
Cristina: Cariño, eso de entregarnos el uno al otro, es importante. Deberíamos ponernos objetivos para ir avanzando.
Ramón: Yo lo que necesito es descansar. A mí déjame de más objetivos, que ya bastantes tengo en la vida. Nos vamos a un hotelito, lo pasamos bien juntos y volvemos como nuevos.

4) Humilde:
María: El Señor me habla de perder la vida por amor y a mí me cuesta hasta soportar que en algún momento no pienses bien de mí. Le pido ayuda a Dios y te pido ayuda a ti para que me ayudes a luchar contra mi soberbia.
Pedro: Sí, María. Por supuesto que cuentas con mis oraciones, mis sacrificios y todo lo que yo pueda hacer para ayudarte. Para empezar quisiera decirte que ya denota mucha humildad que lo reconozcas y que además pidas ayuda. Por tanto, sin darte cuenta, ya estás dando dos pasos de gigante contra tu soberbia. Me resulta admirable que desees con tanta fuerza la voluntad de Dios que ni siquiera seas consciente de tus avances. La primera característica del que practica la humildad es que no se da cuenta de que está siendo humilde.
María: Gracias, Pedro. Me acabas de dar muchísima esperanza y ganas de seguir luchando.

Madre,

Me emociona saber que Dios no para de sembrar en mí, y me entristecería no acoger todo lo que me quiere dar. Hazme más humilde, Madre, para acogerle, para valorar los tesoros que pone en mis manos. Dios es inmensamente generoso conmigo. Bendito y alabado seas por siempre, Señor.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA